18 de enero de 2018

HECHOS DE LA VIDA Y LA FORTUNA DEL MULTIMILLONARIO WARREN BUFFETT

Con una fortuna estimada en los US$77.000 millones, el empresario estadounidense Warren Buffett celebró este 30 de agosto su cumpleaños número 87 con la tranquilidad propia de una persona que no tendrá que preocuparse por dinero el resto de su vida.

Business Insider recordó en un reporte los principales hitos de la vida de este legendario empresario, quien es dueño de la sociedad tenedora con sede en Nebraska (EE.UU) Berkshire Hathaway.

Warren Buffet hace parte del grupo de ocho personas que según Oxfam poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de la humanidad.

En este listado también aparecen Bill Gates (fundador de Microsoft);  Amancio Ortega (fundador de Inditex); Carlos Slim Helu (propietario del Grupo Carso); Jeff Bezos (fundador y director ejecutivo de Amazon); Mark Zuckerberg (presidente, de Facebook); Larry Ellison (cofundador de Oracle) y  Michael Bloomberg (fundador propietario y director de Bloomberg LP).

Según lo demuestran varias anécdotas recopiladas en el reporte, desde muy pequeño Warren Buffett se propuso ser un referente en el mundo de las finanzas.

Todo lo que ha conseguido ha sido a pulso, dado que uno de sus principios es no derrochar dinero. De acuerdo a Business Insider, la casa del empresario en Nebraska equivale solo al 0,001% de su riqueza total.

Su vivienda, descrita como “modesta” por la mayoría de los diarios de Estados Unidos, la compró en 1956 por US$31.500.

Muestra de su sensatez a la hora de gastar su dinero es que nunca destina más de US$3,17 en su desayuno diario en la cadena McDonald‘s.

Pero… ¿qué episodios de su vida marcaron su rumbo como millonario?

#1. Pues bien, mientras la mayoría de los chicos de su edad soñaba con jugar en las Grandes Ligas del Béisbol o alcanzar la fama en Hollywood, a los 10 años Warren Buffett ya se codeaba con los grandes de las finanzas. Esto ocurrió en Nueva York, cuando su papá lo llevó a cenar junto con un miembro de la Bolsa de Valores de esa ciudad. Desde ahí, dicen, se mentalizó a ganar dinero.

#2. Para ello no espero por mucho tiempo, pues con apenas 11 años de edad compró varias acciones de la firma Cities Service Preferred a tan solo US$38 cada una.

#3. Cuando apenas era un adolescente, Buffett ya recaudaba por lo menos 175 al mes. Según dicen, este monto era mayor al que facturaban varios de sus maestros y una gran porción de los adultos en ese año.
                       
#4. Warren Buffett no se detuvo ante los obstáculos. Para obtener dinero fundó ‘startups’ de entrega de periódicos, venta de bolas de golf, pinball, limpieza de vehículos, entre otras.

#5. Gracias a su don para los negocios, con tan solo 16 años el joven empresario había acumulado cerca de US$ 53.000, una fortuna para alguien de su edad en esa época.

#6. A pesar de su sensatez y genialidad, fue rechazado de Harvard Business School. Tras ese trago amargo, ingresó a la Universidad de Columbia, en donde solo se requiere una solicitud por escrito pues no se hace entrevista.

#7. El empresario y autor del libro "The Intelligent Investor", Benjamin Graham, fue uno de los ídolos en el mundo de los negocios de Buffett.

Un golpe muy duro para él fue cuando Graham se negó a contratarlo debido a que no era judío, dado que quería abrirle las puertas en Wall Street a esa comunidad. Buffett no se dio por vencido y siguió haciendo propuestas hasta que finalmente lo contrato.

#8. Es curioso pero el empresario prefiere no tener una computadora en su escritorio. Además, no es muy amigo de los teléfonos inteligentes, en reemplazo tiene una enciclopedia universal.

#9. Fanático por las cartas y la Coca Cola (bebe cinco botellas de 12 onzas al día), Warren Buffett además del juego dedica gran parte de su tiempo a la lectura (cerca del 80%).

#10. Buffett hizo el 99% de su riqueza después de su cumpleaños número 50. En la actualidad, su patrimonio neto es superior al PIB de países como Uruguay.

#11. En el año 2013 el empresario obtuvo cerca de US$37 millones por día, más de lo que ganó la actriz Jennifer Lawrence en todo el año (US$34 millones en 2013).


#12 El empresario batió su propio récord en materia de inversión social en julio de 2016. En ese entonces donó US$2.900 millones a organizaciones como  la Fundación Bill y Melinda Gates y  Susan Thompson Buffett Foundation.

16 de enero de 2018

MANIZALES CIUDAD MONACAL Y TAURINA

Así la definió el poeta. Ciudad enclavada entre montañas, fruto de la rebeldía de unos soñadores que se hartaron de la gran Antioquia y lograron fundar esta capital, que recibe su nombre, extraño, por un riachuelo abundante en rocas llamadas “piedras de maní”, compuestas de mica, feldespato y cuarzo... mani-manizal-manizales...

Esto sucedió en 1849, y con estos fundadores llegó también el coqueteo con la Fiesta Brava. Ya en 1869, cuando Alejandro Gutiérrez Arango repartía los primeros solares, se hablaba de toros, y la “primera corrida de ley” fue en 1897, con reses de don Liberio Gutiérrez, en el Circo El Guayabo.

El primero de 14 plazas taurinas. La Expansión, la Calle Real, Circo Colombia, Circo de los Negros, Circo Arenas de Triana, Montegranario, Plaza de Palo Grande, Plaza del Soldado, Circo Eladio, Circo Lucy, hasta que en 1951 se inauguró con toda la pompa la Plaza de Toros de Manizales, y ya la dehesa de los hermanos Gutiérrez era de pura casta.

Por esas plazas pasaron Lagartijo, el viejo Bienvenida, el Gallo, Conchita Cintrón, Luis Miguel Dominguín, César Girón, Pepe Cáceres... entre otras figuras de la tauromaquia.

Feria a la usanza sevillana. Carrozas, claveles, reinados, procesiones en honor a La Macarena, la ciudad gira en torno a los toros. Manizales lleva la afición en sus genes. No importa si llueve o sale el sol. La plaza siempre llena, alegre, cálida, respetuosa del ritual. Manizales entera se viste de luces. Cormanizales, una empresa que funciona sin errores. Donde cada aficionado parece pertenecer a una gran familia extendida, atendida con respeto, afecto y amabilidad. Sensación única de fraternidad que no he encontrado en ninguna otra plaza, de las tantas y tantas que he recorrido. Felicitaciones al médico Juan Carlos Gómez, quien es el timonel de este encuentro anual.

Me alojo en la Hacienda El Rosario, casona bellísima de más de 130 años de antigüedad, llamada durante la Guerra de los Mil Días “La Colonia”, porque sirvió de cárcel para los liberales de la época, desde hace un año abierta al público con capacidad para 15 personas, que si sienten lo que yo sentí, es como visitar el paraíso terrenal, rodeada de guaduales, plataneras, jardines infinitos y atmósfera incontaminada. Desde hace más de 70 años pertenece a la familia del patriarca Ricardo Londoño Mejía, y esta cuarta generación decidió compartirla con visitantes.

Quedo enamorada de Manizales. De su gente. De sus atardeceres. De su historia. Ese “nido de águilas”. Ese entorno de la Colombia profunda que todavía respeta sus ancestros y se enorgullece de sus raíces. Pocas ciudades tienen ese sentido de pertenencia y esa generosidad emocional con el que se acerca a ella. Monacal. Coqueta. Taurina. Con olor a café y cacao. Alegre y única. Siempre de puertas abiertas. ¡Paraíso de soles y lluvias que se pelean el privilegio de estar a su lado y mimarla y arroparla!

Aura Lucía Mera

VISITE EL ROSARIO (Manizales, Colombia)

¿ES VERDAD QUE HAY MUCHOS IMPUESTOS EN COLOMBIA?

La reforma tributaria en Colombia generó una gran oposición, con argumentos que criticaron el peso de la carga impositiva. ¿Es exagerada en verdad?

El volumen de los ingresos del Estado en Colombia no es desmesurado, de manera que, en aras de atender sus obligaciones, un incremento moderado no sería perjudicial para la actividad privada en el mediano plazo.

A raíz de la resistencia que generó la reforma tributaria aprobada al final del año pasado, por la oposición de los gremios para defender sus beneficios sectoriales y la negativa del Congreso de aumentar la carga para las personas naturales, surge la inquietud sobre el tamaño de los ingresos del Estado en el país.

En caso de resultar exagerado, podría constituir un obstáculo mayúsculo para la actividad económica del sector privado, y, para tener una idea de ello, quizá valga la pena realizar algunas comparaciones internacionales.

A pesar de la percepción más común de sus ciudadanos, como en el caso del gasto del Estado, el volumen de sus ingresos, medido por los del Gobierno General (GG) –que incluye el Gobierno Central (GC), los departamentales y los locales, junto con la seguridad social– no es desmesurada en Colombia. Con un descenso notable desde 2012 (cuando representaron 28% del PIB, según el FMI) su magnitud actual (25% del PIB) resulta menor que en el promedio de la Ocde (40% del PIB), del mundo (30% del PIB) y de América Latina (AL) (27% del PIB). Además, parece estar de acuerdo con la que correspondería a su desarrollo económico (27% del PIB), aproximado por su ingreso por habitante.

Sin que se pueda considerar una evidencia concluyente, a primera vista la comparación sugiere que el país podía aumentar los ingresos públicos, como hizo al final de manera tímida la reforma tributaria aprobada por el Congreso en 2016 (en 0,6% del PIB), cerca de un punto o algo más del PIB, sin sobredimensionar el tamaño del Estado.

De acuerdo con los datos de la Ocde (Government at Glance 2015), la estructura de los ingresos del Estado en Colombia por niveles de gobierno es similar a la que tiene el promedio de los miembros de esa organización. La mayor parte los acopia el GC (58% en Colombia y 60% en la Ocde), después los gobiernos regionales y locales (21% en ambos casos) y el resto la seguridad social (20%).

La importancia de los impuestos como fuente de ingresos del GG en Colombia en 2013 (53%) era un poco menor a la del promedio de la Ocde (58%), mientras que la de otras rentas era mayor (29% contra 16%), tal vez por la alta participación en el país de la que provenía del petróleo, antes de que desapareciera en 2016.

Quizá por la misma razón, el tamaño relativo de las contribuciones a la seguridad social (CSS) también era más bajo (17% en el país contra 25% en esa organización).

La tasa de tributación –que en la métrica de la Ocde incluye las CSS– en Colombia, incluso después de la reforma tributaria del año pasado (22,5% del PIB), es similar a la promedio de AL (22,8% del PIB), pero bastante inferior la media de esa organización (34,3% del PIB).

La preeminencia del impuesto de renta como fuente de ingresos del GG de Colombia (32%) es similar a la de la Ocde (33%), mientras que en AL es más baja (25%). En contraste, en AL los impuestos indirectos tienen una importancia mayor (50% del recaudo total) que en Colombia (38%) y en AL (33%). Al mismo tiempo, las CSS en Colombia (12%) y en AL (16%) aportan menos ingresos que en la Ocde (26%). Los impuestos sobre la nómina en el país recaudan más ingresos (3,7%) que en esa organización (1,1%).

El recurso al impuesto sobre la renta de las empresas para financiar al Estado es más alto en Colombia (25% del recaudo total) que en AL (16%) y en la Ocde (8,8%), mientras que la proporción del impuesto sobre la renta de las personas es más baja en el país (6%) y en AL (9%) que en esa organización (24%).

Estas características influyen en la baja competitividad de las firmas y en la poca progresividad de la estructura del régimen impositivo en Colombia. Como resultado de la reforma tributaria del año pasado, la primera mejorará a partir de 2019, cuando se reduzca de 40% a 33% la tasa del impuesto de renta para las empresas. Sin embargo, el Congreso fue renuente a mejorar la segunda, al negarse a aprobar una disminución del límite inferior de los ingresos a partir de los cuales se declara renta. Solo aprobó un rango adicional, al cual se le introdujo una nueva tarifa, de forma que la mejora en la progresividad será minúscula.

Según la Ocde, el bajo recaudo del impuesto sobre la renta en AL se explica tanto por los numerosos beneficios y exenciones, que perforan su base, como por la alta evasión. El régimen de este impuesto en Colombia no es una excepción. En la reforma aprobada se redujeron algunos privilegios, pero se ampliaron otros a través de las zonas francas.

Antes de la reforma tributaria, la utilización del IVA como fuente de ingresos del Gobierno en Colombia (25% del recaudo total) era mayor que en la Ocde (20%), pero un poco menor que en el promedio de AL (28%).

Esta peculiaridad justifica en alguna medida el incremento de la tarifa general del IVA en la reforma, de 16% a 19%. Además, la productividad de IVA –calculada como la diferencia entre el recaudo efectivo y el potencial– en Colombia (43%) era una de las más bajas de AL en 2014, por la complejidad de su estructura, la dificultad de administrar sus exclusiones y exenciones y la alta evasión.

Por último, las comparaciones internacionales sugieren que la administración tributaria en Colombia es eficiente: su costo como proporción del recaudo (0,56%) es mucho menor que en el promedio de los países miembros de la Ocde (0,92%).


Por tanto, quizá se pueda concluir que en Colombia la carga tributaria no es exagerada, de manera que no entorpece en exceso la actividad privada. El impuesto de renta es una fuente primordial de ingresos para el Estado colombiano, pero grava mucho a las empresas y poco a las personas. Por tal motivo, no contribuye a generar una estructura tributaria más progresiva. Esta tampoco resulta favorecida por el papel preponderante asignado al IVA, que en su régimen actual no consulta la capacidad de pago del contribuyente. Además, la administración de impuestos en el país es eficiente, si se le compara con los estándares internacionales.

14 de enero de 2018

LA CULTURA DE LA CORRUPCIÓN

La corrupción es una cultura que, desafortunadamente, ha penetrado hasta los tuétanos la población y la democracia en muchos países del mundo.

La ‘calentura no se encuentra en las sabanas’. La corrupción es una cultura que, desafortunadamente, ha penetrado hasta los tuétanos la población y la democracia. El sistema es frágil para combatirla y se requerirán años de educación y denuncia para superarla, así como la comprensión por parte de los electores, porque no se vota para usufructuar las mieles del clientelismo, sino en beneficio de la sociedad y de los objetivos colectivos.

La verdad lo que desconcierta no es precisamente la corrupción y la existencia de corruptos, más bien las nutridas redes de admiradores y colaboradores de esos delincuentes, ya sea por nexos familiares, otorgamiento de contratos o nombramientos para favorecer intereses políticos, o, simplemente, fortalecer las simpatías hacia los más ‘astutos’.

Si no me creen asistan a una audiencia de un juez de garantías, en la cual la Fiscalía notifica de una investigación o solicita privar de la libertad a uno de estos individuos, ojalá en un pueblo o en una ciudad pequeña. Se encontrarán con una multitud que apoya a su corrupto, puesto que le deben mucho, lanzan arengas, denuncian persecución política e identifican a los acusadores: son traidores al pueblo, “sapos” indeseables, los insultan y persiguen, cuando no los amenazan o los asesinan.

Si por casualidad el juez respectivo no dicta medida de aseguramiento, lo cual no significa que no haya motivos para juzgarlo, los áulicos estallan en júbilo, se prenden los voladores, fluyen ríos de cerveza y se declara que es un triunfo contra la injusticia y la calumnia. Se embriagan las masas y amedrentan a acusadores y al resto de la población que asiste temerosa al espectáculo.

Después vienen las marrullas: contratación millonaria de abogados, eso sí, en la mayoría de los casos, con acceso a los servidores de la justicia, el cambio de testigos y, cuando se trata de un funcionario, electo democráticamente, todos los manejos para nombrar a alguien de una terna del mismo partido que pueda desaparecer, o cambiar la información, o influenciar las personas que respaldan las acusaciones. En la mayoría de los casos, hasta ahí llega todo e, incluso, los funcionarios regresan a sus cargos, triunfales y pletóricos, con más poder y mayor cinismo.

Cuando, por casualidad, o por efecto de las denuncias, los hechos muestran que la evidencia es el criterio de la certeza, viene el carrusel de ‘delaciones’. Corruptos acusando a sus iguales para obtener impunidad o rebaja de penas. No hacen justicia los jueces, sino los delatores. La verdad se desvanece entre tanta falsedad. Casa por cárcel, y al final unos pocos años después, no se repara a la sociedad y los culpables quedan libres para disfrutar de los beneficios de sus actos delictivos.


La cultura de la corrupción es multifacética, camaleónica. Pero siempre es el mismo ‘perro con distinto lazo’. El problema es de la educación, de la escuela, de los maestros, de la familia, del ejemplo diario. Para crear una nueva cultura es necesario un real ‘pacto social’ por la verdad y la justicia. Los farsantes de oficio: ‘los mismos con las mismas’, continúan ganando y los electores siguen, hasta ahora, eligiendo a los que ‘digan ellos’.

12 de enero de 2018

LA CRISIS DEL SECTOR TEXTIL

Según el Dane, en junio el sector produjo 20% menos que el mismo mes del año pasado, mientras que en confecciones el declive fue de 13%.

La producción de textiles y confecciones en Colombia está de capa caída. Según el Dane, en junio el sector de hilos y telas produjo 20 por ciento menos que el mismo mes del año pasado, mientras que en confecciones el declive fue de 13 por ciento.

La menor producción implica despedir trabajadores, y se estima que ya se habrían perdido 80.000 empleos. Lo curioso es que la venta de textiles y confecciones en el comercio minorista creció 1,4 por ciento en el mismo periodo y las importaciones de confecciones aumentaron 21 ciento. Esta diferencia entre el comportamiento de la producción industrial, por un lado, y las ventas del comercio y las importaciones, por el otro, es una de las claves para explicar la mala racha del sector, que empeoró el último mes, pero es notoria desde el año pasado.

En el primer semestre, la producción nacional de confecciones y prendas de vestir se redujo 9,7 ciento, mientras que las ventas del comercio solo cayeron 1,9 ciento.

En el 2016, la caída de la producción fue de 4,2 ciento, en tanto que el comercio minorista aumentó sus ventas en 3,8 ciento. Además, es significativo que en el 2016 las importaciones de prendas de vestir tuvieron una disminución del 22 por ciento, por efecto del aumento del arancel que rigió en ese año, lo cual permite suponer que el incremento de las ventas debió incluir confecciones de contrabando.

No obstante los esfuerzos e inversiones realizadas por las empresas textileras para modernizarse y aumentar su productividad, la realidad es que es imposible competir con prácticas desleales como el dumping (vender por debajo del costo de producción), o ilegales como el contrabando técnico, mediante la subfacturación de importaciones, uno de los mecanismos que se utilizan para lavar dineros ilícitos. Un caso concreto de estas prácticas es el de telas Denim, que llegan de China a un precio de 0,70 dólares/kg, cuando la sola materia prima, el algodón, tiene un precio internacional de 1,50 dólares/kg.

En la medida en que se han cerrado otros canales para el lavado de dinero, en los últimos años se pueden haber incrementado el dumping y el contrabando técnico, agudizando los problemas del sector, No obstante, su deterioro viene desde hace años, debido a las políticas de apertura hacia adentro de los últimos gobiernos y la funesta revaluación, que tanto daño hicieron al aparato productivo nacional al exponerlo a una competencia desleal con los bienes importados.

El volumen de la producción nacional de textiles y confecciones (línea continua) en el 2003 es muy parecido al del 2017, es decir, un magro crecimiento de 3 por ciento. Con algunos altibajos, la triste realidad es un estancamiento total en un periodo en el que la economía creció 75 por ciento y el conjunto del sector industrial, 42 por ciento.

Tan mal desempeño no se originó porque los consumidores hubieran frenado sus compras. Por el contrario, las ventas de confecciones en el comercio minorista crecieron 2,3 veces (es decir, 130 por ciento), lo cual implica necesariamente que tuvieron que comprar telas y vestidos importados, mucho más baratos por las rebajas de aranceles y la revaluación del peso.

El comportamiento de las importaciones de estos productos (barras verticales con la escala en el lado derecho) corrobora la anterior afirmación. En 11 años –hasta el 2014– se cuadriplicaron, y aunque con la devaluación del peso de los últimos años han decrecido un poco, el crecimiento en el periodo es de 235 por ciento.

Llama la atención que las ventas del comercio siguieron creciendo después del 2014, aunque la producción nacional estaba estancada y las importaciones declaradas en las aduanas disminuyeron. Una hipótesis para explicar esta paradoja es el aumento del contrabando y el lavado de dinero.

Los evangelistas de la apertura a ultranza justifican el deterioro del sector porque, afirman, no ha hecho el esfuerzo de aumentar la productividad para ser más competitivos frente a las importaciones. La verdad es que el conjunto del sector sí ha hecho la tarea de reducir sus costos de producción, en particular el más importante, la mano de obra.

La industria textil hoy produce lo mismo que a principios del siglo, pero lo hace con el 40 por ciento menos de trabajadores.


La noticia positiva es que, hasta el año pasado, el aumento de la productividad en el sector textil era del 75 por ciento; la negativa, que eso ha sido a costa de la pérdida de miles de empleos.

10 de enero de 2018

LAS TIENDAS DE BARRIO REPRESENTAN EL 21% DE LOS NEGOCIOS EN COLOMBIA

Las peluquerías y salones de belleza ocupan el segundo y tercer lugar con 9%; es decir, son alrededor de 22.661 establecimientos. Mientras que la cuarta posición está ocupada por los restaurantes representando un 8% con 20.690 puntos.

Tiendas de barrio son el 21% de los negocios en Colombia Las tiendas de barrio representan el 21% de los negocios en Colombia

El más reciente censo de Infocomercio, que es la radiografía del comercio en Colombia, realizado por Servinformación, reveló que el 21% del total de los negocios en el país corresponde a las tiendas de barrio, representados con 55.161 locales. Es decir, que, según el estudio, son el negocio más común en Colombia.

Por su parte, las peluquerías y salones de belleza ocupan el segundo y tercer lugar con un 9% de participación, teniendo 22.661 establecimientos en funcionamiento. Mientras que la cuarta posición está ocupada por los restaurantes con un 8% de participación y 20.690 puntos de venta.

A éstos les siguen las cacharrerías con 19.432 locales; los cafés internet y las cabinas telefónicas completan 12.040 establecimientos; las cafeterías y heladerías tienen unos 11.480 puntos; las licoreras con 6.816 locales y, finalmente, las famas con 6.669 puntos, dentro de los establecimientos comerciales que más participación tienen en el ámbito nacional.

Se espera que, para la segunda quincena de agosto, Servinformación de inicio a un nuevo censo en las 19 principales ciudades de Colombia, como Bogotá, Barranquilla, Medellín, Bucaramanga, Cali, entre otras.

En este nuevo estudio la entidad tendrá en cuenta 63 categorías nuevas tales como: agro insumos, venta de mascotas, veterinarias, venta de pinturas, peluquerías, artículos de peluquería y cosméticos, ferreterías, ferre-eléctricos, apuestas, chance, casinos, bares, discotecas, billares, asaderos, café internet, cafetería, heladerías, comidas rápidas y muchos otros establecimientos, que representan un alto porcentaje de la actividad económica de las grandes y pequeñas ciudades del país.

¿Cómo va la creación de empresas en Colombia?
De acuerdo con un informe de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras), en el primer semestre del año se crearon 177.545 unidades productivas. De las cuales 38.183 sociedades y 139.362 personas naturales, lo que representa un crecimiento de 8,3% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Según el informe de Confecámaras, la constitución de sociedades descendió 5,4%, al pasar de 40.342 a 38.183, mientras que las matrículas de personas naturales aumentaron un 12,7%, pasando de 123.635 a 139.362.

De acuerdo con Julián Domínguez Rivera, presidente de Confecámaras “en medio del contexto actual, la cifra positiva de creación de empresas resulta alentadora, pues la actividad generada por estos nuevos negocios significa una importante dinámica de inversión, servicios y empleo para los colombianos”.

Hay que decir que, durante este primer semestre del año, el 75,9% de las 177.545 nuevas unidades económicas se concentraron en cinco sectores: comercio (39%), seguido de alojamiento y servicios de comida (15,3%), industria manufacturera (10%), actividades profesionales, científicas y técnicas (6,6%) y construcción (4,9%).

De otro lado, aquellos sectores que evidenciaron una mayor tasa de crecimiento fueron: alojamiento y servicios de comida (27,4%), otras actividades de servicios (21,8%), actividades artísticas y de entretenimiento (19,2%) y comercio (10,7%).

Por su parte, en el plano regional, se observó que el total de unidades productivas nuevas se concentra principalmente en Bogotá (22,3%), seguido de Antioquia (12,6%), Valle del Cauca (8,5%), Cundinamarca (6,2%) y Santander (5,4%), departamentos que, por su tamaño, concentran la mayor proporción del tejido empresarial en Colombia.

Vale anotar que el 45% restante (79.873) se creó en departamentos como Atlántico, Boyacá, Meta, Tolima, Norte de Santander, Huila y Bolívar, entre otros.


Finalmente, en materia de cancelación, se registró la salida de 123.588 unidades económicas, 5.824 sociedades y 117.764 personas naturales, evidenciando un descenso del 24,8% respecto al mismo periodo de 2016, explicado por un menor número de cancelaciones en los sectores comercio, alojamiento y servicios de comida, industria manufacturera y otras actividades de servicios.

8 de enero de 2018

LOS 10 MEJORES BANCOS DEL MUNDO

Los cuatro bancos más grandes del mundo son de nacionalidad china. El Top 10 lo completan una entidad del Reino Unido, dos de Estados Unidos, dos franceses y una japonesa.

Con más de 18.000 puntos de venta, incluyendo 106 sucursales en el extranjero, 2,5 millones de clientes corporativos y 150 millones de clientes individuales, el Banco Industrial y Comercial de China no solo es el más grande del mundo medido por sus activos, también es el que tiene la mayor capitalización de mercado, con un valor en bolsa de US$1,83 billones.

No obstante, este banco chino no está solo en el podio de los mayores bancos mundiales, pues en los tres siguientes lugares lo acompañan tres paisanos: en su orden, el Banco de Construcción de China, el Banco Agrícola de China y el Banco de China, de acuerdo con un ranking publicado por el portal Howmuch.net.



Estas entidades son una prueba adicional del poderío del gigante asiático, que ya no solo tiene una influencia en la industria manufacturera global, sino también en el sector de servicios. Su destacado lugar en el ranking mundial de la banca no solo se atribuye al hecho de que atienden al país más poblado del planeta, con una economía que sigue creciendo por encima de 6%, sino también a que los consumidores chinos están cambiando sus hábitos de compra hacia los almacenes en línea, lo que es un gran propulsor para la banca.

En el quinto puesto del escalafón mundial aparece el HSBC, que viene de las siglas The Hong Kong and Shanghai Banking Corporation y que, pese a que suena también asiático, tiene sede en el Reino Unido. Fue fundado en Londres en 1991 como un holding, pero sus orígenes se remontan al Hong Kong de 1865. En ese momento la isla era colonia británica y crearon una entidad financiera para administrar las ganancias generadas por el tráfico de opio. El HSBC tiene 4.000 oficinas en 70 países. En Colombia estuvo hasta 2012, cuando el banquero Jaime Gilinski adquirió la operación de esta multinacional en el país, así como en Perú, Paraguay y Uruguay. Ahora en estos mercados se conoce como el banco GNB.

En el sexto y noveno lugar de esta clasificación hay dos bancos estadounidenses: JP Morgan Chase & Co. y Bank of America, que a su vez son los más grandes de su país. Ambos con una gran tradición, lograron salir fortalecidos tras la crisis financiera de 2008 y desplazar al Citi Group al tercer lugar y fuera del Top 10 global.

Este escalafón también incluye a dos bancos franceses: BNP Paribas, en el séptimo puesto y Credit Agricole en el décimo. El primero es el mayor banco de la Eurozona medido por sus activos y el segundo en capitalización bursátil. Emplea a 150.000 personas en más de 85 países. Las actividades del banco van desde las finanzas hasta las inversiones. En Colombia está desde 1974.

Crédit Agricole, por su parte, es propiedad de 39 bancos minoristas franceses.


El último país con presencia entre los diez mayores bancos del mundo es Japón, con el Mitsubishi UFJ Financial Group. Esta entidad fue formada en 2005 tras la fusión de Mitsubishi Tokyo Financial Group con sede en Tokio y UFJ Holdings, con sede en Osaka.

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios