22 de enero de 2017

RECOMENDACIONES DEL PRIMER MINISTRO CHINO WEN JIABAO A LOS PAÍSES EMERGENTES



El Primer Ministro chino, Wen Jiabao, retrató a Colombia y a toda Latinoamérica en estas recomendaciones a países emergentes:

 “Pena de muerte para crímenes comprobados: Ninguna sociedad honesta y trabajadora merece vivir con tanto miedo. La eliminación de criminales peligrosos atemoriza al resto de delincuentes. Crecerá la seguridad pública y su gasto se reducirá drásticamente. A futuro, se reflejará en cultura y comportamiento de las personas.

 Severo Castigo para Políticos Corruptos: Ustedes no los castigan, principalmente a los del régimen de turno, que diezman las arcas públicas. En China por eso se ganan la pena de muerte y devolución.
 Quintuplicar Inversión en Educación:

Un país que quiere CRECER debe producir los mejores profesionales del mundo.
 Reducción Drástica de Carga Tributaria y Reforma Fiscal Inmediata:

El gobierno no debe perseguir a las industrias y empresas. Sus cargas fiscales son exageradas, confiscatorias, injustas y desordenadas.

 Reducir 80% Salario y Gasto de los Políticos: Ustedes tienen la política más cara del mundo. El político debe entender que es un funcionario público obligado a entregar su trabajo y conocimientos en beneficio de su país y no un "Rey”.

 Invertir Cambiando la Cultura del Pueblo: El pueblo ya no cree en su gobierno, ni en su política; no respeta las instituciones, no cree en sus leyes ni en su propia cultura. Se acostumbró al desorden gubernamental y pasó a verse como normal la corrupción, la violencia y el deterioro de los servicios públicos.

Reducción de Edad Laboral a 16 Años (El mundo está envejeciendo...):
Sus países acostumbran tratar a los adolescentes de 15 a 18 años como niños que no se hacen responsables de sus actos y les prohíben trabajar. Error fatal!, necesitándose mano de obra renovada. Ésta contradicción hipócrita de la ley sólo sirve para crear peligrosos delincuentes, que al cumplir 18 años, están formados para el delito.

Un pueblo complaciente que sólo mira cómo los corruptos hurtan el dinero, cohonestando a los de cuello blanco, está llamado al retraso en todo sentido.”

Si este mensaje se enviara a cada uno de tus contactos, sé que haríamos gran labor y mas de uno se pondría a pensar en que se podría hacer para que esto se hiciera realidad.

A alguien, algo se le puede ocurrir; pero no podemos permitir que el país tan maravilloso en donde vivimos, se siga desmoronando por culpa de una clase política tan corrupta y unas leyes que no sirven para nada. Nuestra clase política corrupta nos sigue robando y no pasa nada, nos atropella y no pasa nada, nos pisotea y no pasa nada, nos saca los pocos centavos que honestamente ganamos y no pasa nada y sin embargo...seguimos como borregos para el matadero y no pasa nada!!!.

Ya mucha gente está pidiendo que es hora de reaccionar...

21 de enero de 2017

LAS CLAVES PARA COMUNICARTE DE FORMA ASERTIVA



La asertividad tiene que ver con dos cosas: la emoción y el pensamiento propio de cada persona. Como todo extremo es malo, cuando se trata de comunicación se puede llegar a ser pasivo o agresivo: “cuando no se es asertivo se esconde la emoción, es decir, tendemos a ser pasivos. Cuando impongo mi comunicación a un equipo de trabajo buscando que hagan lo que quiero, se tiende a ser agresivo.”

El equilibrio entre esos dos extremos es precisamente la asertividad. Ese punto en el que una persona es capaz de expresar sentimientos y pensamientos de manera clara y respetuosa.

No está bien ocultar la emoción, pero tampoco ‘maquillar’ lo que se piensa. “A las personas les han enseñado que las emociones no se cuentan…y menos en el trabajo. Un líder debe ponerle nombre a las sensaciones para que su equipo entienda mejor qué está pasando”.

Claves para comunicarse de forma asertiva:

Determinar y expresar claramente la emoción que se está experimentando. “Me siento en riesgo”, “estoy ansioso por”, “estoy molesto con”, “me tiene feliz que” son frases que dan mayor claridad de entrada.
Explicar la situación sin culpar a nadie y basándose en hechos y datos. No caben las suposiciones, ni las opiniones.
Capacidad de estructurar la conversación y no empezar por el final. Es decir, iniciar haciendo un reclamo sin haber dado ningún tipo de contexto, por ejemplo.
Capacidad de escucha.
Dar parámetros claros de lo que espero frente a la situación.

Así como la comunicación, los mensajes asertivos deben ir igualmente engranados bajo las anteriores recomendaciones:
Que describan una emoción
Que describan la situación
Que haya coherencia entre el mensaje y el lenguaje corporal
Que haya una pauta, instrucción
Que genere acuerdos

Beneficios de la comunicación asertiva
Se mejoran las relaciones interpersonales. Cuando se tiene la cultura de comunicarse asertivamente las relaciones fluyen más, gracias a que las personas tienen un mayor nivel de comprensión y tiempo para pensar sobre lo que otros plantean.
Impacta directamente el clima.
Aprender a hablar y encaminarse, llevando a la innovación, a nuevas formas de solucionar problemas.
Mayor compromiso ligado a lo emocional, engagement.
Da mayor credibilidad al líder.

El miedo suele ser el factor que lleva a un líder a irse a alguno de los extremos en la comunicación y el trabajo para superarlo es interno y de reflexión. Se puede hacer de forma individual o buscar ayuda de un psicólogo o un coach. También ayuda leer sobre el tema.


“La asertividad lleva a tener más conciencia sobre lo que se hace en el trabajo. Exige que cuando me dirija planee las comunicaciones que hago y que cuando le hable al grupo sea capaz de tener claridad sobre mis sentimientos, mis pensamientos y las acciones que quiero emprender. Hablar con grupos antes era dar órdenes, hoy en día se necesitan herramientas de este tipo que son más humanas, más cercanas, pero que también han demostrado que logran generar más motivación en el trabajo”, concluye el experto.

20 de enero de 2017

NOTICIAS SOBRE EL PETRÓLEO EN COLOMBIA



Colombia, el cuarto mayor productor de petróleo de América Latina, es uno de los mercados más prometedores de la zona y como otros países productores tiene la necesidad de incrementar la extracción de hidrocarburos para compensar el impacto de la caída de los precios internacionales del petróleo en su balanza fiscal.

Las reservas petroleras de Colombia al cierre del 2014 se ubicaron en 2.308 millones de barriles, una reducción de un 5,6% interanual debido a un desplome de la actividad de exploración por la reducción de los precios internacionales del crudo.

La cifra equivale a 6,4 años de consumo.

Ecopetrol anunció un plan de inversiones por 3.500 millones de dólares para el 2017, un 16,6% por encima del del 2016, principalmente en exploración y producción dentro de su estrategia de incrementar sus reservas de crudo.

Ecopetrol seguirá produciendo durante el 2017 en promedio cerca de 715.000 barriles de petróleo equivalente por día con el objetivo de aumentar el bombeo para llegar al 2020 a un rango entre 760.000 y 830.000 barriles de petróleo equivalente por día, dependiendo de los precios internacionales.

Ecopetrol: “Los proyectos de exploración y producción se enfocarán principalmente en desarrollar activos clave de producción y en la caracterización del onshore y offshore colombiano, conservando la posición en activos en el exterior.

Más del 95% de las inversiones se realizarán en Colombia y el remanente en el exterior.”

Los recursos para financiar el plan de inversiones provendrán de generar caja interna sin necesidad de financiamiento adicional.

En exploración y producción Ecopetrol invertirá cerca de 2.850 millones de dólares.

En línea con el Plan de Negocio 2020, la inversión en este segmento duplica lo presupuestado del 2016.

Las inversiones en exploración se incrementarán a 650 millones de dólares el 2017, desde los 282 millones en 2016.

Mientras, en producción se invertirán 2.200 millones de dólares desde los 1.116 millones de dólares en 2016.

Colombia busca ampliar las reservas de crudo que al cierre del 2015 se situaron en 2.002 millones de barriles probados, equivalente a 5,5 años de consumo.

19 de enero de 2017

LO MAS IMPORTANTE SON LAS PERSONAS Y NO LOS CARGOS


¿El liderazgo es solo para que lo ejerzan los presidentes y gerentes en una empresa? ¿Es posible que un mando medio sea un líder?

Trabajadora agrícola y empleada doméstica son los dos cargos que aparecen en el desempeño laboral de la hoja de vida de Rigoberta Menchú Tum, premio Nobel de Paz en 1992.

“Innovador, culto y sensible”, así describió la abogada y tutora Michelle Robinson a su pupilo, el joven estudiante de primer año de derecho Barack Obama, expresidente de Estados Unidos.

Ante el tamaño de estos líderes, la pregunta de si es posible ser uno de ellos desde un rol de mando medio, cae por su propio peso. Para Rafael González, consultor y columnista sobre temas de innovación empresarial, es indudable que sí se puede.

“El liderazgo es personal, con uno mismo. Conócete, acéptate y supérate, lo decía San Agustín”, explica González y agrega que “un líder que se conoce, es más fácil que genere credibilidad y engagement, también en el nivel organizativo”.

Uno de los tres pilares de la estrategia de la compañía orientada al cliente, son los empleados.

Potenciar el trabajo de ellos a través del empoderamiento. Es decir, que las personas tengan la capacidad de tomar decisiones en los diferentes niveles y hacer lo que deben hacer, porque son ellos quienes más saben, generalmente, sobre sus operaciones.

Además, propicia y promueve el trabajo colaborativo entre todos porque, “nadie puede ganar si solamente está pensando en su pedacito. Todos trabajando juntos obtenemos más velocidad y agilidad. Así la empresa será mucho más competitiva.

¿Para qué?
Quizás, muchos pensarán que liderar es función y trabajo del gerente, presidente o representante legal. Eso puede ser correcto para los antiguos modelos de organización de los siglos XIX y XX en donde el estilo de dirección estaba limitado a dar instrucciones.

En el modelo del siglo XXI, que implica tener organizaciones más horizontales y menos burocráticas, el reto es aprender a delegar el mayor poder de evaluación y decisión, resolver rápidamente situaciones complejas e incrementar la capacidad de reacción frente a los cambios del entorno, advierten expertos.

Sin embargo, para hacerlo es necesario tener y formar líderes, en cualquier cargo, que sean capaces de tomar decisiones y organizarse alrededor de procesos y cultivar la cultura del desempeño del equipo, entre otros.

Organizarse alrededor de procesos implica comprenderlos bien, saber qué lugar ocupa el trabajo de cada uno dentro del mismo, para facilitar la toma de decisiones adecuadas, así como conocer y ejecutar las acciones correspondientes con disciplina.

La formación del liderazgo entre los mandos medios implica realizar esfuerzos en capacitación y formación en competencias para que cada uno conozca las razones del negocio.

Adicionalmente, delegar autoridad para poder tomar decisiones es fundamental en la organización horizontal y, en este caso, es lo que permite alcanzar eficaz y eficiente mente el objetivo propuesto en el proceso.

¿Por qué es bueno?
El liderazgo ejercido en diferentes niveles de la organización y por los mandos medios acarrea los siguientes beneficios señalados por los expertos:

Se logrará una organización más controlada y segura.
Los equipos trabajarán coordinados y alcanzarán buenos logros.
Las personas se sentirán más satisfechas y bien remuneradas.
Las necesidades del cliente serán resueltas en forma oportuna.

Los resultados económicos mejorarán.

18 de enero de 2017

DONALD TRUMP CONSIDERA A CHINA COMO ENEMIGO DE LOS ESTADOS UNIDOS


 DONALD TRUMP CONSIDERA A CHINA COMO ENEMIGO DE LOS ESTADOS UNIDOS

La prensa china cubrió ampliamente la victoria de Donald Trump en Estados Unidos.
La idea iba y venía: "China es nuestro enemigo".

Se colaba en los discursos del entonces candidato presidencial de Estados Unidos, hoy presidente electo, Donald Trump.

Trump escribió: "China es nuestro enemigo--ellos nos quieren destruir".
"En el ámbito comercial, los chinos son unos tramposos", llegó a decir.

La relación entre Washington y Pekín no ha sido fácil. Son dos potencias económicas que han liderado el comercio mundial en los últimos años.

"El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer que la manufactura de EE.UU. no sea competitiva", escribió Trump en 2012. En una entrevista, en enero de 2016, dijo que ese mensaje era una broma.
Sin embargo, no todo el mundo comparte la perspectiva del magnate frente a China.

Para Mike Rosenberg, profesor de Gestión Estratégica de la escuela de negocios IESE de la Universidad de Navarra, en España, en las últimas décadas ha quedado claro que China y Estados Unidos son rivales, pero no enemigos como quiere hacer ver Trump.

"Desde el punto de vista geopolítico, en los últimos 50 o 60 años, Estados Unidos se ha involucrado muy activamente en las economía de Japón, Filipinas y de otros países del sudeste asiático, lo cual desde la óptica china es su 'barrio' (su región de influencia).

"Nuestro enemigo China está comprando ilegalmente petróleo de nuestro enemigo Irán. A China le encanta", escribió Trump en 2013.
Y las posiciones del presidente electo frente a Taiwán también han generado gran inquietud en Pekín.

El periódico estatal chino China Daily criticó los comentarios hechos por Trump sobre la política de una "China unificada".
En un editorial, el periódico indicó que Pekín no tendría otra opción que quitarse los guantes a menos de que el presidente electo cambie su postura y dijo que el líder estaba "jugando con fuego".

Poco antes, Trump había dicho que el estatus de Taiwán podía ser objeto de negociación, lo cual sería una ruptura con una política de larga data, ya que

Estados Unidos tiene vínculos formales con China en lugar de con Taiwán, que Pekín considera una provincia separatista.

El sábado, un portavoz de la cancillería china, Lu Kang, dijo que la política de una "China unificada" "no era negociable".

China, por su parte, también ha jugado un papel clave en los procesos de manufactura de cientos de empresas estadounidenses, que decidieron trasladar muchas de sus fábricas al gigante asiático.

Allí han encontrado mano de obra más barata y, como dice Rosenberg, "ilimitada".

Y esa ha sido precisamente una de las denuncias de Trump:
1. China le ha quitado puestos de trabajo a los estadounidenses
A inicios de 2016, investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) publicaron un estudio en el que analizaron la relación comercial entre Estados Unidos y China, la cual se estableció en la década de los años 90 y se consolidó con un acuerdo en la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001.

En 2014, una investigación de la BBC descubrió que los trabajadores de una fábrica china que hacía productos para Apple sufrían condiciones laborales precarias. Las fábricas chinas han sido claves en el crecimiento de las ventas mundiales del gigante tecnológico estadounidense.

Los autores de "El shock de China: Aprendiendo del ajuste del mercado de la mano de obra a los grandes cambios en el comercio" ("The China Shock: Learning from Labor Market Adjustment to Large Changes in Trade") concluyeron que esa relación "afectó dramáticamente un gran número de industrias que empleaban mucha mano de obra en Estados Unidos".
"En esos sectores, los puestos de trabajo se movieron en masa a China", indicó el MIT.

"Cuando los empleos desaparecen, los trabajadores mejor preparados pueden recuperarse, pero muchos obreros no lo consiguen. Y comunidades enteras han sido castigadas económicamente", señaló.
Para los trabajadores que han sido desplazados, el hecho de que las cosas sean 10% más baratas en Walmart no es suficiente para compensar (...) que estén desempleados

Pese a que uno de los autores de la investigación -el economista David Autor- reconoce que el comercio también crea empleo, estas cifras dan una dimensión del problema.

"De 1999 a 2011, el crecimiento de las importaciones de China le costaron a Estados Unidos alrededor de 2.4 millones de puestos de trabajo", dice el centro de estudios estadounidense.
"Ciertamente el comercio contribuye a reducir los precios de ciertos productos y servicios, y en promedio eso reduce el costo de vida", aseguró Autor.

En esta foto de 2011, se observa una línea ensambladora en la provincia de Chongqing.

"Pero para los trabajadores que han sido desplazados, el hecho de que las cosas sean 10% más baratas en Walmart no es suficiente para compensar el hecho de que estén desempleados".

En ese contexto, Trump prometió en su campaña electoral que castigaría a las compañías estadounidenses que transfieran sus puestos de trabajo a Asia.
"Miren lo que China le está haciendo a nuestro país (…) Están usando nuestro país como alcancía para reconstruir China (…) Tenemos que impedir que nos roben nuestros trabajos", dijo en septiembre, en uno de los debates presidenciales.

Donald Trump amenaza a Toyota con un "gran arancel" si no mueve su producción de México a Estados Unidos

De hecho, el líder republicano habló de imponer aranceles de hasta 45% a los productos chinos con la esperanza de que los procesos de producción regresen a su país.

"Economistas han dicho que ese objetivo no es plausible, pues muchos procesos de manufactura se están volviendo cada vez más automatizados", explicaba la columnista de la revista Forbes Sara Hsu en un artículo titulado "

Por qué Donald Trump es tan hostil con los fabricantes de automóviles
"Eso es lo que Walmart ha experimentado en su intento por traer de vuelta empleos. La compañía se vio incapaz de fabricar productos al mismo bajo precio cuando usó mano de obra estadounidense y se vio forzada a mecanizar la producción", indicó Hsu.

De acuerdo con la columnista, "el aumento de tarifas a ese nivel resultará en un aumento de los precios de los productos de consumo y el impacto en la generación de empleo será pequeño".

Por años, China se convirtió en la gran fábrica del mundo.
Para Mike Rosenberg está claro que China aprovechó las oportunidades que ofreció la globalización.
"Yo creo que el principal culpable de buscar mano de obra más económica en China son las empresas estadounidenses", señala el economista.

"Uno de los conceptos que circuló en la campaña electoral fue: 'China te quita tu trabajo, por eso vota por Trump'", recuerda el profesor.
Pero lo que el electorado que creyó en esa consigna no sabe es que "las fábricas que no volverán a Detroit o a Ohio, van a estar en China y si no van a estar en China, van a estar en México o en otro lugar porque el costo de la mano de obra de Estados Unidos hace imposible fabricar muchos productos allí", señala el profesor de IESE.

2. China ha estado "violando" a EE.UU. con sus exportaciones baratas
En su campaña electoral, Donald Trump dijo que China era responsable "del robo más grande en la historia del mundo".
Acusó a ese país de "violar" a Estados Unidos con sus exportaciones baratas.

Cuando el editor de Economía de la BBC Kamal Ahmed le preguntó a mediados de diciembre al ministro de Finanzas de China, Shi Yaobin, su reacción a ese planteamiento, el funcionario respondió:
"Quiero decir que Estados Unidos es la economía más grande del mundo y China es la segunda, y que hay inmensos intercambios económicos y cooperación entre los dos países", señaló.

"Y estos tipos de cooperación económica e intercambios han producido beneficios tangibles para los pueblos de ambos países".

"Considero que esos beneficios deberían ser reconocidos por el presidente electo y los pueblos de los dos países", dijo el funcionario.

Muchos de los productos que vende Walmart en Estados Unidos son hechos en China.

Y es que, de acuerdo con Mike Rosenberg, tanto China como Estados Unidos han hecho lo que tenían que hacer.

"La política de exportaciones china tiene toda la lógica del mundo desde el punto de vista chino. Que Estados Unidos no haya puesto aranceles a los productos chinos también tiene sentido porque un mundo con libre de comercio beneficia a todos, sobre todo a Estados Unidos", indica Rosenberg.

Lo último que quiere Estados Unidos es volver a un mundo con aranceles muy altos, señala.

3. "China es un manipulador de divisas, el más grande en el mundo"
Otra de las acusaciones que Trump lanzó durante la campaña electoral es que China es "el más grande manipulador de divisas del planeta" y ha devaluado a propósito el yuan para socavar los precios globales de las exportaciones.

"Esta acusación ha sido, por años, un punto de debate político pero los economistas indican que la tasa de cambio nominal es mucho menos importante que la tasa de cambio real, la cual refleja mano de obra, tecnología y otros costos de producción de bienes", señaló Susan Hsu, de la revista Forbes.
Y como lo plantea Neil Gough en su artículo "China manipula su moneda pero no de la manera que Trump reclama" ("China manipulates its currency, but not in the way Trump claims"), publicado en septiembre en The New York Times, China está tratando de apuntalar el yuan.

"China ha gastado cientos de billones de dólares de sus reservas internacionales en el último año para apoyar el valor del renminbi y evitar que se debilite más drásticamente", escribió Gough.

"¿Nos preguntó China si estaba bien devaluar su moneda (con lo que hace más difícil que nuestras compañías compitan), poner impuestos altos a nuestros productos que irán...

En vez de flotar libremente contra el dólar, las autoridades chinas se aseguran de que el yuan tenga una relación estrechamente estable con la moneda estadounidense.

Y la decisión del Banco Popular de China de devaluar el yuan siempre ha tenido consecuencias mundiales.

La más inmediata es un aumento de la competitividad de las exportaciones chinas, aunque Pekín niega que ese sea su propósito con la medida.

4. La balanza comercial entre ambos países desfavorece a EE.UU.
La arremetida de Trump contra China parece apuntar a que la globalización ha beneficiado a la potencia asiática y ha perjudicado a Estados Unidos, ubicando a su país en el lado de los perdedores.

Pero, como plantea el periodista Adam Davidson del medio estadounidense The New Yorker, "la economía global también le ha traído a Estados Unidos un tremendo superávit de inversión".

La presencia de la cadena de comida rápida McDonald en China se ha multiplicado.

El desbalance del intercambio comercial con China, el cual el presidente electo califica de negativo para su país, "refleja un mayor consumo de Estados Unidos, cuyo Producto Interno Bruto (PIB) per capita es siete veces superior al de China", explica por su parte Sara Hsu.

De acuerdo con el Banco Mundial, el PIB per cápita de Estados Unidos es de US$56.115,7, mientras que el de China se estima en US$8.027,7.

Y es que hay que recordar que China es un país que aún tiene grandes grupos de la población que viven en pobreza.
Con la definición de la línea de pobreza de menos de US$1 al día, se estima que el número de pobres en China asciende a cerca de 120 millones.

Comercio de productos China-EE.UU.
Entre enero y noviembre de 2016
US$423.431 millones

Importaciones desde China hacia EE.UU.
US$104.149 millones Exportaciones de EE.UU. a China
US$319.282 millones Déficit comercial con China

En ese periodo, se registró un déficit comercial con China de US$319.282 millones.

5. La influencia de la teoría de Peter Navarro
El 12 de octubre pasado, el periodista estadounidense especializado en economía y finanzas Adam Davidson escribió:
"Si Donald Trump supera las probabilidades que están en su contra y es electo presidente, Peter Navarro se convertiría seguramente en el consejero económico más poderoso en los Estados Unidos".
Así lo dijo en el artículo: "La musa de Trump en el comercio de Estados Unidos con China" ("Trump's muse on US trade with China"), publicado en la revista The New Yorker.

El 8 de noviembre, Trump salió ganador en las elecciones presidenciales y el 22 de diciembre, el magnate puso a Navarro al frente del recién creado Consejo Nacional de Comercio.
Navarro, profesor de Economía de la Universidad de California, ha sido una figura influyente en el pensamiento económico de Trump.
Escribió dos libros centrados en la potencia asiática: "Las próximas guerras chinas" y "Muerte por China". Este último inspiró un documental.
Peter Navarro, el feroz crítico de China al que Donald Trump puso al frente de la política comercial de Estados Unidos
"Ayuda a defender a Estados Unidos y a proteger a tu familia. No compres (productos) hechos en China", decía el narrador del filme.
En mayo Navarro dijo que había cada vez más signos de que "el colapso de China…podría estar cerca" y acusó a Pekín de subsidiar ilegalmente sus exportaciones, robar propiedad intelectual y explotar a los trabajadores.
En noviembre afirmó que el acceso de China a la OMC había debilitado la base industrial estadounidense y "la capacidad de defendernos y defender a nuestros aliados".
Rayita
Más allá de las razones de Trump, los problemas sí existen...
Mark Wu, profesor de la escuela de Derecho de la Universidad de Harvard, le señaló a BBC Mundo que "se esté o no de acuerdo con las tácticas del presidente electo, Estados Unidos efectivamente enfrenta una serie de problemas comerciales importantes con China".
"Estos incluyen los subsidios de China a ciertos sectores, el dumping en el extranjero de su exceso de productos siderúrgicos y la imposición de restricciones a las exportaciones de ciertas materias primas. Eso beneficia a los productores chinos a expensas de las empresas y los trabajadores estadounidenses".

Debido a la crisis económica mundial que comenzó en 2008, miles de empleos se perdieron y ciudades como Detroit quedaron desoladas por el duro golpe a su principal fuente económica, la manufactura.
Para el académico de Harvard el punto clave es que la economía china está estructurada de tal manera que no todos los problemas comerciales pueden ser enfrentados con efectividad a través de litigaciones en la OMC.

"La pregunta crucial sería: ¿cuál es la mejor manera para hacerle frente a esos problemas y asegurar que China no se haga con una parte desproporcionada de las ganancias del comercio a costa de Estados Unidos?".

"La visión de la administración que está por empezar es que sólo asumiendo una línea dura y elevando la amenaza de una guerra comercial China cambiará sus prácticas".

No todos están seguros de que esa estrategia vaya a surtir efecto.
... y otras soluciones también

Para Davidson, la educación es en parte una de las claves para contrarrestar los efectos adversos del comercio global en los trabajadores estadounidenses.

Los trabajadores han sido desplazados por la tecnología y han sido desalentados a continuar con su educación debido al aumento del costo de las universidades públicas

"Han sido unas cuantas décadas espantosas para los trabajadores del sector manufacturero y para muchos otros, especialmente los que tienen menos educación", señalaba en The New Yorker.

"Si bien una buena parte de la culpa debería recaer en nuestro dramático aumento del comercio con China, otros golpes han contribuido en gran medida. Los trabajadores han sido desplazados por la tecnología y han sido desalentados a continuar con su educación debido al aumento del costo de las universidades públicas".

Davidson plantea que la mayoría de los académicos coinciden en que Estados Unidos es "casi impotente frente a China y que las soluciones fundamentales para ajustarse a la economía global son domésticas".

Educar y capacitar a los trabajadores, que se han visto afectados por el cierre de fábricas en EE.UU., en otros sectores productivos puede ser una solución para que no se queden excluidos.

"Tenemos, en Estados Unidos, todo el poder que necesitamos para mejorar nuestro sistema de educación, para ayudar a los trabajadores a moverse hacia industrias más prometedoras, a invertir en infraestructura y a mejorar su poder de negociación", indicó el experto.

Y es que como plantea el periodista de la BBC Kamal Ahmed, "los empleos han cambiado, no han desaparecido".

Rosenberg se hace eco: lo que Estados Unidos tiene que hacer es capacitar a su mano de obra para diseñar productos de alta tecnología y gran complejidad para que los trabajadores en otros países puedan fabricar.

Aunque el tono de Trump sugiere a una potencial guerra comercial con China, algunos analistas advierten que estamos hablando no sólo de dos potencias económicas, sino de dos potencias militares.

China ha construido islas en los arrecifes del Mar de China Meridional y ha insistido que lo hace en el marco de la ley.

De hecho, el 11 de enero, Rex Tillerson, nominado a secretario de Estado, dijo que Estados Unidos debería bloquear el acceso de China a las islas que está construyendo en aguas (que son disputadas por varios países) del Mar de China Meridional.

Qué repercusión tiene el fallo de La Haya contra Pekín sobre la disputa por el Mar de China Meridional

Tillerson hizo la afirmación en una audiencia de confirmación ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos.

"Vamos a tener que mandarle a China una señal clara: primero, que paralice las construcciones y, segundo, que su acceso a esas islas tampoco va a ser permitido", indicó.

La creciente fuerza nuclear submarina detrás de los reclamos de Pekín en el Mar de China Meridional

Un día después, dos periódicos estatales publicaron editoriales en los que criticaban vehementemente las declaraciones de Tillerson.

Uno de ellos, el tabloide Global Times, que no refleja la política china, indicaba que un bloqueo a las islas podría conducir a "una guerra a gran escala".

Sin embargo, no se produjo una reacción oficial por parte de Pekín a las declaraciones de Tillerson.

En todo caso, las declaraciones de Trump a lo largo de su campaña y en la
antesala de la presidencia han magnificado tensiones políticas y económicas existentes entre China y Estados Unidos.

Uno de los grandes retos de su mandato será manejar estas tensiones y evitar que se amplifiquen aún más.

ESCENARIOS GLOBALES AFECTAN LA ECONOMÍA COLOMBIANA


Las ‘placas tectónicas’ que moverán la economía en Colombia y el mundo en 2017

¿QUÉ ESPERAR DE TRUMP?
En contra de las predicciones, el comportamiento de los mercados financieros ha sido favorable desde la elección de Donald Trump. Los principales índices de las bolsas estadounidenses están en máximos históricos y el dólar se fortaleció frente a las monedas del resto del mundo después de la jornada electoral del 8 de noviembre pasado.

Estas tendencias reflejan la creencia de los inversionistas en que la desregulación y el estímulo fiscal propuestos por el presidente electo acelerarán el crecimiento y la inflación en ese país.

Por tal motivo, la Reserva Federal apuraría el incremento de la meta para su tasa de interés sobre los fondos federales en 2017 y 2018.

A pesar de que el nuevo gobierno cuenta con mayoría republicana en el Congreso, quizás el estímulo fiscal no resulte de la magnitud planteada durante la campaña, porque sería excesiva para sus miembros más ortodoxos. En consecuencia, la aceleración del crecimiento no sobrepasaría el 0,3% anual en los próximos dos años, como prevé JP Morgan.

La aceleración del cronograma de incremento de las tasas de interés en los Estados Unidos sería una mala noticia para las economías emergentes con amplios déficits externos, como Colombia, porque encarecería y disminuiría más rápido de lo previsto su financiación externa.

También podría dificultar una reducción de las tasas de interés domésticas, porque sería necesario preservar la paridad con las externas para prevenir fugas de capital, depreciaciones excesivas de la moneda y rebrotes de la inflación. En tales circunstancias, no sería fácil estimular la actividad económica interna.

UN BREXIT PROLONGADO
Después de recibir el mandato para abandonar la Unión Europea (UE), el gobierno del Reino Unido (RU) tiene cuatro prioridades en la negociación de la salida: detener el flujo de los trabajadores europeos a su territorio, tener una política comercial independiente, no contribuir al presupuesto de la UE y no acatar la Corte Europea de Justicia.

La UE no quiere mantener los privilegios del RU en el mercado único si no permite la movilidad de los trabajadores europeos hacia él, ni contribuye al presupuesto comunitario.

En consecuencia, el RU deberá negociar un tratado comercial con la UE. Lograr un acceso amplio no será fácil, debido a la necesidad de la UE de un precedente disuasorio para otros que quieran abandonarla. En tales circunstancias, la negociación se prolongará más allá de 2019, cuando debe ocurrir la salida. Es probable que se requiera un periodo de transición, durante el cual el RU conserve los privilegios comerciales, prolongue la movilidad de los trabajadores y mantenga la contribución al presupuesto.

CORRIDO MEXICANO
Menores flujos de inversión, mayores presiones inflacionarias, un duro ajuste fiscal y la segura subida en las tasas de interés hacen parte de la agenda económica que el gobierno mexicano alista para 2017. Pero, más allá de estas medidas, la enorme incertidumbre frente al comercio y la inversión con su principal socio comercial, Estados Unidos, tiene en ascuas al gobierno de Enrique Peña Nieto.

La llegada al poder de Trump, quien basó su campaña en ataques a la inmigración, los acuerdos comerciales (TLC-AN) y la inversión que ha salido de su país hacia México, generan  temores a la economía. De hecho, expertos como el banco UBS acaban de ajustar a la baja el pronóstico de crecimiento para este año a 2,2% y para 2017 a 1,7%, según El Financiero.

La demora en la llegada de inversión privada a Pemex, así como el recorte en la producción petrolera, se han sumado a las alertas económicas. Pero,  analistas como Finamex Casa de Bolsa creen que el ajuste fiscal del gobierno le ayudará a pasar este ‘chaparrón’, al igual que un alza en las tasas de interés. Finalmente, la definición del sucesor de Agustín Carstens en el Emisor  –por siete años estuvo al frente de la entidad– será clave para disipar las dudas sobre la política monetaria que adoptará el banco central en un año que genera muchas dudas.

VUELVE EL CRECIMIENTO
Brasil es el claro ejemplo de cómo una crisis política e institucional termina arrollando la economía del país, que por tercer año consecutivo caerá este año hasta -1,7%. Pero lo peor ya pasó y ahora, cuando se avizora la etapa final del escándalo de corrupción más grave en la historia de ese país, el ‘Lava jato’ –que terminó con la salida de la presidente Dilma Rousseff–, los pronósticos de recuperación vuelven a aparecer.

Las expectativas frente al PIB del próximo año son variadas, pero positivas. El Grupo de Consenso Económico G100, un reconocido centro de estudios, cree que la economía volverá por la senda del crecimiento y en 2017 alcanzará 1,5%, el FMI la sitúa cercana a 1%, mientras que la encuesta de LatinFocus Consensus Forecast, citada por el diario El País, apunta a 0,8%, cifra similar a la mencionada previamente por el Banco Central.

La recuperación de la confianza del empresariado, y en especial del consumidor, será la clave para retomar el rumbo. “Necesitamos olvidar un poco a los políticos” fue el llamado del presidente del G100, Rodrigo Romero, que resume muy bien las condiciones que se necesitarán para que en 2017 el país crezca de nuevo. En materia de inflación, se espera que el próximo año no supere el 5,18% y que la deuda del gobierno frente al PIB llegue a niveles entre 70% y 75%, después de superar el 100% hace apenas unos años.

SEGUNDO TIEMPO
Noviembre no fue un mes de buenas noticias para el gobierno cubano. Primero fue la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, el 8 de noviembre, y quien durante su campaña arreció las críticas contra el régimen de los hermanos Castro. Y cuando la isla apenas se reponía, el 25 de noviembre se conoció la muerte de Fidel Castro.

Estos dos hechos sin duda marcarán el desempeño político y económico de la isla durante el próximo año. Por un lado, no se sabe si el gobierno de Estados Unidos continuará con el proceso de flexibilización de sus relaciones con el gobierno de Raúl Castro y, por el otro, hay gran incertidumbre frente al ritmo de reformas emprendido en Cuba.

El buen desempeño de la economía dependerá de que se formulen nuevas leyes para abrir el mercado, entre ellas una que reforme la inversión extranjera; una ley de empresas para ampliar los oficios que se pueden ejercer como trabajo privado; una que permita la constitución de pequeñas y medianas empresas; otra que facilite un real mercado mayorista; una más que amplíe los servicios de banca móvil y otra para masificar el internet vía celular, le dijo recientemente el economista cubano Omar Everleny Pérez a la agencia IPS. Con el viento en contra, en 2017 la isla espera seguir navegando hacia un modelo de mercado que le permita garantizar su sostenibilidad económica.

ZONA DE CONFLICTOS
Los conflictos en el Medio Oriente, los problemas de los inmigrantes en Jordania, Líbano, Turquía y Europa, el terrorismo o una expansión del Zika en América Latina, el sur de Estados Unidos y el Sudeste Asiático, entrañan riesgos para la estabilidad financiera y la actividad económica mundial el año entrante.

La intensificación de estos factores podría generar la desconfianza y el pesimismo de los inversionistas, que los llevaría a refugiarse en activos seguros –como la deuda pública de los países avanzados y el oro– y a una venta masiva de los más riesgosos –como las acciones y la deuda pública de los emergentes–.

Esa reacción generaría una retracción del consumo y la inversión en el resto del mundo, junto con dificultades de financiación para los emergentes.

¡Mamma mia!
Por una abrumadora mayoría (59%) los italianos rechazaron las modificaciones constitucionales propuestas por el exprimer ministro, Matteo Renzi, quien renunció.

El presidente Sergio Mattarella nombró en su reemplazo a Paolo Gentiloni, a quien encargó formar un nuevo gobierno, cuyo mandato se prolongaría hasta 2018, si logra el voto de confianza del Congreso.

Los dirigentes de la oposición, partidarios de abandonar la Zona Euro, reclaman unas elecciones generales inmediatas, que los favorecerían.

La derrota de Renzi puede generar inestabilidad financiera en Europa, puesto que inversionistas institucionales extranjeros habían aceptado capitalizar el Banco Monte dei Paschi de Siena, que es el tercero del país, con la condición de que llevara a cabo reformas estructurales.

¿TOCARÁ FONDO?
2016 tampoco fue un buen año para la economía venezolana. Todo apunta a que este año la caída del PIB se profundizará y alcanzará -8% (el FMI lo ve en -10%), ajustando tres años seguidos de cifras en rojo; que la inflación podría llegar a 730% y que la crisis fiscal se profundizaría como consecuencia del crecimiento en el gasto público.

Pero no solo en el campo económico las noticias son poco alentadoras. En el político, las crecientes tensiones entre el gobierno del presidente Nicolás Maduro y sus opositores hacen prever que una solución negociada podría tomar un tiempo adicional, alargando la agonía de un país que sigue en la cuerda floja.

Expertos como el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, creen que lo peor todavía está por venir y que en 2017 Venezuela vivirá “la peor etapa inflacionaria de su historia”, llegando a ser 400 veces más alta que la del segundo país en el rankingmundial inflacionario, según le confirmó al diario El Nacional.

La solución a esta profunda crisis pasa por lograr acuerdos políticos que pongan fin a las tensiones, por lo menos hasta las elecciones de 2018. El desempeño de los precios internacionales del crudo también será determinante para que el país salga del atolladero, comience a recuperarse y deje atrás los malos resultados.

NADIE ESTÁ A SALVO
Como fruto de la transición en su patrón de crecimiento, de uno basado en la inversión intensiva en productos básicos y la expansión de la industria y las exportaciones, a otro basado en el incremento del consumo doméstico y una mayor provisión de servicios, se espera que la economía de China continúe desacelerándose de una manera gradual en 2017, cuando crecerá 6,2%, después de hacerlo a 6,6% en 2016.

Esa transición saludable para China en el mediano plazo podría generar altibajos el año entrante, que tendrían implicaciones adversas para el crecimiento de los países exportadores de maquinaria y materias primas, lo mismo que para la estabilidad de los mercados financieros internacionales.


Los mecanismos de estímulo de la actividad económica utilizados por las autoridades incrementan esos riesgos. El Banco Popular sigue irrigando crédito barato sin que hayan sido resueltos los problemas de endeudamiento y mal gobierno de las empresas estatales. Con ello se corre el peligro de un ajuste desordenado que desestabilizaría los mercados internacionales.

17 de enero de 2017

LOS BENEFICIOS QUE TRAE FOMENTAR EL PENSAMIENTO POSITIVO EN LAS EMPRESAS


En el ámbito laboral todo el tiempo se toman decisiones, esto hace definitivo que dentro del bienestar empresarial, el área de gestión humana incluya dinámicas que promuevan dentro de los colaboradores el pensamiento positivo.

Más que una manera optimista de ver la vida, el pensamiento positivo busca mejorar la forma en la que las personas perciben las dificultades. Al cambiar el chip ante los conflictos, las decisiones a tomar serán más asertivas y por ende las acciones constructivas.

“Este tipo de pensamiento debe trascender lo personal para vincularse con lo interpersonal”.

“Es fundamental que las personas, de manera intrapsíquica -las ideas que se origina dentro de la psique o la mente-, eduquen su pensamiento de manera positiva”.

De esta forma, será consecuente con los actos que realizamos:

Ser cuidadosos con lo que se dice
Controlar los pensamientos y orientarlos al cumplimiento de las metas
Buscar palabras adecuadas para comunicarse
Por medio de la inteligencia emocional vincularse con el otro para construir juntos

Pero ¿cuál es la importancia del pensamiento positivo en una compañía? Los colaboradores con un pensamiento positivo alcanzan sus metas con mayor facilidad, son más creativos, trabajan mejor en equipo, confían en sus habilidades, están motivados y la inteligencia se activa para solucionar los problemas.

Cuando una persona piensa bien está bien y esto cambia la forma en la que se percibe el entorno y se enfrenta cada situación. Un empleado con pensamientos positivos será exitoso y más feliz en su trabajo y vida personal; esta actitud además de reflejarse en una labor eficiente y más propositiva, mejorará la toma de decisiones.

“El pensamiento positivo debe ser característica central de todos los líderes para que con su influencia se contagien sus seguidores”. El pensamiento positivo, más que un comportamiento, debe ser una competencia que transversaliza el ser de los líderes y el de sus seguidores; y ser un peldaño del engranaje del direccionamiento estratégico de las organizaciones”.

En ese sentido, los beneficios del pensamiento positivo son varios. Además de lo ya mencionado, las compañías se convierten en un lugar ameno para trabajar, los empresarios evitan la fuga de talento, mejoran los resultados de la organización y se toman decisiones sopesadas.

¿Cómo tener un pensamiento positivo?
No existe una fórmula mágica para implementar el pensamiento positivo en la compañía. Los pensamientos nunca se detienen y podría decirse que su funcionamiento es automático. Cuando se habla de bienestar del pensamiento se debe trabajar en tres factores: el optimismo, el pensamiento analítico y la creatividad. Al ser conscientes de nuestros pensamientos será más sencillo bloquear lo negativo.

Asimismo, fomentar una cultura organizacional que sea amigable es un buen comienzo. “Dime a quién contratas y te diré que cultura tienes. Si quieres tener equipos positivos, apúntale a una selección rigurosa, con un componente clínico psicológico”.

Y a la hora de eliminar el pensamiento negativo en una organización, para lograrlo se dan algunas sugerencias:

Contratar un psicólogo experto en el tema. Existen técnicas para tomar conciencia de lo que estamos pensando y así organizar nuestras ideas.
Trabajar mucho la cultura positiva en la organización
Evaluar constantemente al personal y dejarlo participar en su evaluación
Generar climas de confianza
Ser coherente con la toma de decisiones y que estas sean participativas, nunca autocráticas
Generar gestión del conocimiento
Revisar la rotación de los colaboradores, si está es muy alta algo está fallando

Permitir que los jefes sean líderes