25 de agosto de 2016

PORQUE LA ECONOMÍA GLOBAL SE PARECE CADA VEZ MAS A LA DE JAPON



En medio de un escenario cada vez más incierto para las economías desarrolladas, las respuestas de la política económica tradicional parecieran agotarse y el camino transitado se parece cada vez más al decepcionante ejemplo de Japón.

En medio de un escenario cada vez más incierto para las economías desarrolladas que aún no logran salir del bache generado por la gran recesión de EE.UU. en 2008 – 2009 y que implicó una crisis financiera sin precedentes en la economía global, las respuestas de la política económica tradicional parecieran agotarse y el camino transitado se parece cada vez más al decepcionante ejemplo de Japón.

El milagro económico japonés implicó un crecimiento económico promedio anual alrededor de 8% entre las postrimerías de la segunda guerra mundial y comienzos de los setenta, con lo cual se ubicó como la segunda economía mundial. Aunque entre 1971 y 1991 la economía japonesa mantuvo un ritmo de crecimiento económico alentador (4.4% anual), en este periodo se gestaron problemas que la condujeron a un círculo vicioso de problemas demográficos, de deflación y de altísimo endeudamiento público.

Entre 1992 y 2015 el crecimiento anual promedio apenas superó 0.5% con periodos de recesión recurrentes, mientras que la deflación se convirtió en un fenómeno persistente desde 1995 hasta la fecha. Así mismo, la deuda pública ha exhibido una tendencia creciente desde comienzos de los noventa (65% del PIB) y, actualmente, se encuentra en un récord de 230% del PIB.

Visto hoy, lo más interesante del caso japonés es que las medidas que han adoptado sus autoridades económicas en el último cuarto de siglo son muy similares a las implementadas por otras economías desarrolladas en años recientes: Desde 1996 el Banco Central de Japón mantiene la tasa de interés de intervención por debajo de 0.5% (hoy en -0.1%), mientras que desde 2001 adoptó un programa de relajamiento cuantitativo consistente en compras de deuda pública con el propósito de inyectar liquidez e impulsar el crédito.

En resumen, lo que sucedió en Japón es que el exceso de ahorro (generado por su consistente éxito comercial alrededor del mundo) en un ambiente de bajas tasas de interés condujo a la formación de burbujas en mercados como el de finca raíz o el accionario puesto que los excesos de liquidez eran muy superiores a la disponibilidad de alternativas de inversión. De esta forma, los precios de la finca raíz se triplicaron, mientras que el valor del índice Nikkei se incrementó más de 250%, al tiempo que hubo una explosión de inversión japonesa en el exterior, tanto directa como de portafolio.

El problema ocurrió cuando la autoridad monetaria intentó desalentar la acelerada valorización de activos incrementando rápidamente la tasa de interés, pero la enfermedad de exceso de confianza ya se había expandido a muchos sectores económicos que estaban ampliamente apalancados y con estructuras de gobierno corporativo prácticamente inexistentes, con lo cual la capacidad de respuesta al entorno económicas eran casi nulas. A esto hay que sumarle el envejecimiento poblacional, una mayor longevidad y la menor proporción de población en edad de trabajar, que están afectando cada vez más la productividad y presionando aún más las finanzas públicas para atender los sistemas de seguridad social (salud y pensión).

Los síntomas de japonización de la economía global son cada vez más evidentes: Excesos de liquidez insuficientes para retomar un saludable crecimiento económico vía mayor oferta de crédito, mientras los riesgos de deflación siguen siendo significativos. Por lo tanto, ante el agotamiento de la capacidad de la política monetaria para soportar una mejora significativa y permanente de la actividad económica en los países desarrollados, es muy probable que con los cambios de gobierno aparezcan nuevas rondas de estímulos fiscales que significarán mayor endeudamiento público.

Al mismo tiempo se mantendrán las bajas tasas de interés para soportar ese mayor endeudamiento público, lo que a su vez será el insumo para la generación de nuevas burbujas en activos financieros, ya no al interior de una economía en particular como ocurrió en el caso de Japón, sino alrededor del mundo. En todo caso, como estos procesos toman años, seguramente no será algo evidentemente preocupante en el corto plazo para las autoridades y tampoco para los mercados financieros.


De todas maneras, en esta transición, muchas economías emergentes están disfrutando del acceso a financiación a muy bajo costo sin hacer mayores esfuerzos por mejorar su capacidad de crecimiento y desarrollo económico a largo plazo.  Estas hoy representan o juegan el papel de varios de los sectores económicos de Japón que simplemente se beneficiaron de las externalidades positivas pero nunca se adecuaron para cuando las condiciones económicas y financieras cambiaran. Amanecerá y veremos.

24 de agosto de 2016

CUALES SON LAS EMPRESAS COLOMBIANAS CON MAYOR FUTURO


Los cambios en el ranking empresarial de las dos últimas décadas demuestran que las buenas ideas bien ejecutadas pueden convertirse en grandes negocios. Futurología.

En las dos décadas pasadas las empresas de petróleo, vehículos, comercio, bebidas, televisión, banca y telecomunicaciones fueron las grandes generadoras de riqueza y empleo en el país. Pero nada garantiza que estas mismas sigan liderando el ranking en los próximos 20 años.

Por eso, un creciente número de emprendedores que ha venido apareciendo en los últimos años en el mapa productivo colombiano se ha enfocado en nuevos sectores y, con apuestas innovadoras, planean convertirse en los grandes negocios del futuro. ¿Quiénes están en esta categoría?

PayU
La necesidad que tenía un amigo común de recibir pagos con tarjetas de crédito en las ventas de productos.
Hace tres años cambió su nombre a PayU y, tras comprar y fusionar hace un par de años a DineroMail y BCash, hoy factura 50 veces más que en 2011, está en el top de las cinco más grandes de América Latina en el negocio de pagos por internet.

CoSchool
Luego de trabajar en colegios públicos y privados, dos profesores, el colombiano Carlos Echeverry y el inglés Henry May, crearon en 2013 una compañía para fortalecer habilidades socioemocionales o no cognitivas en estudiantes de educación básica-media –de 10 a 18 años–, necesarias para lograr éxito a nivel académico y profesional.

Aktiva
Después de trabajar durante más de 20 años en el sector financiero, Pablo Santos y Álvaro Lobo habían acumulado gran experiencia y sabían las dificultades que tenían las Pymes para acceder a la financiación. Con la idea de solucionar estos problemas, crearon en Medellín Aktiva, que Santos define como “desarrollador de soluciones de financiación inteligente para el crecimiento empresarial”.

Brand Solutions
El consumo sostenible y la creación de conciencia ecológica ambiental es lo suyo. Esta compañía, creada en marzo de 2008 en Bogotá, tiene tres líneas: una de ecobolsas reutilizables.

Sequoia Space
Primero vendieron partes para satélites, luego se enfocaron en vender misiones satelitales completas y desde hace un par de años, a través de un spin-off, proveen servicios de monitoreo y analítica avanzada a partir de imágenes satelitales de la tierra.

Alcagüete
En 2013, una conversación informal de tres amigos terminó en la creación de una empresa. Pedro Mejía recuerda que desde la época de colegio soñaban tener un emprendimiento social. Así nació Alcagüete, como una empresa con sentido social, sostenible para la sociedad y que busca trascender. Su producto central son cajitas de snacks saludables para compartir, cuyas ventas permiten financiar refrigerios para niños de escasos recursos. El nuevo sueño de estos emprendedores de aquí a 10 años es que Alcagüete sea una compañía referente para compartir y se utilice el verbo ‘alcagüetear’ para hacer actos de bien.

Wiesner Healthcare
Un pequeño dispositivo utilizado por los hombres que sufren de incontinencia –no permite filtraciones de orina– está causando furor en Amazon y en eBay. Con la promesa de dar ‘confianza y comodidad durante todo el día’ a sus usuarios, este dispositivo creado por la empresa colombiana Wiesner Healthcare Innovation ha logrado un crecimiento mensual en sus ventas de 10%, desde su lanzamiento en 2014.

iData
Una empresa paisa sueña con convertirse en líder en el negocio de Big Data Analytics. Creada por Víctor Hoyos y Bayron Quintero, un estadístico y un economista que se conocieron trabajando con datos para identificar riesgos de crédito en una entidad financiera decidieron en 2012 crear una compañía enfocada en el diseño de modelos predictivos soportados en datos para guiar la toma de decisiones empresariales.

Ubidots
En cinco años, más de 20.000 millones de nuevos dispositivos estarán conectados a la red a través del Internet de las Cosas (IoT, por su sigla en inglés), midiendo cuánto caminamos, cuánta energía consumimos o qué lugares frecuentamos, entre otros temas. Esto motivó al ingeniero electrónico Agustín Peláez –recién llegado en 2012 de Alemania y Francia, donde trabajó para Airbus Space– a unirse con los socios de Ubidots para desarrollar una plataforma de telemetría que permite entender los datos generados por millones de sensores y logra que las empresas o ciudades puedan convertirlos en inteligencia de negocio y tomar mejores decisiones, dice Peláez.

Groncol
Un equipo interdisciplinario que incluye biólogos, ingenieros y arquitectos se ha convertido en la mezcla perfecta para una compañía dedicada a desarrollar proyectos sostenibles para la construcción. Los proyectos de esta empresa, creada en 2009 por los ingenieros Mario España, Juan Carlos Rebolledo y el arquitecto Nicolás Borda, tienen cuatro características: un impacto ambiental significativo; precios razonables, mejora en la calidad de vida de las personas y ser técnicamente viables. Hasta el momento la compañía ha construido más de 180 proyectos con infraestructura vegetada.

Grability
Un reencuentro en Nueva York de dos amigos caleños, Sebastián Mejía y Simón Borrero, dio origen en 2013 a una de las empresas de mayor crecimiento en los últimos años, especializada en mejorar la experiencia de compra a través de la telefonía móvil por su software más intuitivo y visual. Dos meses después de creada ya tenía como cliente al Corte Inglés de España y con el ingreso de dos inversores, Chris Burch –cofundador de Tory Burch– y Marcello Bottoli –ex CEO de LVMH– comenzó la expansión. Sebastián Mejía dice que hoy tienen presencia en los cinco continentes, 90 colaboradores y atiende ocho grandes compañías, entre ellas Walmart. En Colombia impulsan Rappi, empresa que tiene  un crecimiento vertiginoso en el mercado latino.

Widetech

Tras perder su trabajo por el cierre de la empresa en que laboraba, en 2009 Jaime Arbeláez decidió hacer empresa por cuenta propia dedicada a la tecnología de posicionamiento satelital, que incluye el servicio de monitoreo vehicular. La compañía inició con un colaborador y en seis años genera 120 empleos en Colombia y México, y cuenta con 750 colaboradores indirectos en América Latina a través de 160 franquicias.

21 de agosto de 2016

LICENCIAS DE CONSTRUCCIÓN PARA COMERCIO EN COLOMBIA DISMINUYERON UN 43 PORCIENTO EN JUNIO


Las Estadísticas de Edificación de Licencias de Construcción, ELIC, registraron que en junio de 2016 se aprobaron 1.806.966 m², mientras que en junio de 2015 se aprobaron 2.703.380 m² registrando una caída de 33,2 %.

En junio de 2015 se presentó el nivel más alto de toda la serie de licenciamiento gracias al crecimiento en las licencias aprobadas para Industria, comercio y vivienda que mostró un mayor crecimiento que en junio de 2016.

Para vivienda, en junio de 2016 se aprobaron 1.431.253 m², mientras que en el mismo mes de 2015 se aprobaron 2.123.248 m2. El área aprobada de vivienda de interés social en el sexto mes del año fue 329.366 m², frente al mismo mes de 2015 cuando se aprobaron 630.840 m².

Lo anterior se comprende en la aprobación de 1.015.194 m² (70,9 %) para viviendas tipo apartamento y 416.059 m² (29,1%) para soluciones tipo casa.

Por su parte, se aprobaron 375.713 m² para la construcción de destinos no habitacionales y en el mismo mes de 2015 se aprobaron 580.132 m².

Asimismo, el área aprobada para el destino de comercio pasó de 171.279 m² en junio de 2015 a 98.872 m² en junio de 2016 (Disminución del 43%).


Para concluir, en el primer semestre de 2016 se acumuló un área aprobada de 11.548.847 m² para construcción y en el mismo periodo de 2015 se licenciaron 14.620.065 m².

19 de agosto de 2016

TELECOM SIGUE EXISTIENDO 13 AÑOS DESPUÉS DE SU LIQUIDACIÓN

ARTICULO PUBLICADO POR LA REVISTA DINERO Y QUE FUE PUBLICADO EN

CARÁTULA REVISTA DINERO | 8/18/2016 12:00:00 AM

NOTA: AL DIA SIGUIENTE FUE RETIRADO DE ESA DIRECCION

Telecom sigue existiendo 13 años después de su liquidación

Hace 13 años se ordenó la liquidación de Telecom, y todavía hay dudas en torno a inventarios y avalúos que no se hicieron antes de liquidarla.

El martes 10 de junio de 2003 comenzó el fin de los 56 años de existencia de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones, Telecom. Ese día, soldados del Ejército desalojaron a los empleados de las instalaciones principales de la empresa y de 13 sedes regionales denominadas teleasociadas.

Nadie comprendía qué estaba pasando hasta cuando, dos días después, el jueves 12 de junio, el gobierno nacional, en cabeza del presidente Álvaro Uribe Vélez y la ministra de Comunicaciones, Martha Pinto de De Hart, firmaron el Decreto 1616 que creó la Empresa de Servicios Públicos Domiciliarios Colombia Telecomunicaciones S. A. E.S.P.

La nueva empresa comenzó a funcionar con los equipos, infraestructura y muchos de los empleados y directivos de Telecom, amparada en un contrato de explotación que le permitía usufructuar los activos construidos por la Nación desde 1947. ¿Qué pasó para que la empresa llegara a este punto de no retorno y hoy, 13 años después, siga viva y dura de liquidar?

Durante la década de los 80 la empresa había logrado aumentar a 53% la automatización de los servicios, pero los ingresos de los trabajadores –y sobre todo la carga prestacional– crecían en forma exagerada.

Para los 90 ya Telecom tenía unos 15.289 funcionarios. Los críticos argumentaban que con la tercera parte de la planta de personal sería suficiente operar, pero reconocían que frente a los estándares internacionales la empresa era eficiente.

Los trabajadores, por su parte, sentían que trabajaban para una empresa líder en América Latina y argumentaban que no querían que Telecom “sirviera de comodín” para resolver líos de plata del Gobierno y rechazaban la posible venta, promovida por el gobierno de César Gaviria Trujillo como parte de la apertura económica y la modernización del Estado.

Telecom prestaba a comienzos de los 90 el servicio de larga distancia nacional e internacional, mientras el mercado regional era atendido por operadores importantes como ETB en Bogotá o EPM en Medellín, y comenzó a hablarse de la necesidad de acabar con el monopolio de Telecom.

En rechazo a la apertura, en 1992 los trabajadores se van a la huelga y ‘apagan’ las comunicaciones durante siete días y generan un caos monumental en el país. El conflicto laboral se prolongó porque varios dirigentes sindicales fueron asesinados.

En 1994, el Gobierno les permite a empresas públicas regionales como ETB y EPM –hermanas de Telecom– competir en el mercado de larga distancia nacional e internacional. Además, crean los contratos de asociación a riesgo compartido mediante los cuales firmas multinacionales como Alcaltel, por ejemplo, se comprometían a instalar nuevas líneas a cambio de recibir 90% de los ingresos derivados de ellas y Telecom 10%.

En ese momento el mercado de la larga distancia estaba estimado en unos US$1.200 millones, y era cuatro veces más grande que el negocio de la telefonía celular y siete veces más grande que el de la televisión privada.

La apertura era inevitable. En 1994, a Telecom le prohibieron ingresar al mercado de telefonía celular y, en consecuencia, la empresa se fue marchitando durante la década de vigencia de los contratos a riesgo compartido y sus resultados fueron negativos. Los operadores privados de telefonía celular instalaron sus equipos junto a las repetidoras, que eran parte del patrimonio de Telecom.

En 2002 el negocio era insostenible. La empresa tuvo que girar ese año $350.000 millones para unos 16.000 pensionados y el pasivo pensional llegaba a $5,5 billones, pero solo había reservas para una quinta parte de esta deuda. Esto acelera la decisión de intervenirla para su liquidación, proceso que se lleva a cabo a mediados de 2003, cuando se crea Colombia Telecomunicaciones.

En 2004, cuando ya habían concluido los contratos de riesgo compartido, la empresa registraba utilidades, pero en 2005 el gobierno encuentra que no es rentable y que requiere un socio estratégico. Alfonso Gómez Palacio, quien antes había sido presidente de Telecom –hoy es presidente de Telefónica Colombia– aseguró que la compañía tenía pérdidas cercanas a $470.000 millones y un pasivo pensional de $5,6 billones.

En ese momento el multimillonario mexicano Carlos Slim, dueño de la telefónica mexicana Telmex, llegó al país a firmar un memorando de entendimiento porque estaba interesado en ser socio de Colombia Telecomunicaciones, como se llamaba la nueva Telecom después de la liquidación. En ese propósito se atravesó el contralor general de la época, Antonio Hernández Gamarra, quien cuestionó ese proceso y advirtió que se produciría un detrimento patrimonial de US$163 millones, porque cuando se hizo la liquidación no hubo inventario ni avalúo de los bienes de la empresa.

La tormenta pasó, pero en abril de 2006 se realizó una subasta y Telefónica de España se quedó con Telecom y nombró como presidente a Gómez, quien había participado en las últimas etapas de la telefónica estatal.

Desde entonces se desató una batalla jurídica entre Telecom en liquidación, trabajadores y pensionados, que aún no termina, después de 13 años. A través de leyes y resoluciones se han tratado de dirimir las controversias derivadas también de la pretensión de los trabajadores de obtener la nulidad de los decretos de liquidación, pues consideran que se hizo en forma irregular, porque escindieron la masa liquidatoria en dos: bienes afectos al servicio y bienes no afectos al servicio.

Álvaro Molina, presidente de la Unión Sindical de Trabajadores de las Comunicaciones, asegura además que el actual contrato entre Telecom y Telefónica fue modificado en 2012 y extendido hasta 2028, pero nadie sabe con qué se quedará ni qué entregará Telefónica para esa época, pues se continúa sin inventario ni avalúo de los bienes.

Mientras los extrabajadores insisten en reabrir el tema para que se le diga al país qué pasó y cuánto perdió con esta dura liquidación, lo cierto es que el Estado logró desactivar una verdadera ‘bomba de tiempo’ en que se habían convertido los costos laborales y el abultado pasivo pensional de Telecom, una compañía que, a estas alturas, se resiste a morir.


CARÁTULA REVISTA DINERO | 8/18/2016 12:00:00 AM


Este articulo fue cambiado por otro el 21/08/2016

el nuevo articulo es el siguiente

Este artículo fue cambiado por la revista Dinero el 21/08/2016

CARÁTULA | 8/18/2016 12:00:00 AM

¿Cómo se transformó Telecom en los últimos 13 años?
La baja productividad laboral y el impacto en los contratos de riesgo compartido impulsaron la liquidación de Telecom, en medio de un mercado cambiante, con la llegada de los celulares y la competencia en la larga distancia.

En 2002, la entonces Telecom tenía las horas contadas: la corrupción, la ineficiencia en su operación, las profundas transformaciones del sector y la presión sindical habían puesto contra las cuerdas las finanzas de la que en ese momento era una de las empresas públicas más importantes del país.

Durante la década de los 80 la empresa había logrado aumentar a 53% la automatización de los servicios, pero los ingresos de los trabajadores –y sobre todo la carga prestacional– crecían en forma exagerada y el gobierno, ya en ese momento, temía que esta empresa estuviera siguiendo los pasos hacia la quiebra, como había ocurrido en Colpuertos y Ferrocarriles Nacionales.

 En la última década del siglo pasado, se había empezado a ‘construir’ el principio del fin de la empresa. En 1992, cuando se discutía una ley para privatizar la empresa, un paro de los trabajadores de Telecom incomunicó al país nacional e internacionalmente por cinco días. Un año después, con el fin de darle mayores opciones de inversión a Telecom, se permitió la creación de contratos de riesgo compartido –joint ventures–para el desarrollo de la telefonía local y ante la entrada de la telefonía móvil al país.

Estos dos hechos, sumados a las dificultades financieras, marcaron una senda en la decisión de liquidar la compañía en 2003. Por una parte, para muchos el poder de los trabajadores era muy alto y no facilitó los procesos de eficiencia al interior; y por otro, el fracaso de los joint ventures aceleró las dificultades a las finanzas de la empresa y se convirtieron en una nueva carga.

En la parte laboral, para los 90 ya Telecom tenía unos 15.289 funcionarios. Algunos argumentaban que con la tercera parte de la planta de personal sería suficiente operar, pero reconocían que frente a los estándares internacionales la empresa era eficiente. No obstante, no existen indicadores internacionales que puedan asegurar que la planta de personal de la época era eficiente.

Los datos oficiales –previos a la liquidación de Telecom– señalaban que el costo promedio de un empleado de la empresa era de $67,2 millones (de 2002), es decir 1,6 veces más alto que la cifra observada en la ETB y más del doble del promedio registrado en operadores como Capitel. Además, al analizar la nómina de ese momento se puede determinar que casi había tanto personal administrativo (47%) como operativo (52%), lo que generaba una gran ineficiencia en la operación.

Los contratos de riesgo compartido surgen en la Ley 37 de 1993, que reguló la telefonía celular, permitiendo que operadores como Telecom constituyeran “con otras personas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras, sociedades o asociaciones destinadas a cumplir las actividades comprendidas dentro de sus objetivos”, así nacen estos contratos de riesgo compartido.

Estas alianzas fueron, después del pasivo pensional, el mayor motivo de riesgo financiero para la empresa, pues nacieron para que Telecom ofreciera telefonía fija en lugares donde todavía no estaba presente, compitiendo con otras empresas estatales; las proyecciones de mercado no se cumplieron. Al final fue necesario liquidar estos seis convenios en un proceso de negociación que significó el desembolso para la empresa de US$260 millones, de los US$1.900 millones que pretendían las multinacionales aliadas.

Además, en los 90 se dio la llegada de la telefonía móvil al país. Debido al alto nivel de politización de Telecom, el gobierno definió en la Ley 37 de 1993, que el servicio de telefonía móvil lo podrán prestar operadores en los que “participen directa o indirectamente operadores de la telefonía fija o convencional en Colombia”. Es decir, las empresas estatales como Telecom no podían ser socios mayoritarios en los consorcios.

Telecom participó del proceso como parte de un consorcio con Bell Canadá y ETB que se quedó con la concesión que en la actualidad opera Claro. Con el paso de los años, y debido al alto nivel de inversión que requería este negocio, la participación de los operadores públicos en este consorcio se diluyó.

Pero también se dieron cambios profundos, como la llegada de la competencia a su monopolio natural: la larga distancia. El proceso de apertura de este servicio surgió porque la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), mediante una acción de tutela interpuesta en 1997, logra que esto suceda en 1998. En ese momento, la ETB y Orbitel (EPM, Grupo Santo Domingo y Sarmiento Angulo) se convierten en los primeros competidores de Telecom en este servicio que, posteriormente y con el desarrollo de las tecnologías, empezó a marchitarse.

En 2002 el negocio era insostenible. La empresa tuvo que girar ese año $350.000 millones para unos 16.000 pensionados y el pasivo pensional llegaba a $5,5 billones, pero solo había reservas para una quinta parte de esta deuda. Esto acelera la decisión de intervenirla para su liquidación, proceso que se lleva a cabo a mediados de 2003, cuando se crea Colombia Telecomunicaciones.

 El martes 10 de junio de 2003 comenzó el fin de los 56 años de existencia de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones, Telecom. Ese día, soldados del Ejército desalojaron a los empleados de las instalaciones principales de la empresa y de 13 sedes regionales denominadas teleasociadas.

 Nadie comprendía qué estaba pasando hasta cuando, dos días después, el jueves 12 de junio, el gobierno nacional, en cabeza del presidente Álvaro Uribe Vélez y la ministra de Comunicaciones, Martha Pinto de Hart, firmaron el Decreto 1616 que creo la Empresa de Servicios Públicos Domiciliarios Colombia Telecomunicaciones S. A. E.S.P.

 La nueva empresa comenzó a funcionar con los equipos, infraestructura y muchos de los empleados y directivos de Telecom, amparada en un contrato de explotación que le permitía usufructuar los activos construidos por la Nación desde 1947.

Según algunos cálculos oficiales, la decisión de liquidar Telecom en su momento –año 2003– representó ahorros por cerca del 7% del PIB de ese año. Con la liquidación, se crea Colombia Telecomunicaciones que administra algunos de los activos de la antigua empresa.

 En 2004, cuando ya habían concluido los contratos de riesgo compartido, y aunque la empresa registraba utilidades, las necesidades de capital hacia el futuro en el desarrollo del negocio, hacen que el gobierno empiece un proceso de búsqueda de socio estratégico. Además, ya para 2005 las cifras no ayudaban, pues la compañía tenía pérdidas cercanas a $470.000 millones y un pasivo pensional de $5,6 billones.

 En ese momento el multimillonario mexicano Carlos Slim, dueño de la telefónica mexicana Telmex, llegó al país a firmar un memorando de entendimiento porque estaba interesado en ser socio de Colombia Telecomunicaciones, como se llamaba la nueva Telecom después de la liquidación. En ese propósito se atravesó el contralor general de la época, Antonio Hernández Gamarra, quien cuestionó ese proceso y advirtió que se produciría un detrimento patrimonial de US$163 millones, porque cuando se hizo la liquidación no hubo inventario ni avalúo de los bienes de la empresa.

 La tormenta pasó, pero en abril de 2006 se realizó una subasta y Telefónica de España se quedó con la compañía y nombró como presidente a Alfonso Gómez, quien venía trabajando en ella.

 Aunque en 2006 finaliza el proceso liquidatorio de Telecom en liquidación, a partir de ese momento se desató una batalla jurídica entre Telecom en liquidación, trabajadores y pensionados de la empresa. A través de leyes y resoluciones se han tratado de dirimir las controversias derivadas también de la pretensión de los trabajadores de obtener la nulidad de los decretos de liquidación, pues consideran que se hizo en forma irregular, porque escindieron la masa liquidatoria en dos: bienes afectos al servicio y bienes no afectos al servicio. En 2015, el Consejo de Estado mantiene posición de validez de la liquidación de Telecom Patrimonio Autónomo, que continúa respondiendo por los procesos legales.

 LÍNEA TIEMPO

 1947
Nace la Empresa Nacional de Telecomunicaciones para prestar servicios telefónicos, radiotelefónicos y radiotelegráficos.

 1976
Empiezan a crearse empresas de telecomunicaciones regionales (Teleasociadas) con la participación de Telecom.

 1992
Paro que incomunica al país. En medio de la discusión de una ley para privatizar la empresa, un paro adelantado por los trabajadores incomunica al país nacional e internacionalmente por 5 días. 

1993
Telefonía Celular y Joint Ventures. La ley 37 permite la entrada de la telefonía móvil y dio opciones de inversión a Telecom en telefonía local mediante contratos a riesgo compartido.

 1997
Tutela abre la larga distancia, a pesar de la oposición del gobierno de turno y de Telecom, que amenaza con nuevo paro. La justicia ampara el derecho de ETB y obliga a la CRT a abrir la larga distancia Nacional e Internacional.

 1998
Autorizan a ETB y a Orbitel a prestar el servicio de larga distancia nacional.

 2002
Crisis extrema: la situación financiera, laboral, estratégica y jurídica tiene al borde del colapso a Telecom

 2003
Expiden el decreto que ordena la liquidación de Telecom y se crea Colombia Telecomunicaciones. El gobierno nacional liquida la empresa y crea un nuevo gestor que logra dar vuelta a la situación: bajan costes laborales, pagan acreencias y se diseña un modelo que permite con las utilidades de la empresa hacer frente al pago de las mesadas de 17.000 familias

 2005
Modifican decreto de liquidación para no exigir el inventario de bienes para prestar el servicio de telecomunicaciones (antenas e infraestructura, entre otros) antes de cerrar la liquidación. Por cuestionamientos de la Contraloría se daña posible negocio entre la nueva Telecom y Telmex. Expiden decreto 4781 de 2005 para extender la liquidación hasta el 31 de enero de

 2006
Liquidan a la Empresa de Nacional de Telecomunicaciones, Telecom. Colombia Telecomunicaciones se asoció con Telefónica. Corte Constitucional ordenó reintegros laborales.

 2009
La Corte revoca avalancha de tutelas de ex trabajadores en Córdoba.

 2012
Colombia Telecomunicaciones y Telefónica se fusionan. La primera queda con 30%.
Sindicato demanda el acta que dio por terminada la liquidación por presuntas irregularidades.

 2014
La Corte Constitucional ordena a la empresa diseñar un plan de reubicación laboral para padres y madres cabeza de hogar.

 2015
Por sexta ocasión, el gobierno nacional expide decreto que extiende la vida del patrimonio que aún queda de la antigua Telecom y 13 teleasociadas. El Consejo de Estado mantiene posición de validez de la liquidación Telecom. Patrimonio Autónomo continúa respondiendo por los procesos legales

 2016
Enero. Trabajadores apelan la decisión del Consejo de Estado.


CEMENTOS ARGOS VA A ADQUIRIR UNA PLANTA DE PRODUCCIÓN DE CEMENTO EN ESTADOS UNIDOS


Cementos Argos adquirió planta y terminales de cemento en Estados Unidos por US$660 millones

Este jueves se conoció que día Cementos Argos y Argos USA firmaron un acuerdo con HeidelbergCement, a través de sus subsidiarias norteamericanas Lehigh Hanson y Essroc, para adquirir una planta de producción de cemento en Martinsburg, West Virginia (Estados Unidos) y ocho terminales de cemento que atienden la operación en los estados cercanos por un valor total de 660 millones de dólares.

La planta cuenta con capacidad de producción de cemento de 2,2 millones de toneladas por año y utiliza tecnología moderna con base en un proceso de producción seco.

El acuerdo está sujeto a la aprobación de las autoridades regulatorias correspondientes y a otro tipo de condiciones usuales para este tipo de transacciones.

Con esta operación Argos incrementa en un 29% su capacidad de producción de cemento en Estados Unidos, llegando a 9,9 millones de toneladas.

Los recursos necesarios para llevar a cabo esta transacción provienen mayoritariamente de un crédito puente asegurado con J.P. Morgan, que a su vez, actuó como asesor financiero en esta transacción.

Argos estará desplegando en el corto plazo una estrategia de desinversiones con el fin de fondear esta adquisición y hacer la cancelación de este crédito.


“Esta adquisición es estratégica para Cementos Argos, representando un nuevo hito en nuestra historia de internacionalización y diversificación de mercados. La Planta Martinsburg, cuya operación es ya rentable, nos asegura el ingreso a nuevos mercados maduros y permite a la compañía seguir mejorando la eficiencia en sus operaciones al potenciar sinergias administrativas, comerciales y logísticas” puntualizó Juan Esteban Calle, presidente de Cementos Argos.

18 de agosto de 2016

ECOPETROL EN TERMINOS FINANCIEROS NO VA BIEN


La Cámara Colombiana de Bienes y Servicios Petroleros, Campetrol, dejo ver su preocupación por los resultados financieros del segundo trimestre de este año revelados por Ecopetrol.

Según el gremio, al hacer un análisis del informe, se evidencia que el resultado del Ebitda de la perolera ha sido negativo desde el año pasado.

A su vez destaca que al comparar las cifras por trimestre, se evidencia que el Ebitda pasó de $5.522 millones de pesos en el segundo trimestre de 2015 a $4.522 millones de pesos en similar periodo de 2016, lo que refleja una disminución interanual del 18,1%. En cuanto a los resultados por semestres, se registra un descenso del Ebitda del 16%, pasando de $10.304 millones de pesos en primer semestre de 2015 a $8.659 millones de pesos en igual periodo de 2016, expresa la cámara.

Del mismo modo, resalta que al evaluar las ventas totales registradas en el informe, se observa que los resultados tampoco son las mejores; durante el segundo trimestre de 2016 estas se ubicaron en los $11.751 millones de pesos, un 16,1% menos que las de similar periodo de 2015 cuando registraron $14.009 millones de pesos.

En cuanto a las utilidades operacionales, estas cayeron un 30,1% al pasar de $3.549 millones durante primer trimestre de 2015 a $2.841 millones de pesos en igual periodo de 2016.

El presidente de Campetrol, Rubén Darío Lizarralde, manifestó que el análisis evidencia que en términos financieros la empresa no va bien y si se observan los resultados en cuanto a las operaciones, estas tampoco registran un repunte.


“Para el segundo trimestre de 2015 la producción de Ecopetrol fue de 593.000 barriles promedio diarios, en comparación con los 535.000 barriles que produjo en el segundo trimestre de 2016, esto quiere decir que hubo una reducción del 9,7%, aproximadamente 57.000 barriles; en términos monetarios estaríamos hablando de algo más de USD$2.300.000 diarios”, explicó Lizarralde Montoya.

7 de julio de 2016

LA RECUPERACIÓN DE LA NAVEGABILIDAD DEL MAGDALENA ESTÁ EN DUDA


La recuperación de la navegabilidad del río Magdalena está en veremos desde que se cumplió el plazo para que el Consorcio Navelena lograra el cierre financiero de la obra y diera inicio a la construcción.

El contrato que busca la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena se firmó el 13 de septiembre de 2014 y según el cronograma el plazo para presentar -entre tanto se ejecutó la etapa de preconstrucción- el cierre financiero se venció el pasado 11 de junio, y desde entonces

Cormagdalena se vio en la obligación de aplicar la multa diaria de 30 salarios mínimos mensuales vigentes a Navalena S.A.S. por el incumplimiento en el que se vio inmerso tras los problemas de su socio mayoritario, la firma Odebrecht (que contaba con el 87% de las acciones), luego de la condena por corrupción de su presidente en Brasil, Marcelo Odebrecht.

Y a su vez, la Corporación le fijó un plazo de 30 días a Navelena para definir la nueva empresa que sería socia del proyecto.

Hasta el momento hay 12 propuestas extranjeras que han manifestado su interés en participar.

Hasta tanto no se logre acreditar el cierre financiero no se podrá dar inicio a la etapa de construcción del proyecto”, explicó el ingeniero Paulino Galindo Yustres, jefe del Equipo Supervisor del contrato de APP.

Según Mendoza, están en el estudio de cada una de las cartas de intención con el ánimo de definir el futuro del proyecto.

“Tenemos hasta el 22 de agosto para salvar el proyecto”, precisó el Director de la Corporación.

De acuerdo con el senador Ashton, es importante salvar el proyecto y para evitar que se caiga se concluyó la necesidad de que “el Gobierno anticipe una parte de los desembolsos del 2020 al 2016, por lo menos 200.000 millones y/o suspender el contrato hasta encontrar un cesionario del mismo”.

El próximo 29 de julio se realizaría una nueva audiencia de control político en Barrancabermeja para seguir los avances de este proyecto.