17 de agosto de 2017

¿CÓMO LOGRO AMAZON SER MÁS GRANDE QUE WALMART?

No hay empresa en el mundo que iguale lo que ha hecho Amazon en los últimos 20 años. La compañía vale casi el doble de Walmart, y su fundador, Jeff Bezos, va camino a convertirse en la persona más rica del mundo.

Jeff Bezos fundador de Amazon Amazon no solo tiene éxito en el comercio electrónico, también reporta buenas cifras en tiendas físicas con innovadores sistemas de pago.

Apple es grande, sí, y disruptivo, también. Pero lo que está haciendo Amazon con el comercio minorista del mundo podría ser igual o incluso más histórico. Los expertos llaman disruptivos a los empresarios o compañías que transforman la manera como viven las personas. En ese orden, Amazon no es disruptivo, es un sinónimo del término.

Sin embargo, no siempre fue así. Hace 20 años, cuando la compañía entró a la Bolsa de Valores de Nueva York, casi nadie daba un peso por la acción. Hoy es la chica bella del barrio y todos quieren salir con ella. Si usted hubiera logrado invertir hace 20 años la suma de US$1.000 en aquella empresa, brotada en un garaje de Seattle, tendría hoy un capital bursátil de US$638.000. Esta es la única manera de entender por qué Jeff Bezos, el fundador y cerebro detrás de esta innovadora compañía, va camino a convertirse en el hombre más rico del mundo. En el listado de ricos que realiza Bloomberg, Bill Gates lidera aún (US$86.900 millones), pero Bezos le pisa los talones a solo US$3.800 millones, con US$83.100 millones.

Amazon no solo es líder en ventas por internet, (libros, cd, ropa, comida, muebles y joyas, entre otros artículos) también es un jugador de primer nivel en el negocio de la computación en la nube y un participante emergente en el mundo del streaming digital, junto con otro fenómeno del siglo XXI, Netflix.

Ese éxito se ve reflejado en las cifras reportadas por distintos medios. A diferencia de otros comercios, incluidos los colombianos, decepcionados con las ventas de este año, el beneficio de Amazon se disparó en el primer trimestre del año 41,1%, hasta los US$724 millones, frente a los US$513 millones del mismo periodo en 2016. Los ingresos del grupo de distribución por internet aumentaron 22,6%, hasta los US$35.710 millones, frente a los US$29.130 millones del ejercicio anterior.

Los analistas prevén que este año las ventas de Amazon alcancen los US$166.000 millones, una cifra lejana aún frente a lo proyectado por Walmart, unos US$500.000 millones. Sin embargo, los negocios que más están creciendo esta década están vinculados a la web y no al ladrillo o locales físicos. De hecho, las ventas proyectadas de Amazon son aproximadamente US$40.000 millones más que los ingresos esperados de Target, Best Buy, Macy’s y Barnes & Noble combinados este año.

Los planes son tan ambiciosos como los logros. La firma presentó a finales de 2016 Amazon Go, un nuevo concepto de supermercados en donde desaparecen los cajeros para pagar, ya que utiliza una tecnología especial, vía celular, para cobrarles a los clientes. En un video promocional de la firma se ve a un usuario que entra a la tienda deslizando el celular por una pantalla. Luego ingresa a la tienda, toma un par de artículos y sale como si nada. El valor de los bienes ya fue descontado de su cuenta inscrita. Amazon Go tiene su punta de lanza en el mercado de Estados Unidos, pero el gigante planea exportar el modelo al Reino Unido y luego a la Unión Europea.


La compañía también ha invertido en aerolíneas de carga para tener más control sobre el proceso de entrega y también desarrolla entrega de paquetes con drones. ¿Así, o más disruptivo? No en vano, el multimillonario Warren Buffet se arrepiente de no haber invertido en la empresa.

15 de agosto de 2017

CONSEJOS DE BILL GATES A LOS RECIÉN EGRESADOS

El hombre más rico del mundo aconsejó a los jóvenes que acaban de terminar la universidad sobre lo que él haría si estuviera en su lugar.

Bill Gates nunca terminó la universidad. El fundador de Microsoft estudió dos años en Harvard y abandonó la carrera para dedicarse de lleno a la empresa de computadores que acababa de fundar junto a Paul Allen. Sin embargo, su carrera como director de la compañía de computación más grande del mundo y filántropo ha sido tan exitosa que las nuevas generaciones de futuros emprendedores lo buscan constantemente a pedirle consejos.

Por esta razón, y aprovechando que es temporada de graduaciones en Estados Unidos, Gates se dirigió a todos los nuevos profesionales alrededor del mundo y les ofreció algunos consejos para su futuro.

El magnate le recomienda a los recién graduados cuáles cree que son las mejores oportunidades laborales en este momento, la importancia de apreciar el talento de los demás y por qué hay que positivamente sobre el mundo.

 “Inteligencia artificial, energía y ciencias biológicas son campos prometedores donde puedes hacer un gran impacto. Es lo que miraría en este momento”.

Según el mismo Gates, “apenas comenzamos a descubrir todas las maneras que la Inteligencia Artificial hará a las personas más productivas y creativas. Hacer energía limpia, asequible y confiable será esencial para combatir la pobreza y el cambio climático. Y las biociencias están llenas de oportunidades para ayudar a las personas a vivir más y más saludables”.

 “Al recordar el momento en que dejé la universidad, veo que hay algunas cosas que me hubiera gustado saber”.

 “Por ejemplo, la inteligencia toma muchas formas distintas. No es unidimensional. Y no es tan importante como solía pensar”.

El magnate confiesa que en sus primeros años al frente de Microsoft creía que “si podía escribir un gran código, podía manejar bien a la gente o un equipo de marketing o cualquier otra tarea. Tuve que aprender a apreciar los diferentes talentos de las personas. Entre más rápido entiendas esto, más rica será tu vida”.

“También tengo un gran arrepentimiento: cuando dejé la escuela sabía muy poco acerca de las desigualdades en el mundo. Me llevó décadas aprender de ello”. Gates confiesa que no aprendió esto hasta cuando viajó con su esposa, Melinda Gates, a África. “Estábamos impactados por lo que vimos. Nos sorprendió mucho que millones de niños estuvieran muriendo de enfermedades por las que nadie se preocupa en los países desarrollados. Pensamos que era la cosa más injusta del mundo y que no podíamos esperar en hacer algo al respecto”.

“Tú sabes más que yo cuando tenía tu edad. Puedes empezar a luchar contra la desigualdad, ya sea en la calle o alrededor del mundo, y cuanto antes mejor”.
 “Mientras tanto, rodéate de personas que te desafíen, que te enseñan y te empujen a sacar lo mejor de ti. Tal y como hace Melinda Gates conmigo”.

 “Como Warren Buffett, yo mido mi felicidad en base a la gente que me rodea que me hace sentir feliz y amado, y por la diferencia que logró crear en los demás”.

“Si pudiera darles a cada uno de ustedes un regalo de graduación, sería este, que es el libro más inspirador que he leído jamás”. Es el libro “Los ángeles que llevamos dentro” escrito por el psicólogo experimental Steven Pinker en 2011, que trata del declive de la violencia en el mundo moderno. Pinker argumenta que, en contra del popular adagio de que ‘todo tiempo pasado fue mejor’, hoy en día la erosión de los valores asociados a la familia y la religión y el surgimiento del individualismo y el pensamiento cosmopolita ha conducido a una sociedad vez menos violenta.
 “En el libro, Pinker nos muestra cómo el mundo es cada vez un lugar mejor. Podría sonar como una locura, pero es verdad. Este es el momento más pacífico en la historia de la humanidad”.
 “Esto es muy importante, ya que si tu crees que el mundo está mejorando, vas a querer difundir el progreso y las mejoras a más personas y lugares”.
 “No significa que debamos pasar por alto los serios problemas que estamos enfrentando. Esto sólo significa que tú crees que puede ser resuelto”.
 “Esta es la parte central de mi visión del mundo. Me sostiene en tiempos difíciles y es la razón por la que amo mi trabajo. Creo que podría hacer lo mismo por ti”.

Finalmente, Gates termina sus consejos con una nota positiva: “Estamos en un momento maravilloso para estar vivos. Y espero que lo aproveches al máximo”.


13 de agosto de 2017

¿QUÉ LECCIÓNES NOS DEJA EL VIRUS WANNACRY?

1. Crecimiento de las amenazas cibernéticas: Las amenazas crecen en términos de magnitud y agresividad. Con la creciente conectividad, cada nueva amenaza tiene el potencial de infectar a más equipos.

2. La ciberdelincuencia está creciendo: Esta nueva amenaza también nos recuerda que la ciberdelincuencia está creciendo, ya que cada vez más las amenazas tienen una motivación financiera. Ellas se tornan más peligrosas porque las organizaciones criminales que las dirigen tienen cada vez más recursos para desarrollar “armas” sofisticadas y actuar globalmente con ellas.

3. Impacto real en los negocios: Durante los últimos días se han visto noticias sobre empresas que fueron contaminadas y tuvieron que pagar por el rescate de sus datos, así mismo, otras decidieron desconectar sus equipos. En los dos casos, es evidente el impacto en términos de costo (sea por el pago del rescate o, en el peor de los casos, por la pérdida de productividad).

4. La prevención es fundamental y comienza con pequeñas cosas: La vulnerabilidad es conocida hace más o menos dos meses, cuando Microsoft publicó un boletín recomendando la actualización de los sistemas Windows para corregirla. Un trabajo de Gestión de Patchs, complementado con Gestión de Vulnerabilidades, habría evitado ese dolor de cabeza. Realizar copias de seguridad con alta frecuencia es otra práctica muy común que ayuda en situaciones de ramsonware. Son conceptos sencillos, pero que necesitan ser realizados de forma consistente, con procesos, herramientas y personal entrenado.

5. Microsegmentar la red: La utilización de herramientas para la microsegmentación reduce los estragos. Al aislar sistemas por microsegmentos, el movimiento lateral realizado por el malware se contiene, y él no contamina una gran cantidad de equipos en red. Optar por la microsegmentación por software, enfocándose inicialmente en sistemas más críticos permitirá la adopción rápida, sin impacto en la arquitectura de la red, y con reducción de costos. A mediano y largo plazo, esta técnica aumentará la seguridad y permitirá la simplificación de la red al reducir la complejidad de firewalls internos y segmentación vía VLANs.

6. Monitoreo de Comportamiento de Malware: En todo momento surgirán nuevas amenazas, que serán desconocidas para las herramientas tradicionales de seguridad que trabajan con firmas y estándares de malware conocidos. La utilización de herramientas de corrección de eventos es un control necesario, pero no es suficiente. Prepararse para el malware nuevo requiere de un SOC (Centro de Operaciones de Seguridad) más inteligente, que identifique comportamientos anómalos incluso cuando se presente un ataque nuevo con firma desconocida. En el caso de WannaCry, la comunicación mediante la puerta de SMB, el comportamiento de moverse lateralmente dentro de la red, y la dirección de su “maestro” que intenta contactar, son indicios típicos de que algo extraño está sucediendo y que permitirán a un SOC inteligente detectar la nueva amenaza a tiempo.

7. Respuesta a incidentes: Una vez detectada la nueva amenaza, es necesario contar con una rápida respuesta. Las respuestas automáticas o manuales podrían bloquear el tráfico sospechoso y eliminar de la red a los equipos contaminados. La utilización de una Arquitectura de Seguridad Adaptable es recomendada para responder de modo dinámico, cambiando la arquitectura de subredes a la medida en que las contaminaciones sean identificadas. Un ejemplo es colocar en cuarentena los equipos contaminados y evitar que los mismos contaminen a otros.


11 de agosto de 2017

UNA IDEA COMPROBABLE ES MEJOR QUE UNA BUENA IDEA

Al principio yo tampoco lo creí. ¿Qué tienen de malo las buenas ideas?

Los innovadores exitosos que observé pasaban menos tiempo identificando y desarrollando buenas ideas y más tiempo probando sus hipótesis. De hecho, estos equipos y grupos hicieron de las hipótesis comprobables de negocio el centro de sus esfuerzos de innovación.

Como lo defino en “The Innovator’s Hypothesis” (La Hipótesis del Innovador), una hipótesis de negocio es una creencia comprobable acerca de la futura creación de valor. No es una búsqueda de la verdad o la comprensión fundamental; una hipótesis de negocio sugiere una posible o plausible relación de causa y efecto entre una acción propuesta y un resultado económicamente deseable. Si no existe una medida explícita y comprensible para algo nuevo, no es una hipótesis comprobable de negocio. Además, si no está escrita, acordada y compartible, no es una hipótesis de negocios. Muchas buenas ideas fallan en todos los puntos arriba mencionados.

Una hipótesis comprobable puede ser una muy buena idea, pero incluso una muy buena idea es raramente una hipótesis comprobable. La diferencia no es sutil.

Hace casi una década, conforme gradualmente iba comprendiendo este concepto contra intuitivo, comencé a probar informalmente esta hipótesis.

Le pedí a pequeños grupos de innovación en una gran firma de tecnologías de la información que presentaran, ya sea sus mejores buenas ideas o simples experimentos para probar hipótesis de negocios, que pensaran que sus jefes encontrarían importantes. Los resultados me sorprendieron. Muchas de las buenas ideas eran muy, muy buenas.

Definitivamente valía la pena desarrollarlas. Sin embargo los experimentos y sus hipótesis comprobables ya estaban listos para funcionar. Provocaron una forma de discusión orientada a la acción, completamente distinta a la de las buenas ideas. De hecho un par de los experimentos (según recuerdo) encarnaron algunos aspectos de las buenas ideas.

¿La diferencia? ¡Podíamos hacer algo con ellas, más allá de hablar! Las hipótesis comprobables parecían una puerta más rápida -y francamente mejor- hacia la acción innovadora y la innovación activa. Las hipótesis comprobables alientan y facilitan la experimentación activa y el aprendizaje en formas en que las buenas ideas simplemente no pueden hacerlo. Lograr que las organizaciones piensen y actúen a partir de las hipótesis comprobables, en lugar de las buenas ideas, es la forma de que tengan conversaciones y colaboraciones más sanas acerca de la innovación.

No hubo un momento de epifanía. Sin embargo hubo un lento reconocimiento de que, definir una hipótesis comprobable, requiere más rigor que surgir con buenas ideas para mejorar productos servicios o experiencias de consumo. Aún más, una hipótesis comprobable ya viene con la responsabilidad integrada: la hipótesis necesita probarse. Pasará o fallará el examen. Idealmente usted aprenderá en cualquiera de los casos. Por el contrario ¿Cuál es la responsabilidad de una buena idea? ¿El hecho de que muchas personas piensan que es una buena idea? Eso es un concurso de popularidad.


La dura realidad es que las buenas ideas deben ponerse a prueba. ¿Por qué no insistir en que las personas sigan el rigor y la disciplina de construir una hipótesis comprobable? Así es como las buenas ideas se convierten en valor real.

10 de agosto de 2017

QUE HACER SI EXPLOTA UNA BOMBA ATOMICA

La Guerra Fría terminó hace más de dos décadas y muchas personas nunca han vivido bajo la sombra de amenazas nucleares y radiológicas. Sin embargo, un ataque nuclear es una amenaza muy real. La política mundial está lejos de ser estable y la naturaleza humana no ha cambiado en nada en las últimas dos décadas. “El sonido más persistente que reverbera durante toda la historia del hombre es el de los tambores de guerra”.

Mientras existan las armas nucleares, siempre existirá el peligro de que las usen.

¿Es posible sobrevivir a la guerra nuclear? Solo existen conjeturas, ya que algunos dicen que sí mientras que otros dicen que no. Ten en cuenta que las armas termonucleares modernas son muchos cientos y, en el caso de las más grandes, varios miles de veces más poderosas que las bombas lanzadas en Hiroshima y Nagasaki in 1945. En realidad, no comprendemos por completo lo que ocurrirá cuando miles de estas armas se detonen al mismo tiempo. Para algunos, sobre todo para aquellos que viven en los grandes centros urbanos, puede parecer un esfuerzo completamente inútil.

Si es posible sobrevivir, solo lo harán aquellos que estén mental y logísticamente preparados para tal acontecimiento y que vivan en áreas muy remotas que no tengan una importancia estratégica.

Prepararte con anticipación

Elabora un plan. Si se produce un ataque nuclear, no será seguro aventurarte al exterior para buscar comida; debes permanecer refugiado al menos unas 38 horas, de preferencia por más tiempo. Tener comida y suministros médicos a la mano puede tranquilizarte y permitirte concentrarte en otros aspectos de la supervivencia.

Almacena alimentos no perecibles. Los alimentos no perecibles pueden duran varios años, ya sea que estén almacenados o que los uses después de un ataque. Elige alimentos que contengan muchos carbohidratos para obtener una gran cantidad de calorías y almacénalos en un lugar fresco y seco.
arroz blanco (deben estar guardados en un contenedor hermético para evitar gorgojos)

trigo
frijoles (deben estar guardados en un contenedor hermético para evitar gorgojos)
azúcar
miel
avena
pasta
leche en polvo
frutas y verduras secas

Acumula tus suministros lentamente. Cada vez que vayas al supermercado elige uno o dos alimentos más para tu almacén. Con el tiempo, podrás desarrollar un suministro para varios meses.
Asegúrate de tener un abrelatas para los alimentos enlatados.

Almacena agua. Considera la posibilidad de tener un suministro de agua en recipientes plásticos de calidad alimentaria. Límpialos con una solución de lejía y luego llénalos con agua filtrada y destilada.
Opta por almacenar aproximadamente unos 4 litros (1 galón) de agua por persona al día.
Para purificar el agua en el caso de un ataque, ten a la mano lejía de uso doméstico y yoduro de potasio (disolución de Lugol).

Consigue algún tipo de medio para comunicarte. Ser capaz de mantenerte informado, así como de alertar a los demás de tu posición puede ser muy importante. Estos son los objetos que podrías necesitar:
Una radio: procura encontrar una que funcione con una manivela o con energía solar. Si tienes una que funcione con baterías, asegúrate de tener unas de repuesto a la mano. Si vives en los Estados Unidos, considera la posibilidad de conseguir una radio NOAA, la cual transmitirá información de emergencia las 24 horas del día.
Un silbato: puedes usarlo para pedir ayuda.
Un teléfono celular: el servicio de telefonía celular podría estar operativo o no, pero de cualquier modo querrás estar preparado. Si puedes, consigue un cargador solar apto para el modelo de tu dispositivo.

Almacena suministros médicos. Tener unos cuantos artículos médicos disponibles podría ser la diferencia entre la vida y la muerte en caso de que salgas herido durante el ataque. Necesitarás:

Un kit básico de primeros auxilios: puedes comprarlo preempaquetado o hacer uno tú mismo. Necesitarás gasa y vendas esterilizadas, ungüento antibiótico, guantes de látex, tijeras, pinzas, un termómetro y una manta.
Un folleto de instrucciones para primeros auxilios: compra uno en una organización como la Cruz Roja o arma el tuyo propio con materiales que imprimas de Internet. Debes saber cómo vendar heridas, administrar la reanimación cardiopulmonar (RCP), tratar choques y quemaduras.
Medicamentos o suministros con receta: si tomas algún medicamento en específico diariamente, asegúrate de contar con un pequeño suministro de emergencia.

Consigue otros artículos diversos. Completa el kit para casos de emergencia con los siguientes artículos:
una linterna y baterías
mascarillas para el polvo
láminas de plástico y cinta americana
bolsas para basura, lazos de plástico y toallitas húmedas para el aseo personal
una llave inglesa y alicates para cortar los servicios públicos como el gas y el agua

Revisa las noticias. Es poco probable que una nación enemiga realice un ataque nuclear sin previo aviso. Es probable que este ataque sea producto de una situación política deteriorada. Una guerra con armas convencionales entre naciones que poseen armamento nuclear, de no terminar rápidamente, podría convertirse en una guerra nuclear e incluso los ataques nucleares limitados a una sola región están propensos a intensificarse y a convertirse en una guerra nuclear en otra parte. Muchos países poseen un sistema de clasificación para denotar la inminencia de un ataque. Por ejemplo, en los Estados Unidos y en Canadá podría ser útil conocer el nivel DEFCON (“DEFense CONdition” o estado de defensa).

Evalúa el riesgo y considera la posibilidad de una evacuación si existe la probabilidad de un ataque nuclear. Si la evacuación no es una opción, entonces debe afectar al menos al tipo de refugio que construyas por tu cuenta. Conoce tu cercanía a los siguientes objetivos y elabora un plan apropiado:
Los aeródromos y las bases navales, sobre todo los conocidos por albergar a bombarderos nucleares, los submarinos de misiles balísticos o los silos de misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés) son objetivos seguros incluso en un ataque nuclear limitado.
Los puertos comerciales y las pistas de aterrizaje con más de 3000 m (10 000 pies) de largo son objetivos probables durante un ataque nuclear limitado y objetivos seguros en una guerra nuclear total.
Los centros de gobierno son objetivos probables durante un ataque nuclear limitado y objetivos seguros en una guerra nuclear total.
Las grandes ciudades industriales y los principales centros urbanos son objetivos probables en el caso de una guerra nuclear total.

Conoce los tipos diferentes de armas nucleares:
Las bombas de fisión (bombas A) son el arma nuclear más básica y se incorporan a las otras clases de armas. El poder de esta bomba radica en la división de los núcleos pesados (plutonio y uranio) con neutrones. A medida que el uranio o el plutonio se dividen cada átomo libera grandes cantidades de energía y más neutrones. Los neutrones resultantes causan una reacción nuclear en cadena extremadamente rápida. Hasta el momento, las bombas de fisión son el único tipo de bomba nuclear que se utiliza en la guerra. Este es el tipo de bomba que los terroristas tienen más probabilidades de usar.
Las bombas de fusión (bombas H), al utilizar el calor increíble que produce el “tapón de ignición” de una bomba de fisión, comprimen y calientan el deuterio y el tritio (isótopos de hidrógeno) que se fusionan liberando cantidades enormes de energía. Las armas de fusión también son conocidas como armas termonucleares debido a las altas temperaturas que se necesitan para fusionar el deuterio y el tritio. Por lo general, estas armas son muchos cientos de veces más poderosas que las bombas que destruyeron Nagasaki e Hiroshima. La mayor parte del arsenal estratégico de los Estados Unidos y de Rusia se compone de este tipo de bombas.
Sobrevivir a un ataque inminente
Busca refugio de inmediato. Además de las señales de alarma geopolíticas, las primeras advertencias de un ataque nuclear inminente probablemente serán una alarma o una señal de advertencia; de lo contrario, será la explosión misma la que te lo indique. La luz brillante de la detonación de un arma nuclear puede verse a decenas de kilómetros de distancia de la zona cero. Si te encuentras en las inmediaciones de la explosión (o en la zona cero), tus probabilidades de supervivencia son prácticamente inexistentes a menos que te encuentres en un refugio que proporcione una protección muy (MUY) buena contra las explosiones. Si te encuentras a unos cuantos kilómetros de distancia, tendrás unos 10 o 15 segundos hasta que la ola de calor te alcance y quizás de 20 a 30 segundos hasta que la onda de choque lo haga. Bajo ninguna circunstancia mires directamente a la bola de fuego. En un día claro, puede provocarte ceguera temporal a distancias muy grandes. Sin embargo, el radio de daño real es sumamente variable dependiendo del tamaño de la bomba, de la altitud de la explosión e incluso de las condiciones meteorológicas en el momento de la explosión.
Si no puedes encontrar un refugio, busca un área cercana que tenga depresiones y recuéstate boca abajo exponiendo la menor cantidad de piel posible. Si no encuentras un refugio de este tipo, cava tan rápido como puedas. Incluso a unos 8 km (5 millas) sufrirás quemaduras térmicas de tercer grado y aún a los 32 km (20 millas) de distancia el calor te quemará la piel. El viento mismo llegará a unos 960 km/h (600 mph) y arrasará con todo lo que esté a su paso.
Si las alternativas anteriores no funcionan, refúgiate en el interior de una estructura si y solo si puedes estar seguro de que no sufrirá un daño significativo producto de la explosión y del calor. Este lugar te proporcionará al menos un poco de protección contra la radiación. La viabilidad de esta alternativa depende de la construcción de dicha estructura y de qué tan cerca estés de la zona cero. Aléjate lo más que puedas de las ventanas, de preferencia quédate en una habitación que no las tenga; incluso si la estructura no sufre un daño sustancial, una explosión nuclear destruirá todas las ventanas ubicadas a distancias muy grandes.
Si vives en Suiza o en Finlandia, revisa si tu casa tiene un refugio atómico. Si no lo tiene, determina el lugar donde se encuentra el refugio atómico de tu pueblo, ciudad o distrito y averigua cómo llegar ahí. Recuerda: en cualquier parte de Suiza podrás encontrar un refugio atómico. Cuando las sirenas suenan en Suiza, se aconseja que informes a aquellos que no puedan oírlas (p.ej., a las personas sordas) y luego escucha los servicios de radio nacionales (RSR, DRS o RTSI).
No te acercas a objetos inflamables o a combustible. Las sustancias como el nailon o cualquier material a base de aceite se prenderán a causa del calor.

Recuerda que la exposición a la radiación podría provocar un gran número de muertes.

Radiación inicial (rápida). Esta es la radiación liberada al momento de la detonación, su duración es breve y viaja distancias cortas. Con el rendimiento de las armas nucleares modernas, se cree que matará a unos cuantos que no mueran a causa de la explosión o del calor a la misma distancia.

Radiación residual, conocida como lluvia radiactiva. Si la detonación fue una explosión superficial o si la bola de fuego golpea la tierra, se producirá grandes cantidades de lluvia radiactiva. El polvo y los desechos liberados en la atmósfera caen en forma de lluvia, trayendo consigo cantidades peligrosas de radiación. La lluvia radiactiva puede caer en forma de hollín negro contaminado, conocido como “lluvia negra”, el cual es altamente fatal y puede tener una temperatura extrema.

La lluvia radiactiva contaminará todo lo que toque.
Si has sobrevivido a la explosión y a la radiación inicial (al menos por ahora, ya que los síntomas de la radiación tienen un periodo de incubación), debes encontrar protección contra el hollín negro en llamas.

Conoce los tipos de partículas radiactivas. Antes de continuar, es necesario mencionar los tres tipos diferentes:

Partículas alfa: son las más débiles y durante un ataque son prácticamente inexistentes como amenaza. Las partículas alfa sobrevivirán por solo unos cuantos centímetros en el aire antes de que la atmósfera las absorba. Representan una amenaza mínima desde el exterior, pero son fatales si se ingieren o se inhalan. La ropa convencional te mantendrá protegido de estas partículas.
Partículas beta: son más rápidas que las partículas alfa y pueden penetrar a mayor profundidad. Viajarán por hasta 10 m (10 yardas) antes de que la atmósfera las absorba. La exposición a estas partículas no es fatal a menos que sea por periodos de tiempo prolongados, lo que podría provocar “quemaduras beta”, que son casi tan dolorosas como las quemadura de sol. Sin embargo, representan una amenaza seria para los ojos si la exposición es por un tiempo prolongado. Una vez más, estas partículas son dañinas si se ingieren o se inhalan y la ropa puede ayudar a evitar las quemaduras beta.
Rayos gama: los rayos gamma son los más letales. Pueden viajar por casi 1,5 km (1 milla) en el aire y penetran casi cualquier tipo de blindaje. Por lo tanto, la radiación gamma provocará un daño grave a los órganos internos incluso como una fuente externa. Para este caso se necesita contar con el blindaje adecuado.

El factor de protección contra la radiación de un refugio te indicará cuántas veces menos radiación recibirá una persona en el interior en comparación con el espacio abierto. Por ejemplo, un factor de protección de 300 significa que recibirás 300 veces menos radiación en el refugio que si estuvieras en el exterior.

Evita exponerte a la radiación gamma. Procura no pasar más de cinco minutos expuesto. Si te encuentras en una zona rural, intenta encontrar una cueva o un tronco caído en el que puedas meterte. De lo contrario, cava una zanja en la que puedas permanecer y rodéate de tierra apilada.

Comienza a reforzar tu refugio desde el interior al apilar tierra alrededor de las paredes o cualquier otra cosa que puedas encontrar. Si te encuentras en una zanja, crea un techo, pero solo si los materiales están cerca; no te expongas innecesariamente. La tela de un paracaídas o de una tienda de campaña te protegerá de los desechos radiactivos, aunque no detendrá a los rayos gamma. En un nivel básicamente físico, es imposible protegerte completamente de toda la radiación. Solo es posible reducirla hasta un nivel tolerable. Utiliza la siguiente información para poder determinar la cantidad de materiales que necesitarás para reducir la penetración de la radiación a 1/1000:
acero: 21 cm (0,7 pies)
roca: de 70 a 100 cm (de 2 a 3 pies)
concreto: 66 cm (2,2 pies)
madera: 2,6 m (8.8 pies)
tierra: 1 m (3,3 pies)
hielo: 2 m (6,6 pies)
nieve: 6 m (de 20 a 22 pies)

Planifica quedarte en tu refugio por un tiempo mínimo de 200 horas (de 8 a 9 días). Bajo ninguna circunstancia abandones el refugio durante las primeras 48 horas.
La razón de esto es evitar los “productos de la fisión” que se crean a partir de una explosión nuclear. El más letal de ellos es el yodo radiactivo. Por suerte, el radio yodo tiene un periodo de semidesintegración relativamente corto de unos ocho días (el tiempo que le toma a la mitad descomponerse naturalmente en isotopos más seguros). Ten en cuenta que incluso después de 8 o 9 días, aun quedará mucho radioyodo en los alrededores, así que limita tu exposición. Puede tomar hasta 90 días para que la cantidad de este compuesto llegue hasta el 0,1 % de la cantidad inicial.

Los otros productos principales que surgen de la fisión nuclear son el cesio y el estroncio. Ellos poseen periodos de desintegración más largos de 30 y 28 años respectivamente. También son muy fáciles de absorber y pueden hacer que los alimentos sean peligrosos durante décadas. Estos materiales pueden viajar miles de kilómetros con el viento, así que si crees que estarás seguro en un área remota, estás equivocado.

Raciona tus suministros. Como es obvio, deberás racionar tus suministros para sobrevivir, ya que a la larga tendrás que exponerte a la radiación (a menos que te encuentres en un refugio específico con agua y comida).
Los alimentos procesados son buenos para comer, siempre y cuando el recipiente no tenga agujeros y esté relativamente intacto.

Puedes comer animales, pero debes despellejarlos cuidadosamente descartando el corazón, el hígado y los riñones. Procura no comer carne que esté demasiado cerca al hueso, ya que la médula ósea retiene la radiación.

Las plantas que se encuentran en una “zona caliente” son comestibles; se recomienda especialmente aquellas que tienen raíces comestibles o que crecen bajo tierra (como zanahorias y papas).
El agua expuesta puede contener partículas radiactivas y ser dañina. En este caso, el agua proveniente de una fuente subterránea, como la de un manantial o una que esté bien cubierta, es tu mejor alternativa. Considera la posibilidad de hacer un destilador solar con forma de hoyo tal como se describe en el artículo Cómo hacer agua en el desierto. Utiliza el agua de los arroyos y lagos únicamente como último recurso. Crea un filtro al cavar un hoyo de aproximadamente 30 cm (1 pie) desde la orilla y al sacar el agua que se filtra en él. El agua podría estar turbia o lodosa, por lo que debes permitir que los sedimentos se asienten, luego hiérvela para asegurarte de que esté libre de bacterias. Si estás en una edificación, el agua generalmente es segura. Pero si no hay (que es lo más probable), utiliza la que ya se encuentra en las tuberías al abrir el grifo en el punto más alto de la casa para permitir que el aire entre, luego abre el grifo ubicado en la parte más baja para drenar el agua.
Usa toda la ropa que puedas ponerte (sobreros, guantes, lentes, camisa de manga larga cerrada, etc.), sobre todo cuando estés en el exterior, para evitar las quemaduras beta. Descontamínate al sacudirte la ropa constantemente y al lavar con agua cualquier parte expuesta de tu piel. Con el tiempo, los residuos que queden en tu piel causarán quemaduras.

Trata las quemaduras térmicas y por radiación.
Quemadura menor: se le conoce también como quemadura beta (aunque podría producirse a causa de cualquier otra partícula). Sumerge las quemaduras beta en agua fría hasta que el dolor disminuya (generalmente por 5 minutos).
Si la piel comienza a ampollarse, a chamuscarse o a agrietarse, lávala con agua fría para eliminar los contaminantes; luego cúbrela con una compresa estéril para prevenir la infección ¡No revientes las ampollas!
Si la piel no se ampolla, se chamusca o se agrieta, no la cubras aun cuando el daño se encuentre en una gran parte del cuerpo (casi como una quemadura de sol). En lugar de eso, lava el área y cúbrela con vaselina o con una solución de polvo de hornear y agua en caso la tengas a tu disposición. La tierra húmeda (descontaminada) también servirá.
Quemadura grave: se le conoce también como quemadura térmica, ya que se produce mayormente a causa del calor de alta intensidad generado por la explosión y no de las partículas ionizantes, aunque también puede producirse a causa de estas últimas. Este tipo de quemadura puede ser fatal, ya que todo se convierte en un factor: pérdida de agua, choque, daño pulmonar, infección, etc.

Si tienes ropa que cubre el área, córtala con cuidado y retírala. NO intentes sacarte la ropa que se haya adherido o se haya fusionado con la quemadura. NO trates de pasar la ropa por encima de la quemadura para sacártela. TAMPOCO apliques ningún ungüento en el área. Lo mejor es que llames a emergencias.
Lava cuidadosamente el área quemada SOLO con agua. NO apliques cremas ni ungüentos.
No utilices un típico vendaje médico estéril que no sea específicamente apto para quemaduras. Dado que los vendajes para quemaduras no adhesivos (al igual que todos los demás suministros médicos) tienen más probabilidades de escasear, una buena alternativa es emplear una envoltura de plástico (también conocida
como envoltura de saran, envoltura para alimento y papel film), la cual es estéril, no se adhiere a las quemaduras y está más disponible.
Evita el choque. El choque es el flujo inadecuado de sangre hacia los tejidos y órganos vitales. Si no se trata, puede ser fatal. El choque es el resultado de una pérdida de sangre excesiva, de quemaduras graves o de una reacción al contemplar una herida o la sangre. Las señales del choque son inquietud, sed, piel pálida y un ritmo cardiaco acelerado. El sudor puede producirse incluso si la piel se siente fría y húmeda. A medida que empeora, la persona comienza a producir jadeos rápidos y cortos además de tener una mirada vacía. Para tratarlo es necesario mantener el ritmo cardiaco y la respiración a un nivel adecuado al masajear el pecho y colocar a la persona en una postura apropiada para que respire. Afloja cualquier prenda apretada y tranquiliza a la persona. Sé firme pero cuidadoso y confía en ti mismo.

Siéntete libre de ayudar a las personas que sufran del síndrome de irradiación aguda. No es contagiosa y todo depende de la cantidad de radiación que se haya recibido. Esta es una versión condensada de la tabla:

Familiarízate con las unidades de radiación. Gy (gray): es la unidad del Sistema Internacional de Unidades (SI) que se utiliza para medir la dosis de radiación ionizante absorbida. 1 Gy = 100 rad. Sv (Sievert): es la unidad del SI de la dosis equivalente, 1 Sv = 100 REM. Para propósitos de simplificación, 1 Gy generalmente equivale a 1 Sv.

Menos de 0,05 Gy: no hay síntomas visibles.
De 0,05 a 0,5 Gy: disminución temporal del conteo de glóbulos rojos.
De 0,5 a 1 Gy: disminución en la producción de células inmunitarias. Los síntomas más frecuentes son susceptibilidad a las infecciones, náuseas, dolor de cabeza y vómito. Por lo general, es posible sobrevivir a esta cantidad de radiación sin recibir ningún tratamiento médico.
De 1,5 a 3 Gy: 35 % de los que sufren esta exposición mueren en un período de 30 días (DL50/30). Los síntomas son náuseas, vómitos y pérdida de cabello en todo el cuerpo.
De 3 a 4 Gy: envenenamiento por radiación grave, 50 % de los afectados mueren al cabo de 30 días (DL 50/30). Los otros síntomas son similares a los de una dosis de 2 a 3 Sv, con un sangrado incontrolable en la boca, debajo de la piel y en los riñones (50 % de probabilidad en dosis de 4 Sv) después de la fase latente.
De 4 a 6 Gy: envenenamiento por radiación agudo, 60 % de los afectados mueren al cabo de 30 días (DL 60/30). La mortandad aumenta de un 60 % en dosis de 4.5 Sv a un 90 % en dosis de 6 Sv (a menos que se proporcione un cuidado médico intenso). Los síntomas comienzan una media hora o dos después de la irradiación y duran hasta por 2 días. Después de eso, se produce una fase latente de 7 a 14 días, luego de la cual generalmente aparecen los mismos síntomas que en una irradiación de 3 a 4 Sv, pero con una mayor intensidad. La esterilidad femenina es común en este punto. La convalecencia dura varios meses hasta un año. Las causas principales de muerte (generalmente dentro de un periodo de 2 a 12 semanas después de la irradiación) son las infecciones y el sangrado interno.
De 6 a 10 Gy: envenenamiento por radiación agudo con cerca del 100 % de muerte al cabo de 14 días (DL 100/14). La supervivencia depende de un tratamiento médico intenso. La médula ósea está casi o completamente destruida, por lo que se necesita un trasplante. El tejido gástrico e intestinal está gravemente dañado. Los síntomas comienzan a los 15 o 30 minutos después de la irradiación y duran hasta por 2 días. Posteriormente, existe una fase latente de 5 a 10 días después de la cual la persona muere a causa de infección o de sangrado interno. La recuperación tomaría varios años y probablemente nunca sea total. Devair Alves Ferreira recibió una dosis de aproximadamente 7,0 Sv durante el accidente de Goiânia y sobrevivió, en parte debido a su exposición fraccionada.
De 12 a 20 REM: en esta etapa la probabilidad de muerte es de un 100 % y los síntomas aparecen de inmediato. El sistema digestivo está completamente destruido. Se produce un sangrado incontrolable en la boca, debajo de la piel y en los riñones. El cansancio y la enfermedad en general se hacen sentir. Los síntomas son los mismos que los mencionados previamente, pero con una intensidad mayor. No es posible recuperarse de esta dosis de radiación.
Más de 20 REM. Aparecen los mismos síntomas de manera instantánea, con una intensidad mayor y luego cesan durante varios días en la fase del “fantasma que camina” (walking ghost). De repente, las células gastrointestinales se destruyen provocando una pérdida de agua y un sangrado excesivo. La muerte comienza con delirios y locura. Cuando el cerebro no puede controlar las funciones corporales, tales como la respiración o la circulación sanguínea, la persona muere. No existe ninguna terapia médica que pueda revertir esta condición y la ayuda médica se brinda únicamente para darle comodidad al paciente.
Por desgracia, debes aceptar que una persona podría morir pronto. Si bien es duro, no pierdas las raciones o los suministros en aquellos que morirán a causa del síndrome de irradiación aguda. Conserva las raciones para mantenerte en forma y saludable en caso de que los suministros escaseen. El síndrome de irradiación aguda es frecuente entre las personas más jóvenes, las más ancianas y las que están enfermas.

Protege los equipos eléctricos contra los pulsos electromagnéticos (EMP, por sus siglas en inglés). Un arma nuclear que detona a una gran altitud generará un pulso electromagnético tan poderoso que puede destruir los dispositivos electrónicos y eléctricos. Por lo menos, desconecta todos los dispositivos de los tomacorrientes y las antenas. Colocar las radios y las linternas en un contenedor de metal SELLADO (una “jaula de Faraday”) puede protegerlos del pulso electromagnético, siempre y cuando dichos objetos no estén en contacto con el contenedor. El blindaje de metal debe rodear por completo a los objetos protegidos y es mucho mejor si tiene una conexión a tierra.

Los objetos que quieras proteger deben estar aislados del armazón conductor, ya que el campo del pulso electromagnético que pasa por todo el contenedor aún puede inducir voltaje en las placas de circuitos en estado sólido. Una manta isotérmica metalizada (cuyo precio bordea los $2,00) envuelta fijamente alrededor de un dispositivo envuelto a su vez en papel o algodón puede actuar como una jaula de Faraday, la cual es útil si se está lejos de la explosión.
Otro método es envolver una caja de cartón en cobre o en papel aluminio. Coloca los objetos dentro y conecta el dispositivo a tierra.
Prepárate para los ataques posteriores. Lo más probable es que un ataque nuclear no sea un suceso aislado. Prepárate para otro ataque o ataques de las naciones enemigas o para una invasión.
Mantén el refugio intacto, a menos que los materiales que utilizaste sean absolutamente necesarios para tu supervivencia. Recoge el exceso de agua limpia y comida que tengas a disposición.
No obstante, si la nación enemiga repite el ataque, lo más probable es que sea en otra zona del país. Si todo lo demás falla, vive en una cueva.

Consejos
Asegúrate de lavar todo, especialmente la comida, incluso si te encuentras dentro del refugio.
Asegúrate de actualizarte con las indicaciones y anuncios más recientes del gobierno.
No salgas a menos que tengas un traje anticontaminación y debes tener cuidado con alguna otra arma nuclear o los tanques.
Construye un refugio nuclear en casa con anticipación. Los refugios nucleares en casa pueden construirse utilizando un sótano o una bodega. Sin embargo, muchas estructuras nuevas ya no cuentan con estos ambientes, así que en ese caso, considera la posibilidad de construir un refugio comunitario o uno privado en tu patio trasero.

Advertencias
Tómate el tiempo para aprender todo lo que puedas acerca de esta emergencia. Cada minuto que pases aprendiendo “lo que debes hacer y lo que es seguro” te ahorrará un tiempo valioso cuando surja la necesidad. Depender de la esperanza y de la suerte en una situación como esta es algo imprudente.
Incluso después de que sea seguro abandonar el refugio, la ley local y el gobierno federal se encontrarán en crisis. Podrían suceder cosas malas, así que mantente oculto hasta que sea seguro. En términos generales, si ves tanques (a menos que sean hostiles), significa que se ha restaurado algún tipo de orden.
Infórmate acerca de si habrá un ataque en represalia o una segunda explosión en tu área. En ese caso, debes esperar otras 200 horas (de 8 a 9 días) desde la última detonación.
No comas, bebas o entres en contacto con cualquier planta, corriente de agua u objeto metálico que encuentres en un área desconocida.
No te expongas. No es seguro cuántos roentgens puede recibir una persona sin padecer del síndrome de irradiación aguda. Normalmente se requiere de 100 a 150 roentgens para tener una enfermedad leve a la que se pueda sobrevivir. Aun cuando no mueras a causa de esta condición, aun puedes padecer de cáncer en el futuro.
Nunca pierdas la calma, especialmente si eres quien está a cargo. Esto es importante para mantener un nivel alto de moral entre los demás, lo cual es esencial en este tipo de situaciones.

9 de agosto de 2017

COMO APRENDER A DELEGAR

Asignar tareas a los colaboradores es una de las habilidades más importantes de un líder exitoso. Sin embargo, en el día a día, es una labor que inquieta a algunos gerentes, por lo que te explicamos cuáles son los pasos para delegar de forma efectiva.

Establece un entorno laboral favorable, en el que los colaboradores se sientan animados de participar en nuevos proyectos y exista un sentido de responsabilidad compartida frente a las metas de la organización.

Identifica el propósito de delegar una tarea y cuáles son aptas para ello. No cualquier actividad puede ser delegada, pues como gerente debes continuar planificando, dirigiendo y evaluando el desempeño, entre otras funciones claves.
Define el enfoque de delegación.

Puedes asignar tareas puntuales, proyectos completos o funciones específicas en las que necesitas apoyo.

Conoce las habilidades de los empleados y las que se requieren en cada actividad. Esto es fundamental para escoger el candidato más idóneo para llevar a cabo una misión.

Comunica de forma adecuada la asignación. Describe claramente la tarea, proyecto o función, precisa su propósito y explica cómo aporta al cumplimiento de las metas de la organización.

También hay que señalar expectativas, responsabilidades puntuales, plazos, indicadores, recursos y apoyos para el cumplimiento de esta.

Acuerda pautas para el seguimiento, monitoreo y retroalimentación de las tareas.

No basta con asignar; un buen líder debe supervisar que todo está desarrollándose según lo planeado y proveer retroalimentación continua.

Finalmente, sigue la principal recomendación de un experto: “Delega de forma más efectiva, no solamente con mayor frecuencia”.

¿Delegar o empoderar?

Mientras delegar implica que el líder continúa teniendo autoridad, control y decisión frente a un tema, el empowerment –una tendencia cada vez más popular en la actualidad– significa desplazar este poder al colaborador, dando mayor libertad y responsabilidad frente a la obtención de logros y resultados.

7 de agosto de 2017

CUALES SON LOS TIPOS DE ACOSO LABORAL EN COLOMBIA

La Ley 1010 del 2006 establece claramente qué es considerado acoso laboral en Colombia y cuáles son sus modalidades. El abogado y consultor Jairo Burgos de la Espriella nos explica cuáles son los puntos clave a entender cuando se trata de acoso en entornos laborales. 

¿Qué es?
Tal y como lo define la La Ley 1010 del 2006, “se entenderá por acoso laboral toda conducta persistente y demostrable, ejercida sobre un empleado, trabajador por parte de un empleador, un jefe o superior jerárquico inmediato o mediato, un compañero de trabajo o un subalterno, encaminada a infundir miedo, intimidación, terror y angustia, a causar perjuicio laboral, generar desmotivación en el trabajo, o inducir la renuncia del mismo”.

¿Cuáles son los tipos de acoso?

Según la legislación colombiana, existen seis modalidades de acoso laboral:

Maltrato: aquí se incluye cualquier acto de violencia contra la integridad física o moral, la libertad física o sexual, y los bienes del empleado, así como cualquier expresión verbal injuriosa o ultrajante que lesione su integridad, autoestima o sus derechos a la intimidad y al buen nombre.
Persecución: toda conducta cuyas características de reiteración o arbitrariedad induzcan al trabajador a renunciar, mediante la descalificación, la carga excesiva de trabajo y/o los cambios permanentes de horario que puedan producir en él desmotivación.
Discriminación laboral: trato diferenciado por razones de raza, género, edad, origen familiar o nacional, credo religioso, preferencia política o situación social que carezca de razonabilidad desde el punto de vista laboral. (*Este numeral fue modificado por el artículo 74de la Ley 1622 de 2013).
Entorpecimiento: acciones que tiendan a obstaculizar el cumplimiento de la labor o retardarla con perjuicio para el trabajador. Algunos ejemplos son la privación, ocultación o inutilización de los insumos, documentos o instrumentos para la labor, la destrucción o pérdida de información, el ocultamiento de correspondencia o mensajes electrónicos.
Inequidad laboral: asignación de funciones a menosprecio del trabajador.
Desprotección laboral: toda conducta tendiente a poner en riesgo la integridad y la seguridad del trabajador mediante órdenes o la asignación de funciones sin el cumplimiento de los requisitos mínimos de protección y seguridad para el empleado.

¿Cuál es el tipo de acoso más frecuente en Colombia?

De acuerdo con Jairo Burgos de la Espriella, abogado y consultor, el más común en Colombia es el del jefe hacia los empleados (es decir, vertical-descendente), que se manifiesta de diversas maneras, por ejemplo con exigencias exageradas en el trabajo y/o con hostigamiento del trabajador en el ejercicio de sus funciones o en su vida íntima.

¿Qué pueden hacer los empleados una vez identifiquen que están siendo ‘acosados’?
La sugerencia es activar los mecanismos previstos en la ley, informando de las conductas abusivas que recibe a las instancias pertinentes de la empresa, particularmente a los Comités de Convivencia Laboral.

Como líder, ¿qué cosas se deben tener en cuenta para controlar el acoso laboral en su equipo de trabajo?

Lo primero es que el líder debe dar buen ejemplo de respeto hacia sus empleados. Adicionalmente, tiene que promover una cultura organizacional sana, que se vea claramente reflejada en un adecuado ambiente de trabajo, en el que los colaboradores se sientan valorados y respetados, para que sean más productivos y tengan un mayor nivel de compromiso. El jefe también debe asegurarse del buen funcionamiento de las instancias laborales para prevenir y resolver los casos de acoso laboral, para que haya credibilidad y confianza, aspectos que fortalecerán la percepción de justicia y equidad en el trato.

¿Cuáles son las consecuencias del acoso laboral?
Legales: depende de cada caso, pero puede implicar indemnizaciones, el pago de una multa entre dos y diez salarios mínimos legales mensuales y pagarle a las EPS y ARP, el 50% de gastos generados a causa de enfermedades laborales, consecuencia del acoso constante.
Profesionales: el acoso mina la cultura organizacional, afecta negativamente la credibilidad del líder y la confianza en la empresa y estimula la fuga del buen talento. Nadie sensato quiere estar en una empresa en la que el acoso es una práctica constante.

Morales: el maltrato afecta la autoestima de la víctima y disminuye la motivación del empleado, incidiendo negativamente en su productividad.

5 de agosto de 2017

COMO LIDERAR PARA TRANSFORMAR LA EMPRESA

En 1985 Bernard Bass habló del liderazgo transformacional, que tiene bases de la propuesta de Burns (1978), donde se distinguen dos tipo de liderazgo: el transaccional y el transformacional.

El primero, centrado en el intercambio entre líder y seguidores, donde estos reciben un valor a cambio de su trabajo; y el segundo, que requiere trabajo más consciente del líder y de los seguidores.

Los líderes pueden presentar patrones de conducta que combinan elementos de diversos estilos de liderazgo, que incluye aspectos del transaccional y transformacional para conformar un todo que brinde como resultados la satisfacción de las necesidades de los individuos y del grupo.

A continuación, las ocho dimensiones que conforman la base del modelo:

Laissez – faire o dejar de hacer. No es un líder y ofrece muy poco en términos de dirección y soporte. Evita tomar decisiones, desordenado y permite hacer lo que les parece. Su frase: “Es indiferente si lo hace o no lo hace.”
Administración pasiva por excepción. Como laissez-faire, pero activo en las dificultades o errores que requiren atención. Evita cambios en el statu quo e interviene cuando las circunstancias son excepcionales. Su frase: “Si no se llevara a cabo…”
Administración activa por excepción. Pone atención a algunos problemas y tiene sistemas de monitoreo y control que le suministran alertas. Su desempeño es moderado. Su frase: “Si observo que no está haciendo algo…”
Reconocimiento contingente. Estilo transaccional clásico, establece objetivos claros y recompensas variadas. Esto significa que sus empleados alcanzarán los niveles de desempeño esperados, aunque no será fácil que “caminen el kilómetro extra”. Su frase: “Si se hace como se espera…”
Consideración idividual: incluye el ciudado, la empatía y el proveer retos y oportunidades para los otros. El líder es un escucha activo y comunicador fuerte. Es el primero de los estilos transformacionales. Su frase: “Me interesa que usted se desarrolle profesionalmente y haga carrrera en esta organización…”
Estímulo intelectual. Empodera a otros para que piensen acerca de los problemas y desarrollen sus habilidades. Estilo frecuentemente utilizado por los padres, pero menos común en organizaciones. Su frase: “¿Qué piensa hacer frente a…?”
Motivación e inspiración. Tiene la habilidad de motivar a la gente para alcanzar un desempeño superior, ya que es bueno para lograr esfuerzos extras y convencer. Crea la disposición para el cambio y alienta un amplio rango de intereses. Su frase: “Espero su mejor esfuerzo…”

Influencia idealizada o carisma. Tiene un sentido de propósito. (…) Percibidos como poseedores de un grado alto de moralidad, confianza e integridad. Está a la cabeza de las crisis y celebra el éxito. Su frase: “Si cree que es correcto, entonces…”

3 de agosto de 2017

MALOS HÁBITOS DE LOS EMPLEADOS

Desde interrumpir las labores para tomarse un café todas las mañanas, pasando por la procastinación hasta decir groserías en el entorno laboral, las costumbres pueden terminar perjudicando los resultados de una compañía.

¿por qué hacemos lo que hacemos en la vida y en los negocios? El 5% del trabajo de un líder es diseñar una gran estrategia empresarial y el 95% restante es tomar pequeñas decisiones, como por ejemplo, manejar la cultura organizacional y definir los incentivos para los colaboradores; eso automáticamente incide en la forma en la que ellos se comportan. Por eso, es importante identificar los malos hábitos de los empleados para transformarlos en algo positivo y, por ende, incidir en la productividad y en la sostenibilidad de la empresa.

Aquí, una lista de los 10 hábitos más dañinos que se tienen al interior de las compañías:

Procastinar: descuidar tareas pendientes, o dejar que se acumulen solo porque se es capaz de resolverlas sobre el deadline, puede tener un impacto negativo en el equipo, al hacer que otros compañeros deban trabajar más rápidamente y poner en riesgo el éxito del proyecto.
Chismes de pasillo: por lo general, la gerencia de recursos humanos de una compañía se refiere a los empleados negativos y chismosos como “un cáncer”. Sí, es verdad que siempre va a haber inconformidades de algún tipo o quejas –desde personales hasta laborales-, pero no hay por qué contaminar a los compañeros de trabajo, dándole vueltas al asunto, sino más bien acudir al jefe directo para manifestar las molestias; de lo contrario, en algún punto el líder tendrá que ‘exterminar’ esa conducta.
Impuntualidad: llegar tarde, tomarse media hora más al almuerzo o abusar de las pausas activas, denotan falta de interés, de cuidado por el puesto de trabajo y una actitud de complacencia.
Adicción a las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube, las redes sociales pueden ser grandes aliadas, pero ¿te has puesto a pensar cuántos minutos pierden en total al día, entrando a repasar las últimas actualizaciones? Eso afecta la concentración y por ende, la productividad.
Ineficiencia: el desorden y el exceso de socialización hacen perder mucho tiempo a la hora de ejecutar tareas y procesos, por lo que pueden terminar convirtiendo a un buen empleado en alguien ineficiente. Lo mejor es mantener la charla al mínimo durante las horas de trabajo, guardar el orden en el escritorio y establecer prioridades.
Reunión-‘itis’-: ya es catalogada como un síndrome en algunas empresas. A veces se pierden horas dialogando sobre un tema sobre el cual, por pugna de egos y opiniones, no se llega a ninguna conclusión. ¿Algunas recomendaciones para combatirlo? Fijar objetivos claros y realizar un acta al final para retomar aquellos aportes valiosos.
Correos y más correos: desde la forma hasta el fondo, los correos pueden decir mucho o muy poco y por ello hay que pensar bien antes de escribir uno. También se recomienda compilar la mayor cantidad de información en uno solo, en vez de dividir el mensaje en tres o cuatro partes.
Lobos solitarios: esos empleados que creen que pueden hacer todo por su cuenta son muy peligrosos para una compañía; claro que la independencia e individualidad son importantes, pero aprender a lidiar con el equipo, darles crédito y apoyarlos es fundamental en aras de mantener los estándares de productividad altos.
Berrinches: perder el control bajo una situación de mucho estrés puede enviar el mensaje equivocado de que un empleado no es capaz de sortear las crisis o mantener al día sus responsabilidades y esas son cualidades muy importantes. Si bien es difícil aprender a controlar el estrés, existen tácticas de meditación y relajación que pueden ser útiles en los momentos más decisivos. ¿Un consejo? Tomar un respiro y pensar siempre antes de actuar o hablar, para evitar el drama.
La imagen vale más que mil palabras: desde saber decir ‘buenos días’ o ‘gracias’, pasando por la manera en la que una persona saluda, o da un apretón de manos, hasta llegar al uso de minifaldas y transparencias, la imagen personal de cada uno
de los empleados es esencial a la hora de mantener en armonía el clima laboral. Las externalidades sí que pueden terminar afectando la percepción que tienen los jefes y demás colaboradores.

¿Una vez identificados, cómo minimizarlos?

Desde el mismo instante de la contratación, hay que dejar en claro los códigos de comportamiento y los valores de la organización, para que todas las partes estén alineadas: “Cuando cada quien sabe lo que tiene que hacer y existe un norte claro a nivel de empresa, el recurso humano cumple su rol, evitando que muchos de estos hábitos se presenten”, hay que cortarlos de raíz. “Son semillas que hacen mucho daño a la organización, entorpecen el crecimiento y cumplimiento de los objetivos. Lo que es peor es que se contagian y eso hay que evitarlo”. Como son resultado de un mal manejo en la cultura, el primer paso es trabajar por ella. “La cultura y los valores de las organizaciones son temas que no se negocian y el recurso humano debe adoptarlos; debe vivir con sentido de pertenencia y respetar todos los lineamientos de su empresa”, concluye.

1 de agosto de 2017

PROBLEMAS DE LA ADICCIÓN AL TRABAJO

La adicción al trabajo, como cualquier otra, es una enfermedad que debe tener un acompañamiento. El exceso de tiempo dedicado a las actividades laborales puede llegar a ser bien visto, pero es a la vez un enemigo silencioso de la productividad, la salud física y la estabilidad emocional del talento humano.

La adicción al trabajo se genera por que una persona se ve incompleta y pierde el equilibrio en las diferentes facetas de su vida (trabajo, diversión, salud, etc).

¿Cómo evitar que se presente este problema?
El error que detona este tipo de comportamientos parte del paradigma con el que estamos programados: “tener, para hacer, para luego ser”. Es importante que la organización desarrolle en sus colaboradores una cultura de bienestar en la que cada trabajador piense a partir del ser y de lo que lo inspira, de esta forma el resultado será una persona que se proyecta como líder. La clave es “trabajar el paradigma al contrario; primero definir quién es cada individuo y buscar desde la gerencia la manera de desarrollar ese ser; que los trabajadores encuentren en la organización un camino de realización y hallen también un balance de vida donde quepan sus demás facetas”.

La forma para evitar que existan adictos al trabajo está desde el desarrollo integral de la persona, entendiendo que es una responsabilidad de aquel que está liderando el equipo.

Síntomas de un adicto al trabajo
Como cualquier enfermedad, la adicción al trabajo presenta una sintomatología fácil de identificar en un colaborador:

·         Se comienza a enfermar de manera frecuente
·         Presenta conductas irascibles
·         Solo habla de trabajo
·         Se lleva trabajo para la casa, trabaja los fines de semana y le parece inadmisible que otras personas no lo hagan
·         Encuentra constante frustración porque hace mucho, pero los resultados no son tan buenos
·         Acumula periodos de vacaciones

Al identificar una persona con tendencia a la adicción al trabajo, es importante hablar con ella, ya sea que lo haga el superior directo o el área de RRHH, para hacerle caer en cuenta de que tiene un problema y así poder comenzar un proceso de recuperación.

Un mal negocio por donde se mire
Las consecuencias de un adicto al trabajo se ven en diferentes aspectos que van más allá de los resultados de la organización, en donde claramente repercute su comportamiento de forma directa:

Efectos en la salud: cansancio extremo, poca energía y poca capacidad de concentración.
Efectos del entorno familiar: sufren las relaciones de pareja y las relaciones con los hijos.
Abandono del grupo de amigos inmediato.

Frustración, que puede desencadenar en depresión por una sensación de vacío constante.

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios