29 de marzo de 2017

QUE PIENSA RICHARD BRANSON DEL PROCESO DE PAZ EN COLOMBIA

La marca Virgin la creó a los 15 años con su primer emprendimiento y la escogió debido a su inexperiencia en los negocios. Recuerda que tuvo dificultades para registrar la marca, pues en ese momento las autoridades la consideraban ruda.

El magnate inglés, reconocido por ser poco convencional al hacer negocios y por su activismo en temas sociales, aconseja a los empresarios comprometerse realmente con el proceso de paz y dejar atrás las excusas. Ve oportunidades en el sector bancario nacional, pues lo considera muy monopolizado.

Tiene más pinta de estrella de rock que de empresario y, sin embargo, es dueño de un emporio que factura US$24.000 millones al año. Tampoco es publicista, pero ha sido muy exitoso en las campañas de promoción de sus empresas, no solo por lo innovador y arriesgado, sino porque él mismo las ha protagonizado, cruzando océanos en bote y en globo.

Es disléxico, no terminó el bachillerato y a sus 66 años se ubica como el octavo hombre más rico de su país (el Reino Unido) y el número 268 del mundo, con una fortuna que, según la revista Forbes, llega a los US$5.000 millones.

Richard Branson es un millonario y un empresario fuera de lo común, que no solo ha acumulado dinero, sino que se ha convertido en una voz autorizada en temas sociales como la lucha antidrogas, la promoción del emprendimiento y la búsqueda de la paz.

A los 15 años creó la marca Virgin –nombre que nació por su inexperiencia en el mundo de los negocios–, bajo la cual tiene empresas en sectores diversos como banca, telecomunicaciones, aviación y hasta de viajes interestelares. En 2004 fundó Virgin Unite, una fundación que incuba programas para enfrentar problemas como el calentamiento global, la corrupción, el cuidado de los océanos, los derechos humanos y la paz, teniendo como base el emprendimiento.

Precisamente su trabajo en pro del bienestar de la humanidad lo trajo a Colombia a principios de febrero para recibir un premio en la Cumbre Mundial de Premios Nobel de Paz organizada por la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB). Dicho galardón se entrega a un artista o líder que haya realizado contribuciones significativas a la construcción de la paz y los derechos humanos. Anteriores galardonados han sido los músicos Bono, Peter Gabriel, Bob Geldof y Annie Lennox, y los actores George Clooney y Don Cheadle.

Según el presidente y Nobel de paz, Juan Manuel Santos, Branson fue elegido por ser un empresario internacionalmente admirado, que ha apoyado y alentado a emprendedores y pensadores brillantes en África y otras regiones del mundo. “Es un líder, un ejemplo para nuestros jóvenes, no solo por ser un hombre de negocios muy exitoso, sino que también ha utilizado ese éxito para el bien de los demás”, reiteró al entregarle el premio. Agregó el Jefe de Estado que la experiencia de Branson es muy valiosa para Colombia, pues uno de los aspectos más importantes en la construcción de la paz en el país será fomentar el espíritu empresarial y crear oportunidades para los jóvenes.

Justamente son los jóvenes uno de los principales focos de negocios de Branson, lo que es evidente en las campañas de su empresa de telefonía celular Virgin Mobile. Los jóvenes son también sus principales seguidores.

Antes de recibir el premio que le entregaron en el recinto de Corferias, se reunió con un grupo de jóvenes empresarios que le presentaron sus ideas de negocios y escucharon sus consejos. Ese mismo día, Branson conversó con Dinero sobre el proceso de paz colombiano, sus negocios y las expectativas en el país. Estas son sus ideas:

¿Qué lo llevó a interesarse por los temas de paz?
Comenzó cuando tenía 15 años. Me di cuenta de que el mundo era muy injusto y decidí dejar el colegio para iniciar mi campaña contra la guerra. Nos fuimos con mis amigos a la embajada americana en Londres e hicimos una de las mayores protestas de la época. En otras palabras, es un tema que está en mi sangre. Además, he tenido el privilegio de pasar tiempo con el arzobispo Desmond Tutu y ver cómo funciona su comité de reconciliación en Suráfrica; y también con Marjorie “Mo” Mowlam (política británica que fue clave en el fin del conflicto en Irlanda del Norte) y, a través del programa Elders (un grupo independiente de líderes globales que trabajan por los derechos humanos), hemos tratado de llevar la paz a diferentes lugares.

¿Cómo ve el proceso en Colombia?
He visto la miseria de Colombia desde hace muchos años. Hace como 20 estuve en Cartagena y vi los problemas en su momento más álgido, así que tengo idea de lo que ha sido el conflicto. Pero también estoy convencido de una enseñanza que aprendí del arzobispo Tutu sobre el poder del perdón. Tuve una gran batalla con British Airways pues intentaron sacarnos del negocio, pero al final les ganamos en una corte y, luego del fallo que nos dio la razón, lo primero que hice fue buscar al presidente de la junta directiva de British y lo invité almorzar. Nos dimos un abrazo y con el tiempo nos volvimos amigos. El perdón es bueno para ambas partes. Es difícil, pero vale la pena.

¿Cuál debe ser el papel de los empresarios en los procesos de paz?
Ustedes están en un proceso de reconciliación que es difícil, pero es justamente ese proceso de perdón el que debe ser apoyado por todos los líderes de negocios. Y esto no solo significa decir que respaldan la idea, sino que, si tienen posiciones en las que pueden darles una mano a los excombatientes de las Farc, deben hacer el esfuerzo de ayudarlos de verdad. Por ejemplo, nosotros en Inglaterra en Virgin tenemos la política de contratar exconvictos y animamos a otras compañías a que hagan lo mismo. Hasta ahora ninguno de estos exprisioneros que trabaja con nosotros ha reincidido. Ha sido un programa fantástico. Si uno le da a la gente un trabajo decente, tiene mucho más impacto para resolver el proceso de paz que cualquier otra cosa. Es un tema clave para que en los próximos meses y años las cosas funcionen bien.

Su compañía, Virgin Mobile Colombia, ¿va a contratar excombatientes de las Farc?
Estamos totalmente de acuerdo con esa política y cuando estuve aquí la última vez lo discutimos con la gerencia. No sé si ya se está implementando, pero sí es un tema que nos interesa y, si aún no lo han hecho, definitivamente lo van a hacer a futuro, tenemos que dar ejemplo.

N. de la R.: Al consultar a la empresa en Colombia respondieron estar pendientes de las reglamentaciones del proceso de reinserción de los excombatientes para vincularlos de alguna manera.

¿Qué hacer con los empresarios que dicen querer colaborar, pero que no pueden contratar excombatientes dado que no tienen la formación necesaria para los empleos que ofrecen?
Eso puede ser cierto, pero en todas las empresas se puede entrenar a la gente para los cargos que se requieren. Hay algunos puestos muy básicos donde puede entrar cualquier persona.

Muchos empresarios en Colombia le temen al cambio, pues ya estaban acostumbrados a hacer negocios en medio del conflicto, ¿cómo hacer para que superen ese miedo?
Ellos deberían recordar que hace muy pocos años su mayor temor era que los secuestraran las Farc. Empresarios y familias en Colombia fueron muy afectados por ese flagelo, que es horrible. Yo no cuestiono que tengan miedos, pero lo que hay que hacer es ayudarle al Gobierno, para que el proceso de paz sea un éxito y todos se van a beneficiar.

¿Para qué cree que sirven los encuentros de Nobeles de Paz?
Actualmente en el mundo, con Donald Trump tomándose América y con el brexit ocurriendo en Inglaterra y poniendo en riesgo a la Unión Europea, los laureados con el Nobel de Paz deben denunciar lo que está pasando. Deben ser escuchados y defender la democracia y los derechos humanos, así como atacar a los fascistas y a los dictadores, que a este paso van a poner el mundo al revés. Eventos como la Cumbre de Nobeles de Paz sirven para unir esfuerzos y hacer una sola voz para aprender de los demás y ver cómo podemos ayudarlos.

Y dado que a los colombianos les gusta la marca Virgin, ¿es posible que traiga otro de sus negocios al país?
Hay unas industrias interesantes que podemos mirar a futuro; por ejemplo, ustedes tienen una industria bancaria monopolística y eso es algo que nos gustaría mirar. Sin embargo, por ahora no hay ningún plan concreto.

A usted generalmente le gusta reunirse con jóvenes, ¿qué les dice?

No es mucho lo que yo les tengo que decir, es más lo que tengo que aprender de ellos. Creo que eso es lo que debería hacer la mayoría de gente de mi edad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios aqui:

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios