15 de mayo de 2017

COLOMBIA APOSTANDO POR UN NUEVO MODELO DE DESARROLLO ECONÓMICO

Colombia está apostando por un nuevo modelo de desarrollo económico en el que los temas ambientales son entendidos como una oportunidad.

Colombia le está apostando a un nuevo modelo de desarrollo económico en el que los temas ambientales y fenómenos como el cambio climático son entendidos como una oportunidad para hacer las cosas de manera distinta, que permita generar ventajas comparativas y competitivas para el país.

Desde el mundo del desarrollo inmobiliario, entendemos que en nuestra labor transformamos el paisaje, y se debe ser muy cuidadoso en cómo hacerlo para que las condiciones del entorno se traduzcan en oportunidades económicas que ofrezcan calidad de vida para las personas, integrando de esta manera los componentes social, ambiental y económico.

La forma para lograrlo empieza desde la concepción de los diseños y la planeación, en los cuales se deben tener en cuenta el concepto moderno de colaboración entre el medio ambiente y el ser humano.

Incorporar en la planeación no solo los aspectos funcionales y prerrequisitos, sino hacerlo de forma que se aprovechen al máximo los recursos naturales que están en el lugar del desarrollo, de manera que el valor competitivo de la tierra y del proyecto en sí, crezcan, es una condición innovadora que responde a las necesidades del país, según los lineamientos del Crecimiento Verde.

Antes era una solución de techo y paredes para una familia, se construía artificialmente una ciudad. Esto ha cambiado, pues ahora se debe diseñar considerando el entorno, tomando los accidentes geográficos como parte inicial y natural del desarrollo, lo que ha resultado en la generación de grandes urbes sostenibles. Un ejemplo es Berna (Suiza), una metrópoli en crecimiento, referente por su concepción sostenible e innovadora.

La racionalidad económica está sustentada desde la competitividad empresarial y debe ser soportada por tres ejes fundamentales. La sociedad civil, que debe incrementar su exigencia como consumidor para seleccionar solo aquellos productos y servicios que sean conscientes de su impacto y ofrezcan soluciones u opciones que respeten y protejan el medio ambiente. El Estado, que debe ser consciente de la importancia de la planeación y diseño sostenible, sobre todo en momentos de proponer los Planes de Ordenamiento Territorial de las diferentes zonas, así como de facilitar los procesos de forma eficiente para invitar a más empresarios a construir de manera sostenible. Por último, el sector privado debe asumir con mayor compromiso el rol que juega ante el cambio climático y participar de las estrategias como Crecimiento Verde, que afectan directamente el capital de recursos naturales del país.


Construir sostenible y con conciencia del uso responsable de los recursos es rentable no solo por sus ahorros en consumo energético y de agua, sino porque potencializa y valoriza los espacios desarrollados al proponer una oferta competitiva, que responde a las necesidades y demandas del mundo actual, que exige un compromiso con el impacto y la huella que dejamos desde las empresas e industrias. Estoy hablando del valor compartido que trabaja por integrar las necesidades sociales, las oportunidades de negocios y el medioambiente de manera responsable, logrando un impacto positivo para la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios aqui:

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios