2 de enero de 2017

LA NEUROGERENCIA ES UNA NUEVA FORMA DE GERENCIAR



El cerebro es un órgano del cuerpo, del cual solo explotamos un 10% de su capacidad total. La herramienta conocida como ‘neuromanagement’ permite aumentar esta capacidad, conociendo y potencializando los procesos neurofisiológicos implicados en la gerencia.

Cada parte de nuestro cuerpo cumple diferentes funciones, así como el corazón bombea la sangre para mantenernos vivos, el cerebro tiene el papel de reconocer, aprender y codificar información. Uno de los papeles fundamentales que cumple este órgano en nuestro organismo es la aceptación y manejo de procesos inesperados, y a partir de esto, tratar de mejorar la capacidad de respuesta rápida y maximizar los beneficios que se pueden obtener.

De esto se trata la neurogerencia, una herramienta que está llegando a las grandes empresas para explorar e implementar los impulsos intelectuales y emocionales del cerebro que están relacionados con la dirección y gestión organizacional, aplicando los conocimientos de la neurociencia.

Gerenciar desde la neurociencia permite que, usando los propios elementos de tu cerebro, se aumente la eficacia a la hora de tomar decisiones, desarrollar inteligencias múltiples tanto en el gerente como en la empresa, potencializar la capacidad de negociar, desarrollar distintas competencias, y actuar en lo inmediato, ya que el pensamiento de esta herramienta es que no existen soluciones generales, debes idear soluciones específicas para cada situación, porque lo que te puede servir hoy, mañana ya estará obsoleto.

Para un gerente que aplique la neurogerencia, es importante ser consciente de la forma en la que se puede interpretar las situaciones, ya que esto es fundamental para la ejecución de acciones estratégicas, al igual que entender los procesos de aprendizaje de cada directivo o colaborador, pues conjugando ambas acciones, se maximiza la efectividad.

Según la neurociencia, el cerebro tiene varios tipos de respuesta y estas dependen del hemisferio que más utilice cada persona. El izquierdo da un pensamiento lógico, técnico, concreto y pendiente de lo general, mientras que el derecho es más creativo, y atento a lo específico. La neurogerencia nace de estas diferencias de cada hemisferio y de la capacidad de respuesta de los individuos a través de ellos.

La gran diferencia con la simple gerencia, es que la neurogerencia no se enfoca en ninguna teoría sobre liderazgo, sino más bien en el aprovechamiento al máximo del cerebro individual y organizacional, para una mejor toma de decisiones.

Esta herramienta, muy reciente todavía y que considera al cerebro como una “caja negra”, llega a las organizaciones a ser una aliada más en la compresión del accionar de los seres humanos en determinados momentos, y llegará a convertirse en esencial para un buen desempeño y manejo de coyunturas inesperadas dentro de la empresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios aqui:

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios