1 de agosto de 2017

PROBLEMAS DE LA ADICCIÓN AL TRABAJO

La adicción al trabajo, como cualquier otra, es una enfermedad que debe tener un acompañamiento. El exceso de tiempo dedicado a las actividades laborales puede llegar a ser bien visto, pero es a la vez un enemigo silencioso de la productividad, la salud física y la estabilidad emocional del talento humano.

La adicción al trabajo se genera por que una persona se ve incompleta y pierde el equilibrio en las diferentes facetas de su vida (trabajo, diversión, salud, etc).

¿Cómo evitar que se presente este problema?
El error que detona este tipo de comportamientos parte del paradigma con el que estamos programados: “tener, para hacer, para luego ser”. Es importante que la organización desarrolle en sus colaboradores una cultura de bienestar en la que cada trabajador piense a partir del ser y de lo que lo inspira, de esta forma el resultado será una persona que se proyecta como líder. La clave es “trabajar el paradigma al contrario; primero definir quién es cada individuo y buscar desde la gerencia la manera de desarrollar ese ser; que los trabajadores encuentren en la organización un camino de realización y hallen también un balance de vida donde quepan sus demás facetas”.

La forma para evitar que existan adictos al trabajo está desde el desarrollo integral de la persona, entendiendo que es una responsabilidad de aquel que está liderando el equipo.

Síntomas de un adicto al trabajo
Como cualquier enfermedad, la adicción al trabajo presenta una sintomatología fácil de identificar en un colaborador:

·         Se comienza a enfermar de manera frecuente
·         Presenta conductas irascibles
·         Solo habla de trabajo
·         Se lleva trabajo para la casa, trabaja los fines de semana y le parece inadmisible que otras personas no lo hagan
·         Encuentra constante frustración porque hace mucho, pero los resultados no son tan buenos
·         Acumula periodos de vacaciones

Al identificar una persona con tendencia a la adicción al trabajo, es importante hablar con ella, ya sea que lo haga el superior directo o el área de RRHH, para hacerle caer en cuenta de que tiene un problema y así poder comenzar un proceso de recuperación.

Un mal negocio por donde se mire
Las consecuencias de un adicto al trabajo se ven en diferentes aspectos que van más allá de los resultados de la organización, en donde claramente repercute su comportamiento de forma directa:

Efectos en la salud: cansancio extremo, poca energía y poca capacidad de concentración.
Efectos del entorno familiar: sufren las relaciones de pareja y las relaciones con los hijos.
Abandono del grupo de amigos inmediato.

Frustración, que puede desencadenar en depresión por una sensación de vacío constante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios aqui:

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios