16 de octubre de 2016

PORQUE QUIEREN REINVENTAR INTERNET




EL CREADOR DE INTERNET

Un grupo de expertos en informática se reunieron en San Francisco para hablar sobre la web.

Hace 27 años, Tim Berners-Lee creó la World Wide Web como un instrumento para que los científicos encontraran información. Desde entonces se ha convertido en el medio de conocimiento, comunicación y comercio más poderoso del mundo; sin embargo, eso no significa que Berners-Lee esté contento con todas las consecuencias que ha traído.

Controla lo que la gente ve, crea mecanismos de interacción entre las personas”, opinó sobre la web moderna. “Ha sido algo estupendo. Pero espiar, bloquear sitios, reeditar el contenido de las personas, direccionar a sitios web equivocados, eso socava totalmente el espíritu de creación”.

Por esto, hace poco Berners-Lee se reunió en San Francisco con algunos de los científicos más importantes del mundo de la informática, incluido Brewster Kahle, jefe del Internet Archive (sin ánimo e lucro) y activista de internet, para hablar sobre una nueva etapa para la web.

La World Wide Web se ha convertido en un sistema que en algunas ocasiones se encuentra sujeto al control de gobiernos y empresas. Países como China pueden bloquear ciertas páginas web y los servicios en la nube como Amazon Web Services tienen gran influencia.

Así que los científicos se preguntaron qué pasaría si pudieran emplear tecnologías más modernas, como el software usado en las monedas digitales o la tecnología para compartir música entre usuarios, para crear una web más descentralizada, más privada, con menos control de la administración pública y las empresas y un cierto nivel de permanencia y confiabilidad.

“La historia de un país ahora se gesta en la web”, afirmó Vinton G. Cerf, otro fundador del internet y evangelizador en jefe de internet en Google, en una entrevista por teléfono antes de dar su discurso en la conferencia. “Las personas creen que hacer cosas digitales significa que durarán para siempre, pero por ahora no es así”.

El proyecto está en sus primeras etapas, pero las conversaciones —y el calibre de las personas involucradas— demuestran que la ruta que ha tomado la World Wide Web en los últimos años ha provocado ansiedad entre algunos expertos.

Existe preocupación, por ejemplo, por las revelaciones de Edward J. Snowden sobre la manera en que la web ha sido usada por los gobiernos para espiar y además, muchas personas se están dando cuenta de que empresas como Amazon, Facebook y Google se han convertido en los guardianes de nuestros perfiles digitales.

En la Cumbre para una Web Descentralizada, Berners-Lee, Kahle y otros expertos participaron en una lluvia de ideas para pensar en nuevas maneras para que los sitios web tengan una difusión amplia sin el control estándar de un ordenador que funcione como servidor web. También hablaron sobre la forma de guardar datos científicos sin tener que pagar tarifas de almacenamiento a empresas como Amazon, Dropbox o Google.

Además, surgieron propuestas para lograr mayor privacidad y fiabilidad, en especial mediante un proceso de encriptación más sofisticado en varios nodos de la web y un proceso de archivo más avanzado. Eso dificultaría la censura del contenido.

“Edward Snowden nos mostró que con la web construimos, sin darnos cuenta, la red de vigilancia más grande del mundo”, dijo Kahle, uno de los organizadores del evento. “China puede impedir que las personas que se conectan lean algunas cosas y algunos grandes proveedores de servicios tienen hoy la capacidad de determinar gran parte de lo que ves. Tenemos capacidad para cambiar todo eso”.

Muchas personas confunden los servicios en línea de internet con la web, pero técnicamente son muy diferentes. Internet es una infraestructura de interconexión en la que dos máquinas distintas pueden comunicarse de varias maneras y una red local de ordenadores puede conectarse con otras redes.

La web, por su parte, es un medio popular para acceder a la red de redes. No obstante, debido a la manera en la que se crean, manejan y nombran las páginas, la web no está completamente descentralizada. Si se retira algún servidor, cierta página web ya no estará disponible. Los vínculos a las páginas pueden dañarse con el tiempo. Los sistemas de censura, como el firewall chino, eliminan el acceso a mucha información para una gran cantidad de gente. Y a través de las direcciones de internet, los gobiernos y empresas pueden hacerse una idea de quién está leyendo qué páginas.

De alguna manera, el esfuerzo por modificar la tecnología para la creación de la web constituye una especie de relato sobre un joven que alcanza la madurez. Berners-Lee creó la World Wide Web como una herramienta para los científicos mientras trabajaba en el CERN, la Organización Europea para la Investigación Nuclear. Actualmente, la web sigue operando con tecnologías del viejo mundo.

Consideremos los pagos, por ejemplo. En muchos casos, las personas pagan por productos en línea con la información de su tarjeta de crédito, algo no muy distinto a entregar la tarjeta a un comerciante para que haga el cargo.

Los expertos informáticos debatieron sobre modalidades en que las nuevas tecnologías de pago podrían incrementar el control del individuo sobre el dinero. Por ejemplo, si los usuarios se acostumbran al sistema de contabilidad de monedas digitales, un músico podría vender discos sin intermediarios como lo hace iTunes de Apple. Los nuevos sitios podrían ser capaces de contar con un sistema de micropagos para leer un solo artículo, en lugar de depender de la publicidad de la web para conseguir dinero.

“Hoy en día, las ganancias por publicidad son el único modelo de web para muchos”, afirmó Berners-Lee. “La gente asume que los consumidores de hoy tienen que lidiar con la maquinaria de la publicidad si quieren conseguir las cosas ‘gratis’ incluso cuando están horrorizados con lo que pasa con sus datos. Imagina un mundo donde pagar por las cosas fuera fácil para ambos lados”.

El movimiento para cambiar la manera en que la web está construida, igual que la sorprendente cantidad de charlas sobre tecnología, tiene una dimensión casi religiosa.


Algunos de los participantes son firmes partidarios de la privacidad y han creado métodos para construir sitios que no pueden ser detectados. Cerf comentó que le preocupaba el anonimato extremo, aunque creía que la manera en que las monedas digitales registran de forma permanente las transacciones podría usarse para que la web sea más fiable.

Sin embargo, no todas las grandes figuras están de acuerdo en que la web necesite descentralizarse.

“La web ya está descentralizada”, afirmó Berners-Lee. “El problema es el dominio de un motor de búsqueda, de una gran red social, de un Twitter para el microblogueo. No tenemos un problema de tecnología, tenemos un problema social”.

Uno que, quizá, se pueda resolver con más tecnología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios aqui:

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios