10 de septiembre de 2016

IMPACTO DEL PROCESO DE PAZ EN LA ECONOMÍA COLOMBIANA


La economía Colombiana verá el potencial que estaba frenado por la guerra
El escritor británico John Carlin habla sobre el proceso de paz y su impacto positivo en la economía

John Carlin –escritor británico especialista en temas de liderazgo y negociación política– afirma que el proceso de paz acelerará el crecimiento económico colombiano porque los inversionistas nacionales y extranjeros ven oportunidades más claras que en medio de la guerra.

El autor es un conocedor de procesos de paz como el de Sudáfrica y El Salvador, e intervendrá en el Congreso de Confecámaras, que se inicia mañana en Cartagena.

El conocimiento del proceso de paz en Sudáfrica lo hizo cercano a Nelson Mandela, y su libro El factor humano: Nelson Mandela y el partido que salvó a una nación, ha inspirado películas sobre la paz.

¿La paz llevará a un mayor crecimiento económico en Colombia?
Sí, y los inversionistas locales y de otros países mirarán a Colombia con otros ojos y verán el potencial que antes estaba inevitablemente frenado por la continuidad de la guerra. Sin embargo, de repente la economía se derrumba y la del mundo también, y ello será porque ningún país opera aislado de los demás. No obstante, es razonable pensar que uno de los beneficios de la paz será una economía más boyante.

¿Los procesos de paz deben conducir a una participación política y económica inmediata de antiguos grupos armados?
Lo curioso en la experiencia de otros países es que una vez que la gente llega a los acuerdos de paz y se firman, la normalidad política se logra rápidamente cuando lo habitual sería que se demorara. La experiencia de otros países es que se puede llegar a una nueva realidad y a convivencia política en una velocidad inimaginable.

¿Habrá efectos para Latinoamérica por el acuerdo en Colombia?
Es un tema esencialmente de los colombianos. Sin embargo, al tener el apoyo de los países vecinos, debe ser positivo para ellos también en lo político, económico y social. Creo que el proceso servirá de ejemplo y de modelo para futuros intentos de lograr la paz en otros países en los cuales pueda haber conflicto en un futuro.

¿Cómo se aplica el liderazgo a la negociación política y al manejo económico?
El liderazgo es netamente importante en cualquier país y actividad, pero más en una situación con cierta volatilidad como la colombiana. Por ello, hay un trabajo de convencimiento y liderazgo político para convencer a la gente de que reme en la misma dirección.

¿El cierre de las negociaciones con las Farc es reflejo de liderazgo del Gobierno?
Sin duda lo es porque ha tenido un equipo, el que ha trabajado durante cuatro años, y, si no me equivoco, todos los procesos de paz en otros países que conozco mejor que Colombia siempre son tremendamente complicados. Para que los procesos de paz progresen debe haber un elemento de perdón, y, claro, eso es muy difícil para mucha gente, especialmente la que ha vivido en carne propia los errores de la guerra. Inevitablemente, siempre es el tema más importante de un proceso de paz, antes que los detalles técnicos de entrega de las armas. El liderazgo y una gran habilidad negociadora son importantes en este tipo de situaciones, y es ponerse en la piel del adversario lo que siempre es muy difícil porque cada uno tiene sus prejuicios y la subjetividad.

¿Es normal que haya una alta oposición?
En lo esencial siempre hay cosas en común, y me remito a lo que estaba diciendo ahora, que es el tema del perdón o de la amnistía o como lo quieran llamar. Ello siempre es lo más complicado porque hay gente que dice que hay traición a la patria al conceder el perdón a gente que, según muchos, no se la merece. Una condición para que los procesos de paz prosperen, lamentablemente, es que no se dé una justicia perfecta. Por ello hay que aceptar una justicia imperfecta en beneficio del bien común. Los que se aferran a la vida de una justicia perfecta, desde mi punto de vista, es gente que vive más en el pasado, como bañándose en los resentimientos. Los argumentos son perfectamente justificados, pero hay que apartarlos para poder pensar en el futuro.

¿Es normal que se someta a plebiscito un acuerdo de paz?

Esto para mí es algo nuevo y es una jugada algo arriesgada. Y lo digo como alguien que ha vivido muy de cerca al plebiscito por el brexit, en el Reino Unido. En esas situaciones, la gente es manipulable por las emociones, y el populismo puede tener un impacto fuerte. En los otros países que he conocido siempre ha habido grupos que se resisten, pero por lo general ha habido un abrumador apoyo de las poblaciones y no se ha visto la necesidad de celebrar un plebiscito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios aqui:

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios