8 de octubre de 2015

LA SIGUIENTE CRISIS COLOMBIANA


La predicción de las crisis económicas es tal vez uno de los yugos más grandes que tiene un economista, de hecho se podría considerar como una palabra prohibida. Es demasiado costoso en términos reputacionales equivocarse, sin hablar de las posibles consecuencias legales de equivocarse, pero el costo social de no predecirlas es mucho mayor.

La siguiente crisis económica colombiana huele a petróleo.

Después de la crisis de finales del siglo XX el país emprendió una campaña en la que le apostó todo al petróleo. Hasta hace poco fue una estrategia que funcionó bien pues durante los últimos 13 años el sector de hidrocarburos representó más del 30% de los ingresos a la nación. Pese a que la mayoría de los informes y recomendaciones de entidades internacionales advertían sobre la necesidad para Colombia de diversificar su economía el Gobierno no desistió de su iniciativa.

Al igual que lo sucedido con la crisis de finales del siglo XX, serán una combinación de factores los que se gestarán y producirán la siguiente crisis colombiana. Todos ya se están desarrollando, y no se sabe hasta qué punto se puede intervenir.

Además, en un informe de coyuntura macroeconómica, JP Morgan también advirtió que la economía colombiana experimentará una desaceleración en los próximos dos años, pronosticando que el país sólo crecerá 3,3% en 2015 y 2,8% en 2016. Una estimación similar a la que hacen entidades locales, como el Banco de la República y Anif, que proyectan que este año el PIB se incrementará 3,6 y 3,8%, respectivamente.

No es una problemática exclusiva de Colombia, al analizar el crecimiento de América Latina junto con los cambios porcentuales del precio del petróleo, se encuentra que durante los últimos 20 años desplomes en la cotización del crudo WTI superiores a 24% han provocado en todos los casos recesiones económicas en la región.

Todo indica que el petróleo seguirá bajo por los próximos años. La guerra de precios que Arabia Saudita está librando contra la costosa industria del  fracking estadounidense, solo rentable bajo precios por encima de los US$70, advierte que se podrían venir más bajas en el precio del crudo.

Es claro que “reducir la producción no beneficia a los productores de la OPEP, sea cual fuere el precio. Aunque baje a US$20, US$40, US$50 o US$60, no es pertinente” recortar la oferta, declaró Ali al Nuaimi, ministro de Petróleo de Arabia Saudita, en una entrevista al Middle East Economic Survey.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios aqui:

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios