19 de marzo de 2015

COMO AFECTA A RUSIA LA BAJA EN LOS PRECIOS DEL PETROLEO


Varias figuras prominentes de la economía alemana se reunieron en verano con Igor Ivanovich Sechin, de 54 años y presidente de Rosneft, el principal consorcio estatal ruso. Un hombre poderoso, probablemente el más poderoso después de Putin. Lo llaman el Zar de la Energía, pero también Darth Vader.

Sechin sirvió en el KGB, al igual que Putin. Luego estuvo a sus órdenes como jefe de gabinete. Bajo su dirección, la empresa estatal Rosneft, en situación de bancarrota fáctica, se convirtió en el principal contribuyente a las arcas públicas rusas y en uno de los mayores exportadores de petróleo del mundo.

Prácticamente el 50 por ciento de los ingresos por exportaciones rusas proceden de la venta de petróleo. Se puede decir que Sechin es el hombre que hace posible el poder de Putin. Y Putin necesita un precio del petróleo de al menos 95 dólares el barril, 40 dólares por encima del actual, para mantener su estado. Esa mañana de verano a orillas del Wannsee, Putin ya se ha anexionado Crimea, y en Ucrania acaba de empezar la guerra.

Europa y Estados Unidos han impuesto sanciones, medidas que afectan también a la industria petrolera rusa. La presencia de Igor Sechin está pensada como una señal, como una medida para transmitir confianza... por ambas partes.

Sechin anuncia que necesita dinero, tecnología, equipos de perforación, todo lo que las sanciones le niegan. Los viejos campos petrolíferos siberianos cada vez producen menos. Y extraer petróleo de unos pozos casi agotados se hace cada vez más laborioso y caro; tienen que buscarlo en lugares más remotos, incluso en pleno Ártico. Algo que solo resulta rentable con un precio del petróleo muy alto.

A finales de septiembre, Rosneft anunció que se había encontrado petróleo en el mar de Kara. Pero entonces los socios americanos comunicaron que abandonaban el proyecto. La conquista del Ártico quedaba aplazada sine díe.

Rusia necesita el petróleo, sin él no tiene futuro. Se ha perdido la oportunidad de modernizar el país, de diversificar su economía. «La 'burbuja Putin' está explotando», afirma el economista Paul Krugman.

Las reservas de divisas disminuyen a toda velocidad, la fuga de capitales se ha doblado. La inflación alcanzará este año el diez por ciento. En Moscú se culpa a Occidente de la caída del precio del petróleo. La teoría de la conspiración está a la orden del día. Si todo sigue así, los expertos temen que la economía rusa no tarde en colapsar... con consecuencias imprevisibles para el resto del mundo. El riesgo de que la crisis se salga de control es demasiado grande.

-Las compañías petroleras financian al Estado. Sus nueva explotaciones, como la de la región ártica de Pechora, son cada vez más costosas.

-282.000 millones de dólares reportaron las exportaciones de petróleo en 2014.

-40 dólares más por barril necesita Putin para cubrir los Presupuestos del Estado.


-44 dólares es lo que cuesta extraer un barril de petróleo en Rusia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios aqui:

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios