30 de abril de 2015

LA ECONOMÍA BRASILEÑA VA DE MAL EN PEOR


La asediada presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, recibió más malas noticias económicas, con un informe del gobierno que muestra un aumento en la inflación y otro prediciendo una desaceleración en el crecimiento y un aumento en la inflación.

La tasa de desempleo de Brasil subió a 5,9% en febrero, su cifra más alta en casi dos años, según la agencia de estadísticas del país. Mientras tanto, el banco central calculó que el producto interno bruto se contrajo 0,1% en 2014 y predijo una contracción de 0,5% para este año, a la vez que revisó su cálculo de inflación para 2015 al alza, a 7,9%.

La perspectiva negativa del banco central probablemente sea reforzada, cuando la agencia de estadísticas publique el informe oficial del PIB del país para el cuarto trimestre y el año 2014. Los economistas calculan que la agencia de estadísticas reportará que el PIB no creció con respecto al año previo.

Las cifras se conocen en momentos en que Rousseff enfrenta resistencia de sus aliados en el Congreso a sus propuestas de austeridad económica. El ministro de Hacienda, trabaja para reducir el déficit presupuestal del país incrementando los impuestos y reduciendo el déficit, medidas que podrían desacelerar aún más a la economía.

Un debilitamiento de la economía es particularmente duro para Rousseff, ya que ella también lucha contra un profundo escándalo de corrupción que involucra a la petrolera estatal Petrobras.

Atravesamos un ajuste económico, dijo un economista de Gradual Investimentos en São Paulo. “Pero estamos al principio y se va a poner peor antes que comience a mejorar”.

Un informe mostró que la confianza de los consumidores brasileños en marzo tocó su punto más bajo desde la creación del indicador en 2005.

No obstante, no todo han sido malas noticias para Rousseff. La agencia calificadora Standard & Poor’s dijo que mantuvo la calificación de crédito de Brasil en grado de inversión con una perspectiva estable. Algunos temían que S&P rebajara la calificación del país, pero la firma citó el plan económico como su razón para no hacer cambios y dijo que espera que la presidenta y el Congreso continúen apoyándolo.

Sin embargo, El informe de empleos fue otro mal augurio para la presidenta. El crecimiento económico de Brasil se ha desacelerado marcadamente desde que se expandió 7,6% en 2010. En los años posteriores, la tasa de desempleo se había mantenido cerca de niveles históricamente bajos, lo que le daba a la presidenta un logro importante del cual presumir y le ayudó a ganar unas elecciones reñidas en octubre pasado.

Con el desempleo comenzando a subir, desde 4,3% en diciembre a 5,3 en enero, Rousseff podría estar perdiendo una de las pocas ventajas políticas que le quedan.

Mientras tanto, el informe sobre inflación y la economía del banco central, mostró que la perspectiva del banco sobre la economía se ha oscurecido considerablemente. La contracción prevista del PIB de 2014 fue una revisión respecto al informe anterior, publicado en diciembre, que calculaba un crecimiento de 0,2%.


De igual manera, el banco central pasó de la predicción anterior de un crecimiento de 0,6% para el año a septiembre de 2015 a calcular una contracción de 0,5% durante todo 2015. Si la estimación del banco para 2014 y la predicción de 2015 son correctas, sería la primera vez en décadas en la que el país se contraería por dos años consecutivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios aqui:

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios