19 de junio de 2015

CONSEJOS PARA CONTROLAR LAS CUENTAS Y NO PERDER DINERO


Ahorrar no es solamente guardar mensualmente algo de dinero sin tener conocimiento de cuánto hay, sino también se debe tener conciencia de qué cantidad se gasta y en qué se emplea este dinero.

Esta es una serie de consejos para tener una visión general de los gastos, ya que "el ahorro comienza teniendo el control de las cuentas y sabiendo en qué empleamos cada peso", han asegurado desde la entidad.

El hábito del ahorro debe iniciarse con la toma de conciencia de la unidad económica, bien sea esta unipersonal o una familia numerosa. Es necesario conocer cuánto dinero se ingresa y desde este punto adaptar el gasto a las posibilidades. Una asimilación que debe pasar por cada uno de los miembros de la unidad familiar.

Una vez adaptados a la economía, se deben analizar pormenorizadamente los gastos y los ingresos. Una buena opción es utilizar una hoja de cálculo, una herramienta muy útil a nivel doméstico para llevar el control de gastos mensuales, ya que permite hacer un listado de conceptos y cantidades que se sumarán a final de mes. No es un programa difícil de utilizar e, incluso, en internet se pueden encontrar numerosos modelos para llevar las cuentas familiares.

Además, existen aplicaciones o programas desarrollados con el fin de ayudar a gastar menos o hacerlo de una forma más eficiente.  En el mercado hay variedad de aplicaciones que sirven como programa contable. Es cuestión de buscar y elegir la que más se adapte a las necesidades.

El siguiente paso sería crearse una disciplina para conocer en qué se emplea cada peso. Para ello es necesario apuntar absolutamente todo o al menos intentar recopilar toda la información posible. Un método recomendado es guardar los recibos de todos aquellos gastos realizados y al final de semana o del mes introducir esa información en la hoja de control de gastos. Así se puede saber cuánto se ha gastado, en qué concretamente, clasificar los gastos por categoría y, de este modo, saber cuáles son aquellos excesos sobre los que se debe recortar para conseguir ahorrar a final de mes.

Por esta razón, es fundamental conocer la prioridad que tiene cada tipología de gasto de la contabilidad familiar, por lo que se podrían clasificar como obligatorios, recomendables y prescindibles. Es una forma clara de ver qué se puede posponer para otro mes en el que la economía familiar vaya menos ajustada.


En definitiva, el ahorro comienza con el control de las cuentas. Por esto, si de joven no se ha adquirido el hábito del ahorro (por ejemplo, guardando parte de la paga semanal o de los regalos de Navidad o de cumpleaños), es más complicado hacerlo más adelante, pero no es imposible, nunca es tarde; es necesario tomar conciencia cuánto antes y poner una solución. Y tener en cuenta estas recomendaciones pueden ser el primer paso para mejorar la economía personal y familiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios aqui:

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios