3 de julio de 2015

ERRORES FINANCIEROS QUE PUEDE ESTAR COMETIENDO


Si cree que está tomando las mejores decisiones posibles con su dinero, reconsidere.

Todos nos vemos a nosotros mismos como consumidores e inversionistas racionales que optimizamos el uso del dinero que ganamos con el sudor de nuestra frente. Pero la realidad, dicen psicólogos y asesores financieros es que la mayoría de gente usualmente es presa de trampas emocionales y sesgos cognitivos que impiden que usen su dinero de una manera óptima y a menudo terminan garantizando que hagan lo despilfarren de la peor manera posible.

El ejemplo clásico es vender acciones por pánico después que el mercado ha caído, el momento exacto en el que debería estar comprando.

Los pasos psicológicos en falso pueden ser costosos y el primer paso para evitarlos es reconocer que existen. A continuación, cuatro errores financieros que usted podría estar cometiendo.

Financiar a sus hijos adultos
El problema: El asesor financiero Jon Ulin tiene varios clientes que han ayudado a pagar los gastos y préstamos de sus hijos después de terminar la universidad, incluso después que se mudaron de regreso al hogar paterno.
El asesor también recuerda a un cliente jubilado cuya hija ya mayor, junto a su nuero, dos nietos y un perro se mudaron con él (eso ya lleva dos años). Aunque bien intencionado, el cliente está poniendo su propia jubilación en riesgo al cubrir los gastos de su familia.
La solución: Los padres pueden mitigar los riesgos de servir de muleta financiera para sus hijos adultos al fijar límites antes de darles su apoyo, dice.
Si ya está financiando a sus hijos adultos, rompa con el ciclo y organice una reunión familiar en la que fije exigencias específicas por escrito. Estipule exactamente cuánta ayuda proveerá y por cuánto tiempo. Y considere pedirle a su hijo que le devuelva el dinero después de un tiempo.
“Esto reducirá el estrés y la ansiedad entre los padres y sus hijos y les dará una sensación de responsabilidad fiscal y motivación para seguir adelante”.

Creencias que sabotean sus finanzas
El problema: Estas verdades a medias que aprendimos en nuestra infancia operan inconscientemente en la vida adulta. Entre los ejemplos más conocidos se encuentra “Crecí pobre, moriré pobre” o “Lo que tengo en la cuenta del banco determina mi valor como persona”.
El problema con estas verdades a medias es que pueden inducir un tipo de pasividad conocida como “impotencia aprendida”, que previene que la gente actúe en su interés propio, incluso mientras promueven un comportamiento que los sabotea a sí mismos.

Ella recuerda a una pareja que no tenía empleos estables y ahorraba muy poco. No obstante, la esposa gastaba más de lo que la pareja podía costear, pese a que tenían un hijo recién nacido. Tampoco quería buscar empleo.
A través de terapia, la esposa se dio cuenta que inconscientemente había adoptado la creencia de su madre que “el universo proveerá”.
La solución: La terapia puede ayudarle a entender sus creencias inconscientes y puede ser un primer paso crítico hacia una relación más saludable con el dinero.

“El optimismo ciego no es un plan financiero”. “Entienda que repetir el mismo comportamiento y esperar resultados diferentes es una locura”.

Gastar de más
El problema: Uno de los clientes de Karol Ward siempre estaba estresada por no ganar el dinero suficiente, dice la psicoterapista de Nueva York. La clienta lo decía porque trabajaba como freelancer y sus ingresos eran impredecibles. Sin embargo, Ward le ayudó a analizar sus gastos y se dio cuenta que estaba gastando demasiado en ropa para sus dos hijos.
La respuesta de la clienta fue que estaba obsesionada con las ofertas y no podía dejar pasar una ganga. En realidad, buscaba un alivio temporal del estrés.
La solución: El primer paso para dejar de gastar de más es darse cuenta que lo está haciendo, dice Ward. Cuando esté descansado y calmado, revise sus gastos y compárelos con sus ingresos.
Si está gastando de más, fije algunas metas financieras y cree un plan de gastos que requiera que usted gaste menos de lo que gana. (Los expertos dicen que este ejercicio también le ayuda a conquistar la “evasión”, el temor de abrir sus facturas o mirar el extracto de su cuenta de jubilación).
Fijar metas le puede ayudar a concentrarse en una meta a largo plazo, como ahorrar para la jubilación.

Demasiada confianza
El problema: Un cliente de Baker perdió mucho dinero en el colapso del mercado de 2008. “Se atormentaba con el remordimiento de haber escuchado a su asesor financiero”, dijo. Así que decidió que gestionaría sus propias inversiones, pese a que tenía un empleo de tiempo completo y tenía un conocimiento limitado del mercado bursátil.
Sus inversiones se basaron en “buenas noticias” sobre las acciones que le gustaban, ignorando la información que podría poner a prueba la imagen que tenía de la acción, un fenómeno que se conoce como “sesgo de confirmación”.
Por cierto tiempo, la estrategia funcionó, pero eventualmente terminó perdiendo más que antes. “Se sintió tan decidido a hacer dinero que sobrevaloró sus propias opiniones”, dice Baker.

La solución: No se rinda ante la emoción de sus inversiones, dice Baker. Si siente que eso está sucediendo, deténgase y asegúrese que ha investigado lo suficiente la inversión y que conoce los riesgos al dedillo. Busque la opinión de un profesional o de un amigo que le pueda dar otra perspectiva. Deje pasar tiempo entre su idea de inversión y la decisión, dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios aqui:

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios