26 de mayo de 2016

QUÉ SON LOS PAPELES DE PANAMÁ Y POR QUÉ ES IMPORTANTE LA INFORMACIÓN QUE REVELAN


Qué son los Papeles de Panamá y por qué es importante la información que revelan

Probablemente hoy sea la primera vez que escuchas la expresión Panamá Papers, pero te aseguro que no será la última. Bajo ese nombre se oculta la mayor filtración de datos de la historia (mayor que la de Wikileaks) y una investigación de un año que ha revelado numerosos presuntos casos de corrupción en las altas esferas de todo el planeta.

¿Qué son los papeles de Panamá?
Son una filtración de más de 11,5 millones de documentos (2,6 TB) robados en 2015 de los servidores de Mossack Fonseca, un bufete de abogados panameño dedicado principalmente a la gestión de sociedades offshore. Aunque la oficina principal es panameña, se trata de una firma internacional en la que trabajan más de 600 personas en delegaciones para 42 países.

¿Sociedades offshore?
Explicado de manera muy simple, una sociedad offshore es una empresa constituida en un país diferente de aquel en el que desarrolla su actividad. Constituir una empresa de ese tipo no es ilegal. En ocasiones se hace para mantener capitales a salvo cuando en el país de origen la situación es inestable. También se crean sociedades de este tipo para la gestión de propiedades en otros países o para facilitar el comercio exterior y sortear restricciones de cambio de moneda.

Una sociedad offshore, en definitiva, no es ilegal per se. Una persona o una empresa puede tener bienes o dinero en otros países siempre y cuando los declare correctamente a la hacienda del estado en el que reside oficialmente. Sin embargo, la naturaleza de las firmas offshore las convierte en una valiosa herramienta para desarrollar todo tipo de actividades financieras ilegítimas, como abrir cuentas corrientes en paraísos fiscales y países acogidos al secreto bancario como Suiza, así como usarlas para evadir impuestos.

¿Cuál es el papel exacto de Mossack Fonseca?
Cualquiera puede constituir una sociedad offshore, pero hacerlo es un proceso complicado y que implica toneladas de burocracia. En ese proceso, Mossack Fonseca hacían las veces de intermediarios. El bufete panameño proveía todo lo necesario para constituir la empresa. Para empezar, se necesita un asesor fiscal experto para determinar cómo crear la sociedad y en qué país es más beneficioso hacerlo. Aunque se llamen papeles de Panamá, las sociedades registradas por Mossack Fonseca no están necesariamente bajo la jurisdicción de ese país. La mayor parte, de hecho, están en paraísos fiscales como las Islas Caimán, o ls Islas Vírgenes Británicas.

Después hay que designar designar a varios administradores de la sociedad que no tienen por qué coincidir con el beneficiario de la misma. Mossack Fonseca proveía estos testaferros. De nuevo, la actividad del bufete tampoco es ilegal en sentido estricto. Muchos de sus clientes realizan actividades perfectamente lícitas, pero hay otros que han empleado los servicios de la firma panameña para fines más oscuros como evadir y blanquear capitales.

El problema, para empezar, es que la mayor parte de las veces Mossack Fonseca era contactada por un intermediario que actuaba en nombre del beneficiario de la sociedad offshore. Conocer estos beneficiarios es imposible sin una orden judicial.

¿Qué se ha encontrado hasta ahora?
Los Papeles de Panamá han revelado que entre los clientes de Mossack Fonseca hay 143 políticos, sus familiares o asociados. Entre esos políticos hay ya 12 presidentes de gobierno tan conocidos como Vladimir Putin. Una trama alrededor de un amigo íntimo del presidente ruso sugiere que es el beneficiario de una sociedad que oculta 2.000 millones de dólares.

Junto a Putin aparecen nombres como Nawaz Sharif, primer ministro de Pakistán; Ayad Allawi, antiguo vicepresidente de Irak; Petro Poroshenko, presidente de Ucrania; Alaa Mubarak, hijo del antiguo presidente de Egipto, o el primer ministro de Islandia, Sigmundur Davíð Gunnlaugsson.

¿Por qué son importantes?
De ahí a demostrar que Messi, Almodovar o Putin han infringido la ley hay un paseo muy largo. No todos los clientes de la firma tienen por qué estar implicados en actividades ilícitas. Del otro lado de la balanza, el nombre de Mossack Fonseca tiene un historial muy feo. La firma aparece en conocidos casos de corrupción vinculados a personalidades como los presidentes argentinos Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, o la primera ministra de Brasil Dilma Rousseff.

Una primera consecuencia positiva del caso es que las agencias tributarias de los países implicados han sido invitadas a examinar la información. La hacienda española ya está examinando la base de datos en profundidad en busca de irregularidades.

Aparte de sus previsibles consecuencias legales para más de un evasor de impuestos, los papeles de Panamá suponen una ventana abierta única a un mundo, el de los paraísos fiscales y las empresas offshore, que hasta ahora ha permanecido oculto al público general.

¿Quién ha destapado el caso?
La base de datos de Mossack Fonseca fue entregada por un denunciante anónimo al periódico alemán Süddeutsche Zeitung. La magnitud de la base de datos hizo que el diario decidiera compartir el descubrimiento con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

La organización reclutó a un equipo internacional de 370 periodistas pertenecientes a un centenar de medios de comunicación de 76 países. Entre ellos está la BBC, The Guardian, o El Confidencial.

En las próximas semanas, se irán publicando más datos sobre esta filtración. En mayo, la ICIJ se ha comprometido a hacer pública una versión navegable de la base de datos en su totalidad para que cualquiera pueda consultarla.

¿QUÉ ES Y CÓMO ACTÚA MOSSACK FONSECA?
El nombre clave de los Panamaleaks. Esta firma de origen panameño actúa en una red mundial proporcionando a sus clientes sociedades ‘offshore’, es decir, creando compañías que se benefician de la legislación de paraísos fiscales como Suiza, Chipre, Singapur o las Islas Vírgenes británicas que les permiten así evadir impuestos y la regularización de su dinero. La firma tiene sedes en 35 países alrededor del mundo, lo que hace que la revelación de sus documentos internos tengo un impacto global sin precedentes.

Mossack Fonseca ya había estado en otras ocasiones bajo la lupa de la justicia. Los reporteros de Süddeutsche Zeitung habrían accedido a una fuente confidencial de la firma pocos meses después que los tribunales alemanes citasen algunos documentos secretos en una serie de juicios que se produjeron a inicios del año pasado.

¿POR QUÉ ES UNA REVELACIÓN TAN IMPORTANTE?
Ni Julian Assange con Wikileaks, ni Edward Snowden, ni la famosa lista Falciani proporcionaron una revelación tan masiva de datos. A pesar de que se trata de asuntos diferentes, los Papeles de Panamá suponen un hito histórico para el periodismo de investigación y una dura denuncia de los paraísos fiscales y las facilidades que cientos de personalidades mundiales tienen para ocultar su dinero en la sombra.
Los documentos filtrados, de un tamaño de 2,6 terabytes, contienen información sobre 214.488 entidades ‘offshore’ conectadas a gente de más de 200 países y territorios. Esta revelación permite por primera vez en la historia ver las entrañas del sistema financiero mundial y ver como los movimientos por sus agujeros oscuros alimentan la delincuencia. También se trata de la mayor colaboración periodística de la historia, en la que se ha trabajado hasta en 25 idiomas distintos.

La inclusión de celebridades también ayuda a dar más eco global al escándalo. Entre los documentos figuran los nombres de personalidades como el futbolista argentino Leo Messi o el cineasta Pedro Almodóvar entre otros.

En un mundo globalizado e interconectado los paraísos fiscales también han abierto la puerta a la evasión de capitales, registrando la actividad económica de ciertos grupos o personas en sitios en los que realmente no ocurre y recurriendo únicamente a los servicios del país en cuestión para evitar la regulación de fondos que pueden tener un origen sospechoso. Como apuntó irónicamente el exministro del gabinete británico Vince Cable los paraísos fiscales son “lugares soleados para gente sombría”.

Como ya hizo el exanalista de la CIA Edward Snowden al revelar el espionaje masivo de los servicios de seguridad nacional de los Estados Unidos (NSA), las plumas detrás de los Papeles de Panamá se han guardado un as en la manga. Las revelaciones seguirán destapándose hasta finales de mayo.

Este bufete Mossack Fonseca está especializado en registrar empresas en paraísos fiscales como Panamá, cuya legislación permite pagar menos impuestos que en los países de los propietarios de dichas empresas. Esta operación recibe el nombre inglés de “offshoring”, un término que podría traducirse como “lejos de la costa”, y que se usa para describir el traslado de un recurso productivo de un país a otro.
¿Por qué son importantes los papeles de Panamá?
Porque muestran que muchas personalidades importantes del mundo, entre ellos doce jefe de Estado y Primeros Ministros, han recurrido a los paraísos fiscales a través de Mossack Fonseca para pagar menos impuestos.

 Entonces, si es posible que no hayan cometido ilegalidad, ¿por qué se señalan nombres propios?
Porque, aunque no todos hayan cometido delito, aparecer en los ‘Papeles de Panamá’ extiende la sombra de la sospecha. Llevar dinero al extranjero no es ilegal y, de hecho, el Estado español ha firmado convenios fiscales con distintos países. Pero trasladar grandes sumas a paraísos fiscales suele estar vinculado con diversos delitos, algunos de ellos tan graves como el narcotráfico o el contrabando.

Los más críticos argumentan que los paraísos fiscales perjudican a las naciones porque las personas más ricas de esos países sacan de su país un dinero que podría beneficiar a sus connacionales a través de los impuestos o del sistema crediticio. Sobre todo, cuando se trata de personalidades con cargos públicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios aqui:

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios