12 de noviembre de 2015

COMO IMPACTAN LOS PRECIOS DEL PETRÓLEO EN LA INFLACIÓN


Mediante una breve simulación, expertos de la Reserva Federal de San Luis, Estados Unidos, explican qué puede pasar con la inflación si los precios del petróleo toman diversos caminos.

Uno de los temas más importantes en la actualidad es el posible endurecimiento de la política monetaria de los Estados Unidos por parte de la Reserva Federal (Fed) en los próximos meses justificada en gran medida por la baja inflación reportada por el país norteamericano durante la mayor parte del 2015. 

Sin embargo, recientemente la inflación ha retomado el impulso como consecuencia de la recuperación económica, un crecimiento más sostenido y tasas de empleo bajas. Tanto así, que el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) afirmó recientemente que “se espera que la inflación se eleve gradualmente hacia un 2% en el mediano plazo”. 

Esta revelación atrajo la atención de muchos analistas de mercado quienes han señalado que la nueva y reciente caída de la inflación parece estar relacionada con la caída de los precios del petróleo. 

Basados en esta información, el economista Alejandro Badel y Joseph McGillicuddy investigador asociado del Banco de la Reserva Federal de San Luis realizaron un estudio sobre tres posibles escenarios del futuro comportamiento del IPC a partir de un supuesto sobre los precios del petróleo. 

En estos tres escenarios los precios del petróleo se mantienen fijos hasta el final de 2015 en US$52 por barril. Luego, los escenarios se diferencian durante el primer semestre de 2016 de la siguiente manera:

En el primer escenario los precios se mantienen en US$52. En el segundo escenario los precios repuntan fuertemente hasta US$100. En el último escenario los precios continúan cayendo en picada hasta US$20. Una vez terminado 2016, en todos los escenarios el precio se mantuvo constante. 

Para medir el efecto de los precios del crudo en el comportamiento del IPC se calculó la relación entre el peso de los combustibles y la energía del IPC. Los demás componentes del índice del consumidor (alimentos, vivienda, salud, etc.) se mantuvieron en crecimiento a la misma tasa observada durante los primeros 8 meses de este año. 

Los resultados son bastante claros. Si bien tomaran caminos muy diferentes, la relación entre uno y otro es muy similar y es posible afirmar que el camino que toma el precio del petróleo puede explicar el de la inflación. 

En el primer escenario la inflación se elevará gradualmente a 2,2% siguiendo las estimaciones del FOMC hasta finales de 2015 como resultado de un mayor crecimiento económico el mayor dinamismo del consumo de los hogares. 

Si los precios se mantienen en US$52 en promedio por mucho más tiempo la inflación se elevará hasta el 3% en enero de 2016 y retornaría a 2% finalizando el primer semestre de ese año. 

En el segundo escenario, si hipotéticamente los precios regresan a US$100 en el primer semestre de 2016 la inflación se dispararía hasta 4,6%. Sin embargo, el aumento salarial durante ese periodo obligaría los precios a estabilizarse un año más tarde en 2017 en 2%. 

Por último, en caso de que los precios del crudo continúen a la baja llegando a US$20, en enero del próximo año se enfrentará una deflación del 1% y se mantendría en -0,5% hasta finales de 2016. 

En este caso, la estabilización se explicaría por el comportamiento de la industria y los precios de la energía que motivarían a las empresas a incrementar su productividad motivando el consumo de los hogares una vez más. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios aqui:

Seguir en Facebook

TuMesaDeDinero

https://support.google.com/adsense/answer/6185995

Anuncios